Es­pa­cios en los que el co­lor trans­mi­te ar­mo­nía

La pa­le­ta cro­má­ti­ca que em­plee­mos en una vi­vien­da pue­de es­ti­mu­lar los sen­ti­dos de quie­nes la ha­bi­tan o la vi­si­tan. Por tan­to, lo ideal es ele­gir to­nos que va­yan en fun­ción al uso de los rin­co­nes que ha­bi­te­mos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obregón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Juan Ta­pias y Shutterstock

Con­for­mar un ho­gar en ma­tri­mo­nio o en unión li­bre en oca­sio­nes pue­de ser la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra in­de­pen­di­zar­nos y con es­to eva­luar dos al­ter­na­ti­vas: arren­dar o ad­qui­rir una vi­vien­da pro­pia. Al ob­te­ner­la y ha­bi­tar­la es po­si­ble que sin­ta­mos el de­seo de dar­le cier­tos to­ques per­so­na­les y, a tra­vés de los co­lo­res que em­plee­mos en ca­da rin­cón, lo­grar un equi­li­brio emo­cio­nal.

Pe­ro, ele­gir las to­na­li­da­des pue­de re­sul­tar una ta­rea di­fí­cil, de mo­do que la ase­so­ría de un ex­per­to nun­ca es­ta­rá de más y tam­po­co se­rá una op­ción pa­ra des­car­tar. Así las co­sas, en es­ta edi­ción es­pe­cial con­sul­ta­mos a dos ex­per­tos en Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño de In­te­rio­res, pa­ra que us­ted co­noz­ca qué es lo idó­neo al mo­men­to de crear at­mós­fe­ras ar­mo­nio­sas.

Mau­ri­cio Ca­bas, ar­qui­tec­to, se­ña­la que “pa­ra dar una sen­sa­ción de ar­mo­nía es vi­tal re­cu­rrir a to­nos que no pro­duz­can una exa­ge­ra­da es­ti­mu­la­ción men­tal ni ex­ci­ta­ción óp­ti­ca, pues de lo con­tra­rio ter­mi­na­rán ago­tan­do a la per­so­na que ex­pe­ri­men­ta el es­pa­cio. Por tan­to, el blan­co, tie­rra o are­na en los es­pa­cios in­te­rio­res es lo acer­ta­do, ya que trans­mi­ten se­re­ni­dad y po­ten­cian la so­cia­li­za­ción”.

Ca­bas cree en la im­por­tan­cia de sa­ber ele­gir las com­bi­na­cio­nes y to­na­li­da­des de ca­da rin­cón, pues a su jui­cio con es­tas se pue­de ale­grar la vi­da de las per­so­nas o, por el con­tra­rio, mor­ti­fi­car­la.

Ex­pli­ca que es tan­ta la in­ci­den­cia de los co­lo­res y las at­mós­fe­ras, que pue­de in­fluir in­elu­di­ble­men­te en la com­pe­ne­tra­ción de una pa­re­ja.

“Se­gún al­gu­nos es­tu­dios el co­lor ver­de brin­da ar­mo­nía. El ro­sa­do da una sen­sa­ción de amor, el ro­jo se aso­cia con ac­ti­vi­dad y ex­ci­ta­ción, al igual que el na­ran­ja y el ama­ri­llo. En lo per­so­nal, un es­pa­cio de co­lor blan­co, to­nos gri­ses y bei­ge es lo ideal, aun­que no hay que de­jar de la­do las sen­sa­cio­nes que se pre­ten­dan in­du­cir pa­ra lue­go crear el es­ce­na­rio ade­cua­do”.

So­bre có­mo cui­dar los ex­ce­sos, Ca­bas di­ce que eso es re­la­ti­vo, pues­to que hay quie­nes les gus­ta ro­dear­se de ob­je­tos por la evo­ca­ción de al­gún mo­men­to o sim­ple­men­te por­que es­tán arrai­ga­dos a ideas abs­trac­tas.

Por su par­te, la do­cen­te de la es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra, Ur­ba­nis­mo y Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, Rossana Lla­nos, se­ña­la que los es­pa­cios cro­má­ti­ca­men­te car­ga­dos rom­pen en gran me­di­da con la ar­mo­nía, pe­ro el buen uso del co­lor no con­sis­te en li­mi­tar­nos al im­ple­men­tar­lo o caer en el acro­ma­tis­mo, ya que por el con­tra­rio, el ma­ne­jo de con­tras­tes en­ri­que­cen los es­pa­cios y los lle­na de ca­li­dez.

Aña­de que el co­lor en la ar­qui­tec­tu­ra cons­tru­ye y trans­for­ma el es­pa­cio. Adi­cio­nal­men­te sus­ten­ta que “la se­lec­ción de las pa­le­tas cro­má­ti­cas va más allá de una de­ci­sión es­té­ti­ca y res­pon­de a una so­lu­ción co­lec­ti­va, ya que pue­de in­fluir, en gran me­di­da, en la per­cep­ción del co­lor y los es­ta­dos de áni­mo”. GC

PA­RA ROSSANA LLA­NOS... “El co­lor trans­for­ma los es­pa­cios, la se­lec­ción de las pa­le­tas va mas allá de una de­ci­sión es­té­ti­ca”.

SE­GÚN MAU­RI­CIO CA­BAS...

“Se de­be op­tar por to­nos que no pro­duz­can una exa­ge­ra­da es­ti­mu­la­ción men­tal”.

Los co­lo­res blan­co y tie­rra son to­na­li­da­des que, se­gún el ar­qui­tec­to Mau­ri­cio Ca­bas, brin­dan se­re­ni­dad y pro­mue­ven la so­cia­li­za­ción.

Las to­na­li­da­des gri­ses tam­bién le otor­gan a los es­pa­cios se­re­ni­dad y se in­te­gran muy bien con la de­co­ra­ción. Op­tar por el blan­co en la sa­la de es­tar le brin­da ca­li­dez, am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad al es­pa­cio. Com­bi­nar­lo con el ver­de po­dría ge­ne­rar, a quien ha­bi­ta la ca­sa, una sen­sa­ción de fres­cu­ra, ar­mo­nía y or­den, afir­man los ex­per­tos en de­co­ra­ción.

El blan­co lino le da to­ques de ca­li­dez a los es­pa­cios y pue­de ver­se re­for­za­do con el uso de mue­bles blan­cos y co­lor are­na.

Ha­cer uso de al­gu­nos co­lo­res que per­te­ne­cen a la pa­le­ta de gri­ses le brin­dan a los es­pa­cios so­fis­ti­ca­ción y ele­gan­cia.

Es­te rin­cón en to­nos bei­ge se ve afian­za­do por los co­lo­res de su de­co­ra­ción. La pa­le­ta cro­má­ti­ca de es­te es­pa­cio da una ilu­sión óp­ti­ca de so­sie­go.

Las to­na­li­da­des cla­ras en las pa­re­des, en es­te ca­so co­lo­res are­na y bei­ge, dan una sen­sa­ción de am­pli­tud y van bien con la de­co­ra­ción de dis­tin­tos to­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.