El ar­te con con­cien­cia so­cial de Adria­na Ar­ci­nie­gas

Pa­ra es­ta ar­tis­ta plás­ti­ca y di­se­ña­do­ra, sus obras se han con­ver­ti­do en un me­dio de ex­pre­sión en el que plas­ma su po­si­ción y re­fle­xión fren­te a di­ver­sas pro­ble­má­ti­cas so­cia­les. Hoy día, tra­ba­ja de la mano con ar­te­sa­nos del Atlán­ti­co y San­tan­der.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pinilla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y Luis Rodríguez

ES­TA BA­RRAN­QUI­LLE­RA HA VI­SI­BI­LI­ZA­DO LA TRA­DI­CIÓN Y LA CUL­TU­RA DE AR­TE­SA­NOS DEL ATLÁN­TI­CO Y SAN­TAN­DER, A TRA­VÉS DE LAS AR­TES PLÁS­TI­CAS Y EL DI­SE­ÑO DE CAR­TE­RAS HE­CHAS A MANO. HA­CE PO­CO ES­TU­VO EN NUE­VA YORK EX­PO­NIEN­DO AL­GU­NAS DE SUS PIE­ZAS EN UNA CON­VEN­CIÓN DE LAS NA­CIO­NES UNI­DAS.

Co­mo una “mu­jer apa­sio­na­da y de­ter­mi­na­da”, así se des­cri­be a sí mis­ma la ba­rran­qui­lle­ra Adria­na Ar­ci­nie­gas. Ase­gu­ra que es “apa­sio­na­da por el ar­te y el di­se­ño” y “de­ter­mi­na­da a la ho­ra de cum­plir sus me­tas”, por eso con­si­de­ra que son es­tas dos for­ta­le­zas las que la han lle­va­do a con­quis­tar ca­da uno de sus lo­gros.

Su amor por las ar­tes co­men­zó cuan­do te­nía ape­nas cua­tro años. Des­de esa cor­ta edad, sus pa­dres de­ci­die­ron ins­cri­bir­la en sus pri­me­ras cla­ses de di­bu­jo, en las cua­les pu­do ir ad­qui­rien­do las ba­ses de una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. A los 16 años, mien­tras cur­sa­ba el ba­chi­lle­ra­to in­ter­na­cio­nal, se arries­gó a crear un por­ta­fo­lio de di­ver­sas obras de su au­to­ría. Sin pen­sar­lo, es­te tra­ba­jo se con­vir­tió, al po­co tiem­po, en su pa­se de en­tra­da a una de las me­jo­res uni­ver­si­da­des de di­se­ño en el mun­do.

“De­ci­dí pre­sen­tar es­te por­ta­fo­lio en Sa­van­nah Co­lle­ge of Art and De­sign, en Geor­gia (Es­ta­dos Uni­dos). Gra­cias a es­to lo­gré ga­nar una be­ca com­ple­ta pa­ra es­tu­diar Ar­tes Plás­ti­cas y fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, pues allí vi­ví du­ran­te cin­co años. En es­ta uni­ver­si­dad se res­pi­ra la co­la­bo­ra­ción en­tre las dis­tin­tas ca­rre­ras crea­ti­vas: los di­se­ña­do­res de mo­da tra­ba­jan de la mano con ar­tis­tas plás­ti­cos, era co­mo si to­dos los es­pa­cios de es­ta ins­ti­tu­ción es­tu­vie­ran lle­nos de ar­te”, con­tó Ar­ci­nie­gas.

Tras cul­mi­nar con su for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, Adria­na re­gre­só a Ba­rran­qui­lla y es­tan­do en su ciu­dad na­tal se en­te­ró de una ins­ta­la­ción de fo­to­gra­fía que una pla­ta­for­ma ar­tís­ti­ca in­ter­na­cio­nal rea­li­za­ría en Rioha­cha. Ma­ni­fies­ta que le cau­só cu­rio­si­dad, por lo que de­ci­dió via­jar a La Gua­ji­ra pa­ra ha­cer par­te de es­te even­to. Allí pu­do en­trar en con­tac­to con las ar­te­sa­nías de la co­mu­ni­dad wa­yuu, mues­tras cul­tu­ra­les que se con­vir­tie­ron en una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra rea­li­zar una se­rie de pin­tu­ras de gran for­ma­to he­chas al óleo.

“Des­de ese mo­men­to sien­to que na­ció mi cu­rio­si­dad de se­guir co­no­cien­do so­bre las fi­bras y las his­to­rias de las ar­te­sa­nías co­lom­bia­nas. Eso me im­pul­só a ha­cer un es­tu­dio de cam­po en mu­ni­ci­pios cer­ca­nos a Ba­rran­qui­lla y allí de­ci­dí em­pe­zar Ma­yor­ga, mi pro­yec­to de em­pren­di­mien­to, unas car­te­ras he­chas a mano di­se­ña­das por mí y ela­bo­ra­das en co­la­bo­ra­ción con 18 ar­te­sa­nos del Atlán­ti­co y San­tan­der. El con­cep­to va co­nec­ta­do con mi es­ti­lo ar­tís­ti­co, por­que yo lo que quie­ro ha­cer es ar­te por­ta­ble pa­ra las mu­je­res, pues ca­da pie­za con­lle­va en­tre 30 a 70 ho­ras en ser ela­bo­ra­das”, agre­gó Adria­na.

