Ser fe­li­ces

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Mu­chas ve­ces en nues­tro afán de ser fe­li­ces no nos es­for­za­mos por al­can­zar la fe­li­ci­dad, sino que bus­ca­mos ata­jos que nos lle­ven a una me­ta que cree­mos con­tie­ne di­cha fe­li­ci­dad. Por eso es­ta­ble­ce­mos fór­mu­las má­gi­cas que su­po­ne­mos nos ga­ran­ti­zan lle­gar a esa me­ta y ser fe­li­ces. De he­cho, he vis­to a mu­chas per­so­nas si­guien­do pa­sos que los gran­des maes­tros de la fe­li­ci­dad dan pa­ra al­can­zar esa me­ta, co­mo si se tra­ta­ra de un ma­nual pa­ra ar­mar un es­cri­to­rio o una re­ce­ta pa­ra pre­pa­rar un pla­to de co­mi­da, y no, no creo que esa sea la so­lu­ción, no creo que ha­ya pa­sos pre­ci­sos y es­ti­pu­la­dos pa­ra ser fe­liz.

Creo fir­me­men­te que la fe­li­ci­dad es una cons­truc­ción, que no es una me­ta, sino que de­be ser el ca­mino. Nues­tro es­fuer­zo no de­be ser por bus­car la ma­ne­ra más rá­pi­da de ser fe­li­ces, sino más bien de­be ser un es­fuer­zo por ser­lo ca­da día, por en­con­trar en las co­sas de la vi­da co­ti­dia­na los mo­ti­vos que nos den esa fe­li­ci­dad. Pien­so en mu­cha gen­te que no es ca­paz de en­con­trar en su fa­mi­lia, en su tra­ba­jo y en sus es­tu­dios mo­ti­vos pa­ra ser fe­li­ces, sino que pier­den su tiem­po bus­can­do en­con­trar la fe­li­ci­dad co­mo si ella fue­ra un te­so­ro es­con­di­do es­pe­ran­do a ser al­gún día en­con­tra­do. Vi­ve, lu­cha por ser fe­liz ca­da día, en­cuen­tra mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra ser­lo y de­ja de an­dar per­dien­do tu tiem­po en bús­que­das va­cías e in­ne­ce­sa­rias.

En es­te con­tex­to hay que apren­der a sol­tar las co­sas que nos ha­cen da­ño. Los se­res hu­ma­nos so­mos ex- per­tos en ama­rrar­nos a si­tua­cio­nes y per­so­nas, nos acos­tum­bra­mos a ha­cer­los in­dis­pen­sa­bles pa­ra no­so­tros, qui­zá con po­ca con­cien­cia, pe­ro lo ha­ce­mos, y se nos ol­vi­da que las per­so­nas y las si­tua­cio­nes son cir­cuns­tan­cia­les, es de­cir, pa­sa­je­ras. No hay nin­gu­na si­tua­ción de la vi­da que du­re pa­ra siem­pre, ni tam­po­co hay per­so­nas que no se ten­gan que ir al­gu­na vez. De­bi­do a es­ta reali­dad, quie­ro re­fle­xio­nar en torno a la ne­ce­si­dad que te­ne­mos de no ama­rrar, es de­cir, de no ha­cer de­pen­der nues­tra vi­da de otra co­sa que no sea­mos no­so­tros mis­mos.

No es­toy di­cien­do con es­to que no po­da­mos amar in­con­di­cio­nal­men­te a al­guien, sino que se tra­ta más bien de en­ten­der que na­da du­ra pa­ra siem­pre, que to­do pa­sa y que de­be­mos es­tar siem­pre pre­pa­ra­dos pa­ra su­pe­rar la pér­di­da de al­guien o al­go.

Una de las co­sas que siem­pre de­fien­do es la li­ber­tad que de­be­ría­mos te­ner to­dos pa­ra vi­vir, no po­de­mos de­jar que na­da ni na­die de­ter­mi­ne nues­tra vi­da, por­que así nos es­ta­re­mos con­de­nan­do no­so­tros mis­mos al do­lor. Vi­ve, ama, dis­fru­ta a los tu­yos y de­ja que ellos dis­fru­ten de ti, pe­ro en li­ber­tad, sin ama­rres in­ne­ce­sa­rios, sino con la ple­na cer­te­za de que to­do es pa­sa­je­ro y que la vi­da va dan­do mu­chas vuel­tas.

Es­toy se­gu­ro que ser fe­li­ces tam­bién pa­sa por ser ca­pa­ces de li­be­rar­nos de to­do lo que no nos per­mi­te ser, lo que nos an­cla y no nos de­ja fluir li­bre­men­te. Ser fe­li­ces no es bus­car una me­ta o te­so­ro que pro­ba­ble­men­te no exis­ta, sino que es sa­ber vi­vir y, en es­te ca­so, vi­vir en li­ber­tad. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.