Mar­ce­la Ma­no­tas y Ma­teo Már­quez

Es­tos es­po­sos, fu­tu­ros pa­dres y ‘foo­dies’ en­con­tra­ron en la tec­no­lo­gía y la gas­tro­no­mía la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra cre­cer co­mo pa­re­ja y com­par­tir un em­pren­di­mien­to di­gi­tal que ha­ce sa­bo­rear a sus se­gui­do­res.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Rosales

Des­de que los barranquilleros Mar­ce­la Ma­no­tas y Ma­teo Már­quez se co­no­cie­ron, su re­la­ción ha gi­ra­do en torno a “mo­men­tos al­re­de­dor de la co­ci­na”. Se des­cri­ben a sí mis­mos co­mo aven­tu­re­ros por “ex­plo­rar los nue­vos sa­bo­res del mun­do”, por co­no­cer nue­vas cul- tu­ras a tra­vés de las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias y por de­jar­se lle­var por el “pla­cer que ge­ne­ra una bue­na co­mi­da”.

Pe­se a te­ner ami­gos en co­mún, gus­tos si­mi­la­res y ha­ber vi­vi­do en la mis­ma ciu­dad, Mar­ce­la ase­gu­ra que la pri­me­ra vez que vio a Ma­teo fue en Sui­za, cuan­do se en­con­tra­ba vi­si­tan­do a una ami­ga cer­ca­na.

“To­do pa­só en el ve­rano de 2012 cuan­do yo es­ta­ba ter­mi­nan­do la maes­tría y Ma­teo, su te­sis. Yo soy di­se­ña­do­ra in­dus­trial y es­tu­dié en Ma­drid. Él es bió­lo­go y es­tu­dió en Áms­ter­dam. Por aquel tiem­po, unos ami­gos que te­ne­mos en co­mún y que pa­ra esa

épo­ca es­ta­ban ca­sa­dos nos in­vi­ta­ron a vi­si­tar­los a Sui­za. Yo fui a vi­si­tar a mi ami­ga y Ma­teo a su ami­go, el es­po­so de mi ami­ga. Apenas lo co­no­cí sen­tí que hu­bo bue­na quí­mi­ca e, in­clu­so, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ir a un pa­seo to­dos jun­tos por el sur de Fran­cia. Fue­ron 15 días muy in­tere­san­tes en los que to­dos dis­fru­ta­mos al­re­de­dor de los pla­tos y vi­nos que en­con­trá­ba­mos”, con­tó Mar­ce­la.

Al cul­mi­nar es­tos días de va­ca­cio­nes, Ma­teo re­gre­só a Ba­rran­qui­lla y unos días des­pués lle­gó Mar­ce­la. Fue en­ton­ces cuan­do él de­ci­dió re­co­ger­la en el ae­ro­puer­to. Se co­no­cie­ron con más pro­fun­di­dad y, po­co a po­co, fue­ron con­so­li­dan­do su re­la­ción.

“An­tes de ir­me a Ma­drid yo es­ta­ba vi­vien­do en Bo­go­tá y Ma­teo tam­bién ter­mi­nó la te­sis en es­ta ciu­dad. Pe­ro cuan­do se aca­bó el via­je en el que nos co­no­ci­mos ya él ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de vol­ver a Ba­rran­qui­lla y co­mo él es­ta­ba aquí to­mé tam­bién la de­ci­sión de vol­ver a vi­vir en mi ciu­dad na­tal y no re­gre­sar a la ca­pi­tal”, co­men­tó Mar­ce­la.

Se­gún Ma­teo, es­tar jun­tos en la mis­ma ciu­dad los ani­mó mu­cho a sa­lir a co­no­cer nue­vos res­tau­ran­tes, pe­ro tam­bién vi­si­tar los “es­ta­ble­ci­mien­tos vie­jos que to­da­vía se man­tie­nen”. Sus ami­gos cer­ca­nos les em­pe­za­ron a pe­dir re­co­men­da­cio­nes y em­pe­za­ron a pu­bli­car en sus re­des so­cia­les fo­tos y vi­deos de los pla­tos que pro­ba­ban jun­tos.

“Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­di­mos que de­bía­mos di­ri­gir to­da esa in­for­ma­ción a una par­te. Crea­mos un blog al que lla­ma­mos Arroz con Hue­vo, un pla­to que no fal­ta en la co­ci­na de los co­lom­bia­nos. Allí em­pe­za­mos a con­tar nues­tras ex­pe­rien­cias en nues­tros via­jes y vi­si­tas a mer­ca­dos lo­ca­les. No nos con­cen­tra­mos en una re­co­men­da­ción bue­na o ma­la de un res­tau­ran­te, sino en con­tar to­do lo que ocu­rre al­re­de­dor de la co­ci­na”, afir­mó Ma­teo.

