An­te los pro­ble­mas...

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Me gus­ta leer el re­la­to del mi­la­gro del Mar Ro­jo (Éxo­do 14, 1-31). Allí se pre­sen­tan al­gu­nas ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas que tie­ne el ser hu­mano an­te los pro­ble­mas:

1- DE­SES­PE­RA­CIÓN. Per­de­mos el con­trol de nues­tras emo­cio­nes y nos de­ja­mos arras­trar por ellas has­ta el pun­to que ter­mi­na­mos di­cien­do y ha­cien­do lo que no nos con­vie­ne, acen­tuan­do la di­fi­cul­tad. Na­die pue­de ne­gar el pe­li­gro que tie­ne en fren­te, ni ha­cer­se el que no ha vis­to el gran pro­ble­ma que tie­ne, pe­ro tam­po­co pue­de de­ses­pe­rar­se y an­gus­tiar­se de tal ma­ne­ra que exa­ge­re la si­tua­ción y en­tre en pá­ni­co. Cuan­do nos de­ses­pe­ra­mos to­das las di­fi­cul­ta­des son per­ci­bi­das con una mag­ni­tud ma­yor a la que tie­nen. To­do siem­pre tie­ne una so­lu­ción y lo im­por­tan­te es des­cu­brir­la, por eso no creo que val­ga la pe­na de­ses­pe­rar­te y en­lo­que­cer­te sino bus­car la for­ma de sa­ber qué es lo que es­tá pa­san­do y có­mo se pue­de re­sol­ver. Mu­cha gen­te se de­ses­pe­ra por al­go que des­pués ter­mi­na sien­do muy sim­ple de su­pe­rar. No su­fras por ade­lan­ta­do.

2- DERROTISMO. Ellos se dan por ven­ci­dos an­te la di­fi­cul­tad. Es­tán se­gu­ros que van a pe­re­cer en ese lu­gar. No ven nin­gu­na sa­li­da. No en­tien­den que es po­si­ble su­pe­rar la si­tua­ción que es­tán pa­de­cien­do. La ver­dad que tie­nen en el co­ra­zón es que ya no va­le la pe­na se­guir lu­chan­do, que to­do es­tá perdido, que no se pue­de su­pe­rar el obs­tácu­lo. Así son mu­chas per­so­nas. Se dan por ven­ci­dos an­tes de ini­ciar la ba­ta­lla. Creen que son in­ca­pa­ces y que no pue­den ha­cer na­da. Su­fren por la muer­te de quien to­da­vía res­pi­ra, llo­ran la de­rro­ta que no se ha pro­du­ci­do, tiem­blan por el enemi­go que no exis­te. Esas son las con­se­cuen­cias del derrotismo. No pue­des de­jar que las ca­rac­te­rís­ti­cas de la di­fi­cul­tad te cie­guen y te ha­gan creer que to­do es­tá perdido. No ol­vi­des que no siem­pre las con­clu­sio­nes que se sa­can de los in­di­cios son co­rrec­tas y que la vi­da no se si­gue por las ló­gi­cas y las pro­ba­bi­li­da­des que se de­fi­nen pre­via­men­te. Re­cuer­da que siem­pre es po­si­ble el mi­la­gro y que tú crees en eso. Siem­pre hay una po­si­bi­li­dad, que aun­que no la ten­gas en tu cua­dro ló­gi­co siem­pre exis­te y pue­de rea­li­zar­se.

3- RENEGAR. El pue­blo re­nie­ga de lo que ha vi­vi­do al la­do de Dios. El creer que to­do es­tá perdido, que no pue­de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, que su fin es­tá cer­ca lo lle­va a pe­lear con Dios y a ser gro­se­ro con quien lo ha li­be­ra­do. Aún más ve en la li­be­ra­ción una ac­ción mal­va­da. Cree que Dios no ha­ce na­da bueno y lo ata­ca. Renegar es tí­pi­co de las per­so­nas que es­tán de­ses­pe­ra­das. Se­gu­ro pien­san que re­ne­gan­do van a re­sol­ver la si­tua­ción. Es­tán con­ven­ci­dos que al renegar po­drán mo­ver las es­truc­tu­ras que es­tán da­ña­das y que los es­tán afec­tan­do. El que re­nie­ga no só­lo no es­tá su­peran­do el pro­ble­ma sino que ade­más es­tá rom­pien­do su re­la­ción con Dios, y so­lo Él pue­de ayu­dar­lo a su­pe­rar la si­tua­ción. Por eso blas­fe­mar, de­cir gro­se­rías con­tra Dios y mal­de­cir su ac­ción en no­so­tros no só­lo no resuelve la di­fi­cul­tad sino que nos po­ne an­te un pro­ble­ma ma­yor, por­que nos re­du­ce las po­si­bi­li­da­des que te­ne­mos de en­con­trar a al­guien que nos ayu­de a en­ten­der de una me­jor ma­ne­ra lo que es­ta­mos vi­vien­do. Los gri­tos, las ma­las pa­la­bras y los arre­pen­ti­mien­to de lo que Dios ha he­cho en tu vi­da no son he­rra­mien­tas que te ayu­den a en­con­trar las so­lu­cio­nes que es­tás bus­can­do. Se­re­nar­se, ser op­ti­mis­ta y con­fiar en el po­der de Dios da ma­yor re­sul­ta­do que de­cir una re­tahí­la de pa­la­bras que nos ase­gu­ren que to­do es­tá mal. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.