La dul­ce es­pe­ra de Da­nie­lla Do­na­do y Vir­gi­lio To­rres

La pa­re­ja com­par­tió la his­to­ria del día que se co­no­cie­ron, los pro­yec­tos la­bo­ra­les que li­de­ran jun­tos y có­mo se pre­pa­ran pa­ra re­ci­bir a San­tia­go, el nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 12-13

UNA CI­TA CONCERTADA A TRA­VÉS DE INS­TA­GRAM FUE EL INI­CIO DE ES­TA PA­RE­JA DE BARRANQUILLEROS QUE HOY SE PRE­PA­RA PA­RA RE­CI­BIR A SAN­TIA­GO, EL NUE­VO MIEM­BRO DE LA FA­MI­LIA. LA PRESENTADORA Y EL EM­PRE­SA­RIO CONTARON SU HIS­TO­RIA EN ES­TE ES­PE­CIAL DE AMOR Y AMIS­TAD.

Aun­que con­fie­san que no ha pa­sa­do mu­cho tiem­po des­de que se vie­ron por pri­me­ra vez, la presentadora Da­nie­lla Do­na­do Vis­bal y el em­pre­sa­rio Vir­gi­lio To­rres Ven­goe­chea sien­ten co­mo si se hu­bie­ran “co­no­ci­do de to­da la vi­da”.

Ha­ce dos años sus vi­das eran to­tal­men­te dis­tin­tas. Pe­se a es­tar lle­van­do a ca­bo dis­tin­tos pro­yec­tos la­bo­ra­les y vi­vir en dis­tin­tas ciu­da­des, es­ta pa­re­ja de barranquilleros nun­ca pen­só que sus ca­mi­nos se en­con­tra­rían en una eta­pa de la vi­da en la que so­ña­ban con un mismo pro­pó­si­to: cons­truir una fa­mi­lia.

“En el 2016 yo ve­nía de ha­ber ter­mi­na­do una re­la­ción y es­ta­ba vi­vien­do en Bo­go­tá. En aque­lla épo­ca yo te­nía la cos­tum­bre de ve­nir a Ba­rran­qui­lla ca­da tres me­ses con mi hi­ja Va­le­ria pa­ra que com­par­tie­ra con mis pa­pás y dis­fru­ta­ra de la ciu­dad, por lo que ya ha­bía de­ci­di­do que iba a pa­sar unos días allí. Días an­tes de via­jar fue mi cum­plea­ños, un 6 de oc­tu­bre. Ese día re­cuer­do que re­ci­bí un men­sa­je di­rec­to por Ins­ta­gram de Vir­gi­lio fe­li­ci­tán­do­me, pe­ro co­mo él te­nía su per­fil pri­va­do no pu­de ver nin­gu­na fo­to su­ya y no sa­bía quién era. Pa­sa­ron los días y yo ha­bía pu­bli­ca­do en mis re­des so­cia­les que iba a lle­gar a mi ciu­dad y fue cuan­do re­ci­bí otro men­sa­je de él en el que me pre­gun­ta­ba por los pla­nes que pen­sa­ba rea­li­zar una vez lle­ga­ra”, re­cor­dó Da­nie­lla.

La presentadora ase­gu­ra que le co­men­tó que te­nía pla­nea­do asis­tir a un fes­ti­val de mú­si­ca que se rea­li­za­ría ese fin de se­ma­na. Pe­se a que Vir­gi­lio te­nía una in­vi­ta­ción a un ma­tri­mo­nio, to­mó la de­ci­sión de acom­pa­ñar­la a es­te even­to. Fue allí, en me­dio de la mú­si­ca y los bai­la­do­res, cuan­do es­tos barranquilleros tu­vie­ron su pri­mer en­cuen­tro. Aun­que ase­gu­ran que fue “una gran no­che”, Da­nie­la agre­ga que no fue en esa oca­sión cuan­do se “co­nec­tó” e hi­zo “click” con Vir­gi­lio.

“Una no­che sa­lí a co­mer con él y dos ami­gas más. En ese mo­men­to, co­mo es­tá­ba­mos más ale­ja­dos del am­bien­te de rum­ba, pu­di­mos con­ver­sar

me­jor. De in­me­dia­to me pa­re­ció un hom­bre sú­per in­tere­san­te. Se­gui­mos ha­blan­do y cuan­do me de­vol­ví pa­ra Bo­go­tá, a pe­sar de la dis­tan­cia, siem­pre fue muy de­ta­llis­ta. Yo ve­nía de es­tar seis me­ses muy pe­ga­da a Dios pi­dién­do­le que, ade­más de una ofer­ta la­bo­ral es­ta­ble, pu­die­ra dar­me la opor­tu­ni­dad de dar­me un hom­bre que me ama­ra y con el que pu­die­ra con­so­li­dar un ho­gar”, agre­gó Da­nie­lla.

Tal y co­mo ella lo deseó, al po­co tiem­po la ba­rran­qui­lle­ra re­ci­bió la pro­pues­ta de vin­cu­lar­se al pro­gra­ma ma­tu­tino Hoy es el día del Ca­nal Te­le­ca­ri­be. Tras va­rios tra­ba­jos en la ac­tua­ción, por aquel en­ton­ces Da­nie­lla desea­ba un tra­ba­jo con ho­ra­rio fi­jo en el que pu­die­ra brin­dar­le más tiem­po y aten­ción a su hi­ja. Acep­tó y en me­nos de un mes se ra­di­có en Ba­rran­qui­lla.

