Jai­me Na­te­ra y la me­di­ci­na pa­ra su vi­da

EL MÉ­DI­CO BARRANQUILLERO CUEN­TA POR QUÉ SE INCLINÓ POR LA ONCOLOGÍA Y DA RECOMENDACIONES PA­RA TRA­TAR EL CÁN­CER A TIEM­PO. EN LA AC­TUA­LI­DAD VI­VE EN BOGOTÁ Y ES EL PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN PRO CON­GRE­SO DE CANCEROLOGÍA.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 8-9

El barranquillero Jai­me Na­te­ra Ho­yos des­de que cur­sa­ba su eta­pa es­co­lar en el co­le­gio Bif­fi La Sa­lle des­cu­brió que uno de sus gran­des in­tere­ses era la me­di­ci­na, una ca­rre­ra que más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en su gran pa­sión.

“Cuan­do ter­mi­né el ba­chi­lle­ra­to me pre­sen­té con las prue­bas del ICFES en la Uni­ver­si­dad del Cau­ca, en Po­pa­yán. Afor­tu­na­da­men­te pa­sé e hi­ce allá to­da mi ca­rre­ra de me­di­ci­na. En Ba­rran­qui­lla ha­bía una fa­cul­tad de me­di­ci­na que fra­ca­só por lo que me dio te­mor in­ten­tar­lo ahí”, con­tó.

Cuan­do cul­mi­nó su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal hi­zo su año de in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ba­rran­qui­lla y un año ru­ral del ser­vi­cio so­cial obli­ga­to­rio en Cam­po de la Cruz, San­ta Lu­cía y Ba­ra­noa.

Des­pués de eso, du­ran­te al­gu­nos me- ses tra­ba­jó en la Clí­ni­ca Bau­tis­ta de Ba­rran­qui­lla. En su la­bor dia­ria se in­tere­só por ha­cer una es­pe­cia­li­za­ción en Ra­dio­te­ra­pia On­co­ló­gi­ca, un área que usa al­tas do­sis de ra­dia­ción pa­ra des­truir cé­lu­las can­ce­ro­sas.

Una de sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra de­di­car­se a es­ta ca­rre­ra fue el he­cho de te­ner de cer­ca en su fa­mi­lia es­ta en­fer­me­dad. “Ha­ce mu­cho tiem­po una her­ma­ni­ta mía, que te­nía 6 años, fa­lle­ció a cau­sa del cán­cer. De pron­to eso ayu­dó en mi de­ci­sión de in­tere­sar­me en la oncología, ade­más de que hay muy po­ca gen­te de­di­ca­da a es­to en Co­lom­bia”.

Se­gún con­tó, en Ba­rran­qui­lla no ha­bía es­pe­cia­li­za­ción en es­ta área, por lo que de­ci­dió es­tu­diar en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cancerología, en Bogotá.

“A pe­sar de que qui­se se­guir tra­ba­jan­do en Ba­rran­qui­lla, cuan­do re­gre­sé mi cu­po ya es­ta­ba ocu­pa­do por un mé­di­co ve­te­rano. Tam­po­co con­se­guí otro tra­ba­jo, así que me re­gre­sé a Bogotá pa­ra la­bo­rar por va­rios me­ses en la mis­ma ins­ti­tu­ción don­de me es­pe­cia­li­cé”, di­jo.

Pa­sa­do el tiem­po, Jai­me re­ci­bió una pro­pues­ta de tra­ba­jo del Hos­pi­tal Mi­li­tar Cen­tral. “Ahí du­ré 22 años

ejer­cien­do la me­di­ci­na”, con­tó es­te barranquillero que en 1996 fun­dó la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Ra­dio­te­ra­pia, en la que fue pre­si­den­te du­ran­te ocho años.

De la am­plia tra­yec­to­ria de es­te es­pe­cia­lis­ta tam­bién se pue­de re­sal­tar el he­cho de que fue pre­si­den­te de la So­cie­dad Co­lom­bia­na de Cancerología du­ran­te seis años. “Ha­ce cin­co años me nom­bra­ron pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Exa­lum­nos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cancerología. Ac­tual­men­te soy el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro Con­gre­so de Cancerología, una or­ga­ni­za­ción con­for­ma­da por to­das las so­cie­da­des re­la­cio­na­das con es­ta en­fer­me­dad”.

Por otra par­te, es­te es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ró que una de las sa­tis­fac­cio­nes que le ha da­do su la­bor es el he­cho de que cuan­do tra­ta a un pa­cien­te con cán­cer se vuel­ve muy ami­go de la fa­mi­lia y de la per­so­na. “He es­ta­do en bau­ti­zos, ma­tri­mo­nios y fies­tas de per­so­nas alle­ga­das a pa­cien­tes”, con­tó.

En cuan­to a su nú­cleo fa­mi­liar, Jai­me co­men­tó que su es­po­sa es­tu­vo du­ran­te mu­cho tiem­po en el área de la sa­lud; que su hi­ja, An­nie, es­tá cur­san­do una es­pe­cia­li­za­ción en He­ma­to Oncología; y que su hi­jo, Iván, es abo­ga­do y eco­no­mis­ta.

“Soy una per­so­na muy de­di­ca­da a la pro­fe­sión. Me gus­ta in­ves­ti­gar y tra­ba­jar en gru­po y vi­si­tar cons­tan­te­men­te mi ciu­dad na­tal por­que allá es­tá mi ma­dre y mis her­ma­nos, ade­más de que me en­can­ta la co­mi­da”, di­jo.

El es­pe­cia­lis­ta tam­bién co­men­tó que su más gran­de sue­ño es se­guir ayu­dan­do a la gen­te a pe­sar de que “el sis­te­ma de sa­lud es des­agra­de­ci­do por­que la aten­ción pri­ma­ria de los pa­cien­tes no exis­te. Se es­tá vien­do des­de la pri­me­ra con­sul­ta que las en­fer­me­da­des son muy avan­za­das en los pa­cien­tes”.

Jai­me ase­gu­ró que en Co­lom­bia se es­pe­ran de 71.000 a 72.000 ca­sos nue­vos de cán­cer ca­da año. “A me­di­da que el cán­cer se de­tec­te en es­ta­do avan­za­do la po­si­bi­li­dad de co­rrec­ción es me­nor por­que el tu­mor ya es­tá muy gran­de”, di­jo.

Na­te­ra re­co­mien­da a las per­so­nas que con­sul­ten so­bre su in­for­ma­ción ge­né­ti­ca a tra­vés de es­tu­dios pa­ra sa­ber si se es pro­pen­so a te­ner cán­cer y así, po­der tra­tar­lo a tiem­po. GC

AS­PEC­TOS PER­SO­NA­LES “Soy una per­so­na muy de­di­ca­da a la pro­fe­sión. Me gus­ta in­ves­ti­gar y tra­ba­jar en gru­po”. SO­BRE EL CÁN­CER

“A me­di­da que el cán­cer se de­tec­te en es­ta­do avan­za­do la po­si­bi­li­dad de co­rrec­ción es me­nor”.

Jai­me Na­te­ra Ho­yos en la ciu­dad de Bogotá, lu­gar en el que re­si­de des­de ha­ce 34 años.

Jai­me Na­te­ra es es­pe­cia­lis­ta en Ra­dio­te­ra­pia On­co­ló­gi­ca del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cancerología.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.