Bei­jing: lo mi­le­na­rio en me­dio de la co­ti­dia­ni­dad

En me­dio de sus im­po­nen­tes y mo­der­nas edi­fi­ca­cio­nes se con­ser­va la esen­cia de la Chi­na go­ber­na­da por em­pe­ra­do­res. A con­ti­nua­ción, un re­co­rri­do por al­gu­nos de los atrac­ti­vos de es­ta ca­pi­tal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Y FO­TOS Es­te­fa­nía Fa­jar­do @Es­te­fa­nia­fa­jar­dod

Lle­gar a Bei­jing es des­cu­brir un nue­vo mun­do. Ese que tal vez en Oc­ci­den­te ve­mos a tra­vés de las pe­lí­cu­las. Ob­ser­var sus con­tras­tes en­tre lo tra­di­cio­nal, lo que mar­ca un Go­bierno co­mu­nis­ta y la tec­no­lo­gía y desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra es lo que la ha­ce en­can­ta­do­ra. Se po­dría de­cir que tam­bién cá­li­da, pe­ro ya el sol de agos­to se ha­bía en­car­ga­do de eso.

La his­to­ria de la ca­pi­tal chi­na da­ta de tres mi­le­nios atrás, lo que trae con­si­go cien­tos de his­to­rias y lu­ga­res por des­cu­brir. Ma­dru­gar pa­ra lle­gar a su co­ra­zón, la Pla­za de Tian'an­men y ver có­mo el pi­so de gra­ni­to sos­tie­ne a cien­tos de fa­mi­lias com­ple­tas, fer­vo­ro­sos asis­ten­tes a la ce­re­mo­nia de izar la ban­de­ra na­cio­nal. En ca­da pues­ta de sol, y con igual so­lem­ni­dad, es ba­ja­da fren­te a la ima­gen de Mao Ze­dong. Es allí don­de han ocu­rri­do múl­ti­ples acon­te­ci­mien­tos que mar­ca­ron la his­to­ria de es­te te­rri­to­rio, lo que mu­chos pre­fie­ren lla­mar ‘la nue­va Chi­na’.

Una pa­ra­da obli­ga­da en es­te via­je es la Gran Mu­ra­lla Chi­na. Má­gi­ca e im­po­nen­te, su pre­sen­ta­ción an­te los ojos de los vi­si­tan­tes da cuen­ta de los de­seos de es­ca­lar una de las Ma­ra­vi­llas del Mun­do. Par­te de ella se ha des­mo­ro­na­do con el pa­sar de los años, sin em­bar­go otras zo­nas per­ma­ne­cen en buen es­ta­do.

No se tra­ta de un lu­gar que es­té a sim­ple vis­ta pa­ra los tu­ris­tas. Pe­ro al lle­gar la sen­sa­ción es in­des­crip­ti­ble. Ba­da­ling es la zo­na más re­co­men­da­da, lo que la ha­ce tam­bién la más vi­si­ta­da. Múl­ti­ples acen­tos, atuen­dos y creen­cias se unen. El alien­to fal­ta por tra­mos, de­bi­do a lo em­pi­na­da y la di­fe­ren­cia de ta­ma­ños en­tre ca­da es­ca­lón.

Los lu­ga­re­ños tam­bién re­co­mien­dan el sec­tor de Mu­tian­yu, así co­mo los de Jins­han­ling y Si­ma­tai, que se en­cuen­tran más ale­ja­dos de la ca­pi­tal.

En otra zo­na de Bei­jing, jus­to al nor­te de Tian'an­men, se le­van­ta la Ciudad Prohi­bi­da. Las en­tra­das dis­pues­tas pa­ra el in­gre­so de tu­ris­tas son li­mi­ta­das, por lo cual la pri­me­ra re­co­men­da­ción de un lo­cal es la de re­ser­var en lí­nea o acu­dir tem­prano. Lle­gar a un si­tio en es­ta ciudad no tie­ne un tiem­po es­ti­ma­do, su gen­te se li­mi­ta a de­cir que “to­do de­pen­de del trá­fi­co”, por lo cual unos po­cos me­tros pue­den tar­dar ho­ras.