Con el pa­so del tiem­po, la re­la­ción de es­ta pa­re­ja se fue for­ta­le­cien­do ca­da vez más. A los cua­tro me­ses de no­viaz­go, Vir­gi­lio de­ci­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de pe­dir­le que fue­ra su es­po­sa. Es por ello que un atar­de­cer fren­te al mar de Aru­ba se con­vir­tió en la oca­sión ideal pa­ra ha­cer reali­dad es­te de­seo. Afirma que or­ga­ni­zó una ce­na ro­mán­ti­ca y es­con­dió el ani­llo en la co­pa de cham­pa­ña pa­ra sor­pren­der­la. An­tes de la pues­ta del sol, Da­nie­lla acep­tó.

Fi­nal­men­te, se ca­sa­ron en dos ce­re­mo­nias. Una ín­ti­ma rea­li­za­da en la Igle­sia San­ta Lau­ra de Ba­rran­qui­lla y una sim­bó­li­ca en Car­ta­ge­na, don­de tam­bién ofre­cie­ron una re­cep­ción en una ca­sa del Cen­tro His­tó­ri­co. “Fue tal cual co­mo lo so­ña­mos con per­so­nas es­pe­cia­les. Ese día es­tu­vi­mos los dos en­tre­ga­dos el uno al otro”, co­men­tó Da­nie­lla.

“Des­de ese mo­men­to em­pe­za­mos a con­for­mar un equi­po, co­mo fa­mi­lia, los tres: Da­ni, Va­le y yo. Vi­ví so­lo du­ran­te 20 años por eso es­te cam­bio en mi vi­da ha si­do una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble”, aña­dió Vir­gi­lio. LA LLE­GA­DA DE SAN­TIA­GO. De acuer­do con Da­nie­lla, hoy día am­bos han con­tri­bui­do a ha­cer reali­dad su pro­pó­si­to de “sa­car ade­lan­te un ho­gar” y más aún cuan­do es­tán a cua­tro me­ses de co­no­cer a San­tia­go To­rres Do­na­do, el nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia.

“Me acuer­do que an­tes de en­te­rar­me de mi em­ba­ra­zo, Vir­gi­lio y yo tu­vi­mos un sue­ño si­mi­lar en el que nos veía­mos car­gan­do un be­bé. Al otro día, cuan­do lle­gué a tra­ba­jar, re­cuer­do ha­ber sen­ti­do mu­chas ga­nas de ori­nar y una se­ño­ra del ca­nal me pre­gun­tó si es­ta­ba em­ba­ra­za­da. No lo veía po­si­ble por­que no te­nía un re­tra­so, pe­ro igual me hi­ce la prue­ba. No sa­lió cla­ro es­te re­sul­ta­do en­ton­ces de­ci­dí ha­cer­me la de san­gre. Cuan­do lle­ga­ron los re­sul­ta­dos, me en­ce­rré en el ba­ño y cuan­do vi que era po­si­ti­vo em­pe­cé a tem­blar, las lá­gri­mas sa­lían so­las y me sen­tí de­ma­sia­do fe­liz”, con­tó Da­nie­lla.

Por su par­te, Vir­gi­lio agre­ga que aun­que era al­go que es­ta­ban es­pe­ran­do, la no­ti­cia los to­mó “por sorpresa”.

“Ca­da mes nos ha­cía­mos prue­bas y co­mo eran ne­ga­ti­vas nos de­silu­sio­ná­ba­mos un po­co. Cuan­do ella ve el re­sul­ta­do, des­pués me lla­ma y yo no lo po­día creer. De­ci­di­mos guar­dar el se­cre­to el tiem­po pru­den­te, al mes le di­ji­mos a fa­mi­lia­res cer­ca­nos y un po­co des­pués, cuan­do era más se­gu­ro, le con­ta­mos a Va­le­ria”, ma­ni­fes­tó Vir­gi­lio.

Se­gún Da­nie­lla, po­co a po­co se han ido pre­pa­ran­do pa­ra la lle­ga­da de su be­bé con “amor y mu­cha co­mu­ni­ca­ción”.

“Co­mo to­do, te­ne­mos nues­tros días bue­nos y otros di­fí­ci­les. Pe­ro es una eta­pa de mu­chas co­sas bo­ni­tas y la es­ta­mos afron­tan­do jun­tos. Nos com­ple­men­ta­mos el uno al otro y so­mos un equi­po a la ho­ra de criar. Va­le­ria tam­bién está fe­liz y vi­vien­do a ple­ni­tud to­do lo que está pa­san­do. He­mos po­di­do apren­der del otro la pa­cien­cia y la to­le­ran­cia”, con­clu­yó Da­nie­lla.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Ca­mi­la Chaín Kelly Ba­rrios An­war Var­gas Ri­chard Ramírez Jai­me Na­va­rro Mar­ce­la Ma­no­tas Ma­teo Már­quez y nues­tros co­la­bo­ra­do­res el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro e Is­mael Ca­la

Da­nie­lla y Vir­gi­lio afir­man que ca­da día han po­di­do “ir apren­dien­do de las for­ta­le­zas del otro”.

La pa­re­ja de es­po­sos com­par­tió que San­tia­go na­ce­rá a me­dia­dos de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.