Ri­car­do Man­zur Ci­ru­jano Plás­ti­co

Ha­ce más de 30 años ejer­ce co­mo ci­ru­jano plás­ti­co, y en el pre­sen­te tra­ba­ja en la Fun­da­ción Rei­na Ca­ta­li­na, in­ter­vi­nien­do a pa­cien­tes con mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Loraine Obregón Donado Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Co­mo me­di­ta­bun­do, el ci­ru­jano plás­ti­co Ri­car­do Man­zur di­rec­cio­na sus ojos ha­cia un pun­to fi­jo y lue­go son­ríe pa­ra traer a co­la­ción, en me­dio de una en­tre­vis­ta, aquel re­cuer­do que le per­mi­te te­ner pre­sen­te por­qué de­ci­dió for­mar­se pro­fe­sio­nal­men­te en Me­di­ci­na y más tar­de es­pe­cia­li­zar­se y re­ci­bir un doc­to­ra­do en Ci­ru­gía Plás­ti­ca.

Men­cio­na que de pe­que­ño sin­tió el de­seo de co­no­cer a fon­do so­bre la cien­cia que es­tu­dia la vi­da y la sa­lud de las per­so­nas. Más tar­de, al ad­qui­rir cier­ta ma­du­rez in­te­lec­tual, op­tó por la es­pe­cia­li­za­ción y el doc­to­ra­do en men­ción, pues, a su pa­re­cer, es­ta “era un área de lo qui­rúr­gi­co me­dian­te la cual po­día lle­var a ca­bo pro­ce­di­mien­tos que per­mi­ti­rían una me­jo­ría en el as­pec­to fí­si­co fa­cial y cor­po­ral de las per­so­nas”.

Sus pri­me­ros pi­ni­tos los dio a los 25 años, al ser nom­bra­do je­fe de re­si­den­tes en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio An­to­nio Pe­dro. Allí tu­vo a su car­go 120 re­si­den­tes y ad­qui­rió, ade­más de una am­plia ex­pe­rien­cia en lo qui­rúr­gi­co, apren­di­za­jes so­bre la im­por­tan­cia de res­pe­tar a sus se­me­jan­tes, a brin­dar una bue­na aten­ción a los pa­cien­tes y a com­pren­der que la par­te aca­dé­mi­ca y cien­tí­fi­ca co­bra gran re­le­van­cia en su ofi­cio.

En el pre­sen­te, Man­zur cuen­ta con más de 30 años de ex­pe­rien­cia co­mo ci­ru­jano plás­ti­co, tiem­po en el que pu­do crear, en 1984, el Ins­ti­tu­to Ri­car­do Man­zur, lu­gar don­de rea­li­zó sus pri­me­ras ci­ru­gías es­té­ti­cas. Des­pués ase­gu­ra que le apun­tó al pro­ce­so de for­ma­ción de las pri­me­ras cos­me­tó­lo­gas de la Re­gión Ca­ri­be y pos­te­rior a es­to pu­bli­có, en 1985, el li­bro Ma­ne­jo cos­me­to­ló­gi­co del pre y post ope­ra­to­rio en ci­ru­gía es­té­ti­ca.

Re­sal­ta que tam­bién lo­gró pu­bli­car tres edi­cio­nes de la re­vis­ta Nue­va Era, que con­tu­vo ar­tícu­los del área de la Ci­ru­gía Plás­ti­ca, y más ade­lan­te hi­zo otras pu­bli­ca­cio­nes de tex­tos en di­fe­ren­tes li­bros y re­vis­tas.

Des­de su óp­ti­ca cree que en el ám­bi­to de las ci­ru­gías plás­ti­cas es­tá co­bran­do gran re­le­van­cia el te­ma de la se­gu­ri­dad del pa­cien­te, lo que le pa­re­ce acer­ta­do en su pro­fe­sión, de­bi­do a que le per­mi­te a los ex­per­tos ob­te­ner re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios en los pa­cien­tes.