Es­te com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co fue el epi­cen­tro de go­bierno de los 24 em­pe­ra­do­res. Pla­zas in­men­sas con jar­di­nes y pa­be­llo­nes lle­van la mar­ca de la his­to­ria. En ca­da te­ja­do hay guar­dia­nes, ani­ma­les y sím­bo­los de ca­da di­nas­tía. Lo que an­tes era un lu­gar ne­ga­do pa­ra los ciu­da­da­nos, hoy es el epi­cen­tro del tu­ris­mo. La Puer­ta de la Su­pre­ma Armonía da­rá la bien­ve­ni­da a 30.000 me­tros cua­dra­dos en los que el em­pe­ra­dor rea­li­za­ba las au­dien­cias. Así, po­co a po­co, los sa­lo­nes, el oro, la pro­tec­ción y los co­lo­res van abrién­do­se ca­mino.

Un tu­ris­ta en Chi­na pre­ten­de­rá com­prar. El lu­gar in­sig­nia pa­ra es­to es El Mer­ca­do de la Se­da. Un cen­tro co­mer­cial de va­rios pi­sos con cien­tos de lo­ca­les co­mer­cia­les den­tro de los que se pue­den con­se­guir ar­tícu­los de de­co­ra­ción, ro­pa, be­lle­za, tec­no­lo­gía y de­más. ¿La clave? El ar­te del re­ga­teo.

Con una cal­cu­la­do­ra co­mo ar­ma, los lo­ca­les acu­den a los vi­si­tan­tes ofre­cien­do sus pro­duc­tos. El tu­ris­ta, di­cen to­das las re­co­men­da­cio­nes no ofi­cia­les, de­be lle­gar mos­tran­do po­co interés. La re­ba­ja, si se sa­be ne­go­ciar y se es pa­cien­te, pue­de ser de has­ta un 70%. El mé­to­do es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo: el co­mer­cian­te da una ci­fra en la cal­cu­la­do­ra, el com­pra­dor ofre­ce lo su­yo. A par­tir de ahí se bus­ca un pun­to me­dio don­de am­bas par­tes que­den sa­tis­fe­chas y un pre­cio ‘fi­ni­to’, co­mo ellos lla­man en es­pa­ñol a la úl­ti­ma ofer­ta.

El con­tras­te es­tá da­do. La ciudad mo­der­na des­cres­ta con su im­po­nen­te es­ta­dio Na­cio­nal, el fa­mo­so ‘Ni­do de pá­ja­ros’ uti­li­za­do pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de 2008 y epi­cen­tro de los pró­xi­mos Jue­gos de In­vierno 2022. Una ins­pi­ra­ción en un ni­do de aves con ca­pa­ci­dad pa­ra 90 mil per­so­nas. Un ícono de la ar­qui­tec­tu­ra re­sis­ten­te a te­rre­mo­tos si­tua­da en el cen­tro del com­ple­jo olím­pi­co.

Tem­plos, la­gos, par­ques y pla­zas ador­nan la ciudad que con­tras­ta lo me­jor de su pa­so por los mi­le­nios, su evo­lu­ción y la de una Chi­na que bus­ca man­te­ner su esen­cia en me­dio de la tec­no­lo­gía. Gran­des ca­rre­te­ras la co­nec­tan y los lo­ca­les, dis­pues­tos a con­tar lo me­jor de su ciudad, se al­zan tan­to co­mo las to­rres que alo­jan a las gran­des com­pa­ñías mun­dia­les que han lle­ga­do a la ca­pi­tal pa­ra su desa­rro­llo. GC

La Gran Mu­ra­lla Chi­na, una de las Ma­ra­vi­llas del Mun­do, es una pa­ra­da obli­ga­da pa­ra mi­les de tu­ris­tas.

Evo­can­do atuen­dos tra­di­cio­na­les, los más pe­que­ños lle­gan a co­no­cer la his­to­ria del gi­gan­te asiá­ti­co.

Las enor­mes pla­zas don­de an­tes for­ma­ban a los ejér­ci­tos aho­ra son par­te de pla­nes fa­mi­lia­res.

Los enor­mes edi­fi­cios se al­zan a los cos­ta­dos de las vías prin­ci­pa­les. Mu­chos al­ber­gan las se­des de em­pre­sas mun­dia­les.

La­gos, ár­bo­les y co­lo­res vi­bran­tes dan la bien­ve­ni­da a la Ciudad Prohi­bi­da, ho­gar de los em­pe­ra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.