Lue­go de es­te pro­yec­to, se ani­ma­ron a crear una cuen­ta de Ins­ta­gram con el mismo nom­bre de su blog. Allí, me- dian­te fo­to­gra­fías de pla­tos y pe­que­ñas des­crip­cio­nes de los res­tau­ran­tes que vi­si­tan, co­mu­ni­can a sus cer­ca de cin­co mil se­gui­do­res las ex­pe­rien­cias cu­li­na­rias que vi­ven jun­tos to­dos los días.

“A no­so­tros nos gus­ta mu­cho el con­te­ni­do. Siem­pre que via­ja­mos nos apo­ya­mos en los foo­dies lo­ca­les. Ha­bla­mos con ellos y nos gus­ta te­ner in­for­ma­ción, que nos cuen­ten las his­to­rias que hay de­trás de los res­tau­ran­tes, se tra­ta de co­no­cer por qué ca­da lu­gar es es­pe­cial y po­der aden­trar­nos en la fi­lo­so­fía de ca­da chef”, con­tó Mar­ce­la.

Lue­go de cua­tro años de re­la­ción, Ma­teo le pi­dió ma­tri­mo­nio en un tour gas­tro­nó­mi­co que or­ga­ni­za­ron en Li­ma, Pe­rú. Des­pués, se ca­sa­ron el 10 de di­ciem­bre de 2016 en el Castillo de Sal­gar, una ce­le­bra­ción en el que el me­nú “fue el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta”.

“Con­ta­mos con la ayu­da del chef Ma­nuel Ma­ren­co, tu­vi­mos un cóc­tel de en­tra­da y una gran me­sa de ce­vi­ches, pi­ca­di­tas y pa­sa­bo­cas. Re­ci­bi­mos a nues­tros in­vi­ta­dos con ju­go de co­ro­zo, cer­ve­za y be­bi­das re­fres­can­tes. Tam­bién tu­vi­mos un me­sa de tres pi­sos con una va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca”, com­par­tió Mar­ce­la.

Tras for­ma­li­zar su unión, es­ta pa­re­ja de barranquilleros afirma sen­tir­se lis­ta pa­ra re­ci­bir a su pri­mo­gé­ni­ta, An­to­nia. Jun­tos ase­gu­ran que quie­ren in­cul­car­le tam­bién a su hi­ja su pa­sión por la co­ci­na y per­mi­tir­le que pue­da in­vo­lu­crar­se des­de pe­que­ña y de una ma­ne­ra res­pon­sa­ble con los ali­men­tos.

Por el mo­men­to, Ma­teo está con­cen­tra­do en su la­bor co­mo do­cen­te de Bio­lo­gía y Quí­mi­ca y Mar­ce­la, en su em­pren­di­mien­to. Se tra­ta de Su­cu­len­to, un ser­vi­cio de ca­te­ri­ng co­ro­po­ra­ti­vo en el que tam­bién ofre­ce sus es­pe­cia­li­da­des: la pa­na­de­ría y la re­pos­te­ría.

“Tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar es­te ar­te en el Cen­tro In­ca. Uno de mis sue­ños es crear mi pro­pia pa­na­de­ría, pe­ro por el mo­men­to ma­ne­ja­mos to­do ba­jo pe­di­do. Su­cu­len­to ha si­do un pro­yec­to de los dos y que­re­mos que crez­ca ca­da vez más. Tam­bién que­re­mos ex­pan­dir @Arroz­con­hue­vobq y usar es­ta pla­ta­for­ma co­mo una he­rra­mien­ta que apor­te a la co­mu­ni­dad”, pun­tua­li­zó la ba­rran­qui­lle­ra. GC

Ma­teo y Mar­ce­la, de sie­te me­ses de em­ba­ra­zo, po­sa­ron en la co­mo­di­dad de su ho­gar en Ba­rran­qui­lla.

Pe­se a te­ner “es­ti­los di­fe­ren­tes al co­ci­nar”, ase­gu­ran que am­bos se com­ple­men­tan a la ho­ra de crear sus pla­tos.

Mar­ce­la y Ma­teo se ca­sa­ron el 10 de di­ciem­bre de 2016. Ofre­cie­ron una ce­le­bra­ción en el Castillo de Sal­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.