“Es im­por­tan­te te­ner se­gu­ri­dad y ma­ne­jar el con­trol sa­ni­ta­rio en el lu­gar don­de se reali­cen las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, lo que de­be ser regulado por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud y con­tro­la­do a tra­vés de au­di­to­rías li­de­ra­das por la Se­cre­ta­ría de Sa­lud De­par­ta­men­tal o Dis­tri­tal. Ade­más, re­sul­ta vi­tal que con­te­mos con los im­ple­men­tos ade­cua­dos y, so­bre to­do, que el pa­cien­te, cuan­do se de­ci­da por al­gún pro­ce­so, in­da­gue y bus­que a un pro­fe­sio­nal con co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y con quien lo­gre te­ner em­pa­tía”.

Ca­be men­cio­nar que en la ac­tua­li­dad es je­fe del ser­vi­cio de ci­ru­gías plás­ti­cas de la Clí­ni­ca Rei­na Ca­ta­li­na y de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var; ade­más, es el fun­da­dor de la Fun­da­ción Rei­na Ca­ta­li­na, en la que se de­di­ca, jun­to a otros co­le­gas, a ope­rar a pa­cien­tes de es­ca­sos re­cur­sos que pre­sen­tan mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas co­mo fi­su­ra la­bial y pa­la­ti­na, en­tre otras.

Aun­que ha vi­vi­do in­nu­me­ra­bles anéc­do­tas con pa­cien­tes y gran par­te de su tiem­po lo ha de­di­ca­do a su tra­ba­jo, da a co­no­cer que en al­gu­na eta­pa de su vi­da, su pro­fe­sión no pu­do des­li­gar­la de su fa­mi­lia, de mo­do que en un mo­men­to tu­vo que me­diar una si­tua­ción par­ti­cu­lar al la­do de su hi­ja.

“Mi hi­ja a los 22 años que­ría rea­li­zar­se un con­jun­to de ci­ru­gías plás­ti­cas apro­ve­chan­do que yo era ci­ru­jano plás­ti­co, así que me to­có guiar­la más que co­mo ci­ru­jano, co­mo un pa­dre. En ese ins­tan­te me di cuen­ta que su de­seo era im­pul­sa­do por al­gu­nas amis­ta­des, de mo­do que a par­tir de ahí rec­ti­fi­qué que mu­chas per­so­nas op­tan por es­tos pro­ce­di­mien­tos al es­tar in­fluen­cia­das por el en­torno y no por un de­seo pro­pio, lo cual re­sul­ta preo­cu­pan­te”.

Res­ca­ta que, in­du­da­ble­men­te, en el ejer­ci­cio de su ofi­cio lo que siem­pre de­be pri­mar es la éti­ca pro­fe­sio­nal, así que pa­ra él re­sul­ta im­por­tan­te que cual­quie­ra que sea el mé­to­do qui­rúr­gi­co que eli­ja el pa­cien­te es­te de­be ser rea­li­za­do por un ex­per­to acre­di­ta­do, con ti­tu­la­cio­nes en Ci­ru­gía Plás­ti­ca y con una ex­pe­rien­cia que pue­da ser com­pro­ba­da.

Por úl­ti­mo, Man­zur acla­ra que “el pa­cien­te de­be te­ner en cuen­ta que en cual­quier ci­ru­gía pue­den pre­sen­tar­se even­tua­li­da­des que se sa­len de las ma­nos y que no tie­nen na­da que ver con la ca­pa­ci­dad del ci­ru­jano plás­ti­co co­mo las in­fec­cio­nes, en­tre otras com­pli­ca­cio­nes”. GC

SO­BRE LOS QUI­RÓ­FA­NOS... “Es vi­tal que en es­tos es­pa­cios ha­ya se­gu­ri­dad pa­ra el pa­cien­te y con­trol sa­ni­ta­rio”.

UNA CRÍ­TI­CA...

“Me preo­cu­pa ver a per­so­nas que op­tan por ci­ru­gías es­té­ti­cas in­fluen­cia­das por sus amis­ta­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.