Pa­ra sa­car ade­lan­te es­te pro­yec­to, Adria­na afir­ma que se con­cen­tró en ha­cer un es­tu­dio so­bre las tra­di­cio­nes, el en­torno, las téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción y las ne­ce­si­da­des de es­tas co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos. Gra­cias a es­ta in­ves­ti­ga­ción fue in­vi­ta­da a fi­na­les de agos­to, jun­to a otras ocho di­se­ña­do­ras co­lom­bia­nas, a par­ti­ci­par de la edi­ción nú­me­ro 67 de la Con­fe­ren­cia de la sec­ción de las Or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les (ONG) del De­par­ta­men­to de In­for­ma­ción Pú­bli­ca (DIP) de las Na­cio­nes Uni­das, en Nue­va York.

“Pu­di­mos ha­cer par­te del works­hop ‘ Wea­ving To­get­her’, or­ga­ni­za­do por la ONG Wo­men To­get­her y la pla­ta­for­ma Me­ra­kiu. Allí pu­di­mos ex­po­ner nues­tras obras de ar­te con se­llo ar­te­sa­nal”, pun­tua­li­zó.

Pe­se a ser la di­rec­to­ra crea­ti­va de es­te pro­yec­to de di­se­ño, Adria­na ase­gu­ra que no ha de­ja­do de la­do su rol co­mo ar­tis­ta plás­ti­ca. Es­ta­ble­ce que su es­pe­cia­li­dad es el ar­te fi­gu­ra­ti­vo y el óleo so­bre lino, aun­que en la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra ex­plo­ran­do y rea­li­zan­do obras con el ra­pi­dó­gra­fo so­bre pa­pel, la la­mi­ni­lla de oro y el plás­ti­co PLA.

Se­gún Ar­ci­nie­gas, su pro­ce­so ar­tís­ti­co siem­pre ha es­ta­do orien­ta­do a “crear con­cien­cia so­cial” y a ma­ni­fes­tar su po­si­ción e in­vi­tar a re­fle­xio­nar so­bre “al­gu­na te­má­ti­ca o pro­ble­má­ti­ca de la so­cie­dad”. Es­tan­do en la uni­ver­si­dad rea­li­zó una mues­tra de obras y pin­tu­ras que bus­ca­ron al­zar una voz de pro­tes­ta con­tra

el bull­ying. Es­te año pre­sen­tó en la Fe­ria del Mi­llón una se­rie de di­bu­jos con téc­ni­cas mix­tas, ins­pi­ra­dos en re­tra­tos del si­glo XVII.

“En aque­lla épo­ca se ha­cían pin­tu­ras de la reale­za. En­ton­ces lo que yo ha­go es una re­in­ter­pre­ta­ción de es­te con­cep­to, man­te­nien­do de­ta­lles si­mi­la­res a la épo­ca, pe­ro en mis obras los pro­ta­go­nis­tas son los ar­te­sa­nos del mu­ni­ci­pio de Usia­cu­rí. Mi in­ten­ción fue re­sal­tar el pa­pel que ellos jue­gan en la pre­ser­va­ción de nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral. Pre­ci­sa­men­te son al­gu­nos de los ar­te­sa­nos con los que yo tra­ba­jo en mi pro­yec­to de car­te­ras”, con­tó Adria­na.

Es­ta ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ra con­fie­sa sen­tir­se “sa­tis­fe­cha” de tra­ba­jar en su ciu­dad na­tal. Di­ce que lo que más le sorprende es “el ta­len­to de la Re­gión Ca­ri­be”, pe­ro aña­de que to­da­vía ha­cen fal­ta en Ba­rran­qui­lla “es­pa­cios con­so­li­da­dos y pla­ta­for­mas pa­ra que los ar­tis­tas pue­dan mos­trar sus obras”.

“Sien­to que to­da­vía fal­ta edu­car a la co­mu­ni­dad so­bre el va­lor del ar­te. Mos­trar que el ar­te no es so­lo una pin­tu­ra lle­na de co­lor, se tra­ta de de­mos­trar que hay dis­tin­tas ex­pre­sio­nes y ra­mas ar­tís­ti­cas y, prin­ci­pal­men­te, de apre­ciar el tra­ba­jo del ar­tis­ta”, con­clu­yó Adria­na. GC

SU PRO­PUES­TA AR­TÍS­TI­CA... “Me lla­ma la aten­ción co­no­cer la his­to­ria y el le­ga­do cul­tu­ral de las ar­te­sa­nías co­lom­bia­nas”.

EL AR­TE EN LA CIU­DAD...

“En Ba­rran­qui­lla hay mu­cho ta­len­to, pe­ro to­da­vía ha­cen fal­ta es­pa­cios pa­ra mos­trar las obras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.