El pa­sa­do, es pa­sa­do

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Nos cues­ta ol­vi­dar el pa­sa­do de los otros. Y cons­tan­te­men­te se los es­ta­mos re­pi­tien­do. Es muy pro­ba­ble que esa ac­ti­tud nues­tra sea una de las razones por la cual al­gu­nos no cam­bien sus ac­ti­tu­des y me­jo­ren sus com­por­ta­mien­tos. Re­cuer­do a un ami­go que siem­pre me de­cía: di­le que por fa­vor me re­nue­ven los ar­chi­vos. Por­que re­sul­ta ser tedioso cuan­do nues­tras re­la­cio­nes de­pen­den del pa­sa­do de los de­más, cuan­do se con­vier­te en un ar­ma pa­ra he­rir.

Mi ami­go te­nía ra­zón, a pe­sar de que ya no vi­vía co­mo an­tes, to­da­vía eran mu­chos los que lo juz­ga­ban y le ata­ca­ban por su pa­sa­do. Aun­que él ha­bía lo­gra­do re­be­lar­se con­tra to­do lo que ha­bía vi­vi­do, a ca­da ra­to ha­bía al­guien que se lo re­cor­da­ba y que sos­pe­cha­ba que se­guía sien­do igual. Es­toy se­gu­ro que es­to no es­tá bien. Te­ne­mos que apren­der a creer en los pro­ce­sos de cam­bio que vi­ven los de­más. No se tra­ta de ser in­ge­nuos pe­ro si de es­tar abier­to a la po­si­bi­li­dad de que los otros vi­van de una ma­ne­ra nue­va su vi­da. Si es­ta­mos cons­tan­te­men­te du­dan­do de los de­más y ha­cién­do­les sen­tir que no le cree­mos es­ta­re­mos in­vi­tán­do­los a se­guir fa­llan­do y a no cam­biar.

Me gus­ta re­leer des­de es­tá óp­ti­ca las his­to­rias de al­gu­nos per­so­na­jes del Nue­vo Tes­ta­men­to. Por ejem­plo, Je­sús le cree a Pe­dro des­pués de su trai­ción y no le qui­ta el en­car­go de li­de­rar su pue­blo. Pa­blo vi­ve un pro­ce­so de trans­for­ma­ción y El Re­su­ci­ta­do in­vi­ta a Ana­nías a que le crea. Y así po­dría­mos enu­me­rar mu­chos re­la­tos bí­bli­cos en los que se ex­pre­sa que Dios lla­ma a ca­da uno, no por su pa­sa­do, sino por su pre­sen­te, por lo que pue­de apor­tar al plan de Sal­va­ción, y eso a mi mo­do de ver re­sul­ta ser pre­cio­so, por­que me de­ja en­ten­der que Dios no mi­ra los erro­res que ha­ya­mos co­me­ti­do, ellos no son pie­dra de tro­pie­zo pa­ra Él. Dios ac­túa y pue­de trans­for­mar­nos a to­dos, si es­ta­mos dis­po­ni­bles él ha­ce ma­ra­vi­llas y de­be­mos creer­lo, mu­chas ve­ces es nues­tra ter­que­dad la que no per­mi­te ver los cam­bios que los otros van te­nien­do.

En la épo­ca del in­ter­net eso es más com­pli­ca­do, por­que to­do de­ja hue­lla di­gi­tal y aun­que pa­sen años otros pue­den en­con­trar­la y leer­la sin con­tex­tua- li­zar­la y emi­tir sus du­ros jui­cios. Es­toy con­ven­ci­do que de­be­mos apren­der a con­fiar en los cam­bios que los otros es­tán te­nien­do. Te­ne­mos que apren­der a creer en el otro y a no es­tar re­cor­dan­do su pe­ca­do, su equi­vo­ca­ción, es ne­ce­sa­rio dar­le una nue­va opor­tu­ni­dad. No ro­tu­le­mos a la gen­te que eso es lo peor que po­de­mos ha­cer si que­re­mos que al­guien sea me­jor. Cuan­do eti­que­ta­mos a la per­so­na no so­lo les es­ta­mos ha­cien­do da­ño a ellas sino que ade­más es­ta­mos du­dan­do del po­der de Dios, que siem­pre es re­no­va­dor.

Apren­da­mos a vi­vir en el pre­sen­te, acep­tan­do a los de­más por lo que son y no por lo que han si­do. No hay na­da peor que vi­vir sa­can­do tra­pi­tos a lo lar­go de una re­la­ción. Oja­lá sea­mos ca­pa­ces de vi­vir con lo que se cons­tru­ye en el pre­sen­te, uti­li­zan­do el pa­sa­do so­lo pa­ra sa­ber en qué he­mos fa­lla­do y có­mo po­de­mos me­jo­rar­lo. Si so­mos ca­pa­ces de vi­vir así, se­re­mos más fe­li­ces, no de­pen­de­re­mos de nues­tros erro­res, ni ellos nos de­ter­mi­na­rán. Que los erro­res sean pa­ra apren­der, que el pa­sa­do se que­de quie­to y que po­da­mos vi­vir cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de vi­vir en el aho­ra. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.