Jac­que­li­ne Bar­ce­ló

Co­mu­ni­ca­do­ra So­cial y Pe­rio­dis­ta

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Ho­tel So­nes­ta Ba­rran­qui­lla

La co­mu­ni­ca­do­ra so­cial y pe­rio­dis­ta Jac­que­li­ne Bar­ce­ló Fran­co, de 23 años, cree en la im­por­tan­cia de do­cu­men­tar­se, ac­tua­li­zar­se y to­mar for­ma­ción pro­fe­sio­nal ca­da que las opor­tu­ni­da­des se pre­sen­ten. De he­cho, co­mo mues­tra de es­ta fi­lo­so­fía hoy cur­sa sép­ti­mo se­mes­tre de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

En el pre­sen­te tra­ba­ja en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, en la di­rec­ción de co­mu­ni­ca­cio­nes y re­la­cio­nes pú­bli­cas, ade­más de ser miem­bro del con­se­jo di­rec­ti­vo de es­ta alma má­ter co­mo re­pre­sen­tan­te de los es­tu­dian­tes.

Ha­ce po­co más de un mes par­ti­ci­pó en un pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial di­ri­gi­do a jó­ve­nes y li­de­ra­do por Adec­co, mul­ti­na­cio­nal de re­cur­sos hu­ma­nos. En la con­vo­ca­to­ria, que ca­da año se ce­le­bra, ma­ni­fies­ta que se­lec­cio­nan a un jo­ven de los paí­ses en los que tie­nen pre­sen­cia, y es­te de­be ser ca­paz de asu­mir re­tos y “ge­ne­rar en los di­rec­ti­vos con­fian­za pa­ra de­jar­le en sus ma­nos la em­pre­sa”.

“En Co­lom­bia, en­tre los 200 mil jó­ve­nes que apli­ca­ron me eli­gie­ron a mí co­mo CEO de la en­ti­dad du­ran­te el mes de ju­lio. En es­te pe­rio­do pa­sé por ca­da área, de mo­do que co­no­cí de mar­ke­ting, fi­nan­zas, del co­mi­té, de ca­da una de las de­ci­sio­nes que se to­man y tam­bién pu­de apor­tar ideas”.

Re­cal­ca que es­ta ex­pe­rien­cia re­sul­ta vi­tal, pues­to que —en sus pa­la­bras— en la ac­tua­li­dad hay em­pre­sas que en bus­ca de ex­pe­rien­cia de­jan de la­do el ta­len­to de jó­ve­nes re­cién gra­dua­dos, ne­gán­do­les la opor­tu­ni­dad de ejer­cer.

“Pien­so que hay un gran error en las or­ga­ni­za­cio­nes, pues no con­fían en los jó­ve­nes y lo cier­to es que sí va­le la pe­na apos­tar­le a la ju­ven­tud, ya que so­mos quie­nes te­ne­mos ideas fres­cas”.

So­bre có­mo co­no­ció de la con­vo­ca­to­ria, Jac­que­li­ne men­cio­na que fue al la­bo­rar ha­ce cinco me­ses en Fabiola Mo­re­ra Co­mu­ni­ca­cio­nes, jus­to en su pri­me­ra fe­ria lla­ma­da Cons­tru­fe­ria del Ca­ri­be, even­to que anual­men­te gi­ra en torno al área de la cons­truc­ción.

“Aun­que yo no sa­bía na­da de

cons­truc­ción asu­mí el re­to y me em­pa­pé de es­te ám­bi­to le­yen­do re­vis­tas co­mo Di­ne­ro y Por­ta­fo­lio, en­tre otras. En una de es­tas en­con­tré la pu­bli­ca­ción de la con­vo­ca­to­ria pa­ra el pro­gra­ma de Adec­co y me ani­mé a re­dac­tar la car­ta de mo­ti­va­ción que pi­den en el pri­mer fil­tro”.

Bar­ce­ló con­fie­sa que en es­te pro­ce­so, que ini­ció en abril, se so­me­tió a prue­bas psi­co­téc­ni­cas, de ma­te­má­ti­cas, de in­glés, en­tre­vis­tas y más. Y lue­go de cum­plir con ca­da uno de los re­qui­si­tos, el tiem­po se en­car­gó de abrir­le las puer­tas de Adec­co, en Bo­go­tá.

Pe­ro es­ta his­to­ria no ter­mi­na ahí. La ba­rran­qui­lle­ra in­di­ca que si­gue con­cur­san­do con los 47 jó­ve­nes que per­te­ne­cen a los otros paí­ses y que tam­bién fue­ron CEO por un mes, con el fin de ga­nar el CEO mun­dial. LA COM­PE­TEN­CIA. Pa­ra aspirar al CEO mun­dial Jac­que­li­ne ase­gu­ra que du­ran­te un mes se so­me­tió a re­tos que de­bían ser re­suel­tos en cual­quier for­ma­to y en­via­dos a la ca­sa matriz, ubi­ca­da en Sui­za. To­da es­ta in­for­ma­ción si­gue sien­do eva­lua­da y el pró­xi­mo mar­tes se co­no­ce­rá el nom­bre de los 10 fi­na­lis­tas. Es­tas per­so­nas viajarán a Lon­dres don­de lle­ga­rán a un cam­po de en­tre­na­mien­to y rea­li­za­rán ac­ti­vi­da­des pa­ra ele­gir al CEO mun­dial.

“El que sea ele­gi­do co­mo CEO mun­dial acom­pa­ña­rá al CEO de la or­ga­ni­za­ción y vi­si­ta­rá los pun­tos de Adec­co en los paí­ses que tie­ne pre­sen­cia. Lle­ga­rá a to­mar de­ci­sio­nes y se desen­vol­ve­rá co­mo un ayu­dan­te. Adi­cio­nal a lo an­te­rior le da­rán la opor­tu­ni­dad de ele­gir en qué área, den­tro de Adec­co, desea tra­ba­jar”.

Por otro la­do, in­cen­ti­va a los jó­ve­nes que aún tie­nen mie­do de mos­trar­se co­mo son y de­jan de asu­mir desafíos. Dice que en dis­tin­tas si­tua­cio­nes, en las que se cuen­ta con el chan­ce de ex­po­ner una idea bri­llan­te, edi­fi­can una ba­rre­ra por el qué di­rán o por los pre­jui­cios y se­ña­la­mien­tos que pue­de lle­gar a rea­li­zar la mis­ma so­cie­dad, per­dien­do así gran­des opor­tu­ni­da­des. Acon­se­ja que se arries­guen, es­tu­dien lo que más le lla­me la aten­ción y creen el há­bi­to de leer li­bros que en­ri­quez­can sus co­no­ci­mien­tos.

Di­so­ciar la Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas es una idea que ase­gu­ra no te­ner en men­te, por­que le re­sul­ta di­fí­cil ad­mi­nis­trar sin ha­cer­le sa­ber a su al­re­de­dor lo que se es­tá tra­ba­jan­do. Acla­ra que si bien son dos de las áreas que más le apa­sio­na, es­tá abier­ta a in­cur­sio­nar en Mer­ca­deo y Fi­nan­zas. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.