Ca­ta­li­na Ama­ya Em­pre­sa­ria

Des­de su ca­sa en Mia­mi, la ex­mo­de­lo re­ve­ló de­ta­lles de su fa­mi­lia, su nue­va vi­da y de sus am­bi­cio­sos pro­yec­tos la­bo­ra­les.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Li­li­beth Her­nán­dez Gar­cía FO­TOS Archivo par­ti­cu­lar

La top mo­del de los 90, la de las por­ta­das de las re­vis­tas más leí­das, la co­le­gia­la de los cua­der­nos es­co­la­res, la que ha­cía sus­pi­rar a chi­cos y gran­des, esa mis­ma es­tá de re­gre­so a la vi­da pú­bli­ca.

Sí, Ca­ta­li­na Ma­ya es­tá de vuel­ta con ese mis­mo en­can­to que la lle­vó a abrir las me­jo­res pa­sa­re­las de Co­lom­bia y a con­ver­tir en éxi­to to­dos los pro­duc­tos de los que era ima­gen.

Y lo ha­rá des­pués de 20 años. Es­tá igual, con­ser­va la mis­ma to­na­li­dad ru­bia de su ca­be­llo y su es­bel­ta fi­gu­ra. Pa­re­ce que no le pa­só el tiem­po y es es­to lo que la ha­ce fe­liz, pues gra­cias a que con­ser­va su be­lle­za y cá­li­da per­so­na­li­dad, en la ca­lle aún la re­co­no­cen.

Mien­tras es­tá ro­dea­da de ami­gas — pues abrió las puer­tas de su ca­sa en Mia­mi pa­ra rea­li­zar un ba­zar que na­ció ha­ce cin­co años, en el que reúne ar­tis­tas y di­se­ña­do­ras pa­ra com­par­tir, con­ver­sar y en­tre ellas ven­der sus pro­duc­tos— apro­ve­cha pa­ra ha­blar de su nue­va vi­da.

“El ba­zar en un año lo ha­go tres o cua­tro ve­ces. Es­te em­pe­zó con la mar­ca de ves­ti­dos de ba­ño Agua Ben­di­ta, en ese en­ton­ces no es­ta­ba aquí en el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos, así que em­pe­cé a pro­mo­cio­nar­la en­tre mis ami­gas, lo ha­cía pa­ra dar a co­no­cer la ex­ce­len­te ca­li­dad de los pro­duc­tos co­lom­bia­nos. Fue tan­to el éxi­to que em­pe­cé a in­vi­tar a otros di­se­ña­do­res co­lom­bia­nos, que qui­zás no te­nían la po­si­bi­li­dad de abrir tien­das aquí o es­tar en al­gu­na por cos­to o por co­mi­sio­nes, y esa era una ma­ne­ra de ayu­dar y apo­yar el ta­len­to nues­tro”.

Com­par­tir, apo­yar y em­po­de­rar es lo que Ca­ta­li­na con­si­de­ra que ha­ce ca­da vez que in­vi­ta di­se­ña­do­ras a su ca­sa.

“Es una de mis mi­sio­nes, es de­vol­ver­le un po­co a la vi­da y a mi país to­do lo que me ha da­do des­de que em­pe­cé mi ca­rre­ra, cuan­do te­nía 12 años”.

Si­guien­do con el hi­lo de la con­ver­sa­ción, con­ti­núa ha­blan­do de su ca­rre­ra, de sus dos hi­jos y su re­cien­te bo­da. No sin an­tes con­tar­nos en ex­clu­si­va que es­ta­rá de re­gre­so a la tv.

“Se los cuen­to en pri­mi­cia, es­ta­ré tra­ba­jan­do en Co­lom­bia, en un reality de mo­de­la­je que se lla­ma­rá La Agen­cia, la pre­sen­ta­do­ra se­rá An­drea Ser­na. Se tra­ta de tres due­ñas de agen­cias, to­das mo­de­los exi­to­sas ya re­ti­ra­das, yo se­ré una de ellas, y ten­dré a mi car­go un gru­po de ni­ñas que quie­ren in­cur­sio­nar en es­te mun­do. Es­toy fe­liz de re­gre­sar a lo que me gus­ta”.

Ca­ta­li­na Ma­ya, con su mar­ca­do acen­to pai­sa, afir­mó que a me­dia­dos de oc­tu­bre em­pe­za­rá gra­ba­cio­nes y el pro­yec­to se­rá trans­mi­ti­do en enero de 2019, por el Ca­nal Ca­ra­col.

Las gra­ba­cio­nes se­rán en su ciu­dad na­tal, coin­ci­den­cia que ter­mi­na de es­ta­llar sus emo­cio­nes. Sus hi­jos Va­len­ti­na y Ni­ko, así co­mo su es­po­so Fe­li­pe Pi­mien­to la vi­si­ta­rán ca­da fin de se­ma­na.

De ellos di­ce que le han ma­ni­fes­ta­do su apo­yo in­con­di­cio­nal. Él, más que su es­po­so es su má­na­ger. Ca­be se­ña­lar que Pi­mien­to es uno de los eje­cu­ti­vos de Mag­nus, em­pre­sa que re­pre­sen­ta a ar­tis­tas co­mo Marc Ant­hony, Ale­jan­dro Sanz, Zion & Len­nox y Jen­ni­fer Ló­pez.

“Cuan­do le di­je a Fe­li­pe que me ha­bían lla­ma­do pa­ra es­te pro­yec­to, y le ex­pli­qué de qué se tra­ta­ba, se pu­so fe­liz y me di­jo que él me ma­ne­ja­ría. Es­to es bueno, por­que tra­ba­jar con mi ma­ri­do es lo me­jor que me pue­de pa­sar: es­toy en las me­jo­res ma­nos y ade­más no me cobra co­mi­sión”, di­ce en­tre ri­sas.

Lle­va seis me­ses de ca­sa­da. Es­te es su se­gun­do ma­tri­mo­nio. A su es­po­so lo des­cri­be co­mo amo­ro­so, crea­ti­vo, tra­ba­ja­dor y muy fa­mi­liar.

De su ex­pe­rien­cia co­mo ma­dre di­ce que se sien­te rea­li­za­da, pues uno de sus sue­ños era ser ma­má y ama de ca­sa.

Re­co­no­ce que se sien­te lis­ta pa­ra re­to­mar su ca­rre­ra. Por eso mis­mo, la pai­sa tam­bién apro­ve­cha­rá su re­gre­so pa­ra lan­zar su lí­nea de pro­duc­tos de be­lle­za, que pa­ra em­pe­zar in­clui­rá tres pro­duc­tos: “un tan­ning, co­lor pa­ra la piel que no man­che y que no se vea na­ran­ja, ideal pa­ra la gen­te que no se aso­lea y desea lu­cir un efec­to bron­cea­do. Tam­bién ten­drá un co­rrec­tor de oje­ras y lá­piz la­bial, to­do con su nom­bre co­mo mar­ca”.

En po­cos me­ses em­pe­za­rá la dis­tri­bu­ción y mar­ke­ting en Co­lom­bia. “Se­rán pro­duc­tos a ba­jo cos­to, por­que sí se pue­de cui­dar la piel y ver­se be­lla con cos­tos muy ba­ra­tos”. GC

Ca­ta­li­na ase­gu­ra sen­tir­se fe­liz con su ne­go­cio y retorno a la pan­ta­lla chi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.