Billy Lei­va

Ora­dor po­lí­ti­co

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Elia­na Álvarez Ríos FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Billy Lei­va ju­gó en la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal (MLS) de es­ta­dos Uni­dos. En 1996 en­tró a ha­cer par­te del equi­po Tam­pa Bay Mu­tiny de Flo­ri­da, mis­ma épo­ca en la que el ‘Pi­be’ Val­de­rra­ma lle­gó al equi­po ame­ri­cano. Billy que­ría ves­tir la ca­mi­se­ta 10 co­mo vo­lan­te crea­ti­vo. Pe­ro, pa­ra su ma­la suer­te, el fut­bo­lis­ta co­lom­biano se le ade­lan­tó.

“Con una es­tre­lla co­mo él (el ‘Pi­be’), sa­bía que me to­ca­ría la ban­ca eter­na. Al fi­nal de­ci­dí regresar a Nue­va Or­leans y con­ti­nuar es­tu­dian­do la Maes­tría en Ge­ren­cia”, re­cuer­da Billy, en­tre ri­sas, en una de las clases que dic­tó en Ba­rran­qui­lla co­mo pro­fe­sor in­vi­ta­do de Ora­to­ria en la Maes­tría de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca del Cen­tro In­te­ra­me­ri­cano de Ge­ren­cia Po­lí­ti­ca con se­de en Mia­mi y la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, di­ri­gi­do a pro­fe­sio­na­les en Cien­cias Po­lí­ti­cas, De­re­cho, Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo.

Des­de el año pa­sa­do, el Cen­tro Po­lí­ti­co tra­jo a Ba­rran­qui­lla la maes­tría que cuen­ta con nue­ve mó­du­los, de los cua­les sie­te se dic­tan en la ciu­dad y los úl­ti­mos dos en la se­de de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, en Es­pa­ña.

EL CA­MINO A LA ORA­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA.

Aun­que los gua­yos que­da­ron atrás, siem­pre bus­ca la ma­ne­ra de co­nec­tar a sus es­tu­dian­tes, em­plean­do re­cur­sos crea­ti­vos. Por eso, en me­dio de la cla­se, no le im­por­ta im­pro­vi­sar “pi­no­las” o mos­trar­les el vi­deo que se gra­bó ha­ce dos se­ma­nas ha­cien­do sus “ma­la­ba­res fut­bo­lís­ti­cos”. “Por­que lo vi­sual siem- pre se­rá lo que la gen­te re­cor­da­rá”, ex­pli­ca Billy. Y esa di­ná­mi­ca es la que él lla­ma la Téc­ni­ca de la In­cer­ti­dum­bre Ga­lo­pan­te, en la que ca­da 10 y 15 mi­nu­tos al­ter­na mé­to­dos de en­se­ñan­za pa­ra man­te­ner la aten­ción del pú­bli­co.

A na­die se le ocu­rri­ría que es­te do­cen­te con un tí­tu­lo en PHD en Mar­ke­ting con es­pe­cia­li­dad en Ora­to­ria Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Ala­ba­ma, ves­ti­do con tra­je y za­pa­tos de cue­ro, hu­bie­ra ju­ga­do en la MLS

es­ta­dou­ni­den­se, y mu­cho me­nos, que su ca­mino ha­bría coin­ci­di­do con el ‘Pi­be’ Val­de­rra­ma.

Vein­ti­dós años des­pués se ha de­di­ca­do a en­se­ñar las téc­ni­cas de ora­to­ria po­lí­ti­ca a co­mu­ni­ca­do­res, abo­ga­dos y pro­fe­sio­na­les en cien­cias po­lí­ti­cas, al­can­zan­do una am­plia tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia en el sec­tor pú­bli­co y aca­dé­mi­co de la re­gión. Billy Lei­va ha tra­ba­ja­do con ase­so­res del ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y, ac­tual­men­te, ofre­ce ase­so­rías al pre­si­den­te de Hon­du­ras, Juan Or­lan­do Her­nán­dez.

Cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar el doc­to­ra­do, ini­ció su for­ma­ción jun­to a 33 es­tu­dian­tes, sin em­bar­go, so­lo al­can­za­ron a gra­duar­se seis, sien­do el úni­co la­tino bi­lin­güe de su pro­mo­ción. ¡Gran ven­ta­ja pa­ra su ex­pe­rien­cia! Des­de en­ton­ces tie­ne cla­ro que lo su­yo es­tá en encontrar la ma­ne­ra de co­nec­tar al po­lí­ti­co con el elec­tor. Pe­ro no des­de las pa­la­bras, sino a tra­vés de la cons­truc­ción de un men­sa­je real y cer­cano. Aun­que re­co­no­ce que re­for­zar ese dis­cur­so en los po­lí­ti­cos mu­chas ve­ces re­sul­ta ser un ca­mino de obs­tácu­los, a cau­sa de los tiem­pos y dis­po­ni­bi­li­dad cuan­do asal­ta la pre­mu­ra en las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas.

¿Qué se­ría de la po­lí­ti­ca sin el dis­cur­so o de los po­lí­ti­cos sin dis­cur­so?, “la ora­to­ria siem­pre se­rá un ele­men­to de co­ne­xión im­pres­cin­di­ble en­tre los vo­tan­tes”, con­clu­ye.

Y co­mo to­da la gen­te que vie­ne, Billy Lei­va, el fut­bo­lis­ta que se qui­tó los gua­yos pa­ra de­di­car­se al mar­ke­ting y a la ora­to­ria po­lí­ti­ca, dice que sin duda vol­ve­rá a “Cu­rram­ba la be­lla”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.