Ma­ria­na Ve­ra Ar­tis­ta plás­ti­ca.

La cro­má­ti­ca de la ba­rran­qui­lle­ra es­tá ins­pi­ra­da en la na­tu­ra­le­za, me­dian­te la cual pre­ten­de im­pre­sio­nar el al­ma de quie­nes apre­cian su ar­te. En la ac­tua­li­dad pre­sen­ta su ins­ta­la­ción ‘Me­ri­diano 82’.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Johnny Ho­yos

La ima­gi­na­ción es la fa­cul­tad del al­ma pa­ra re­pre­sen­tar imá­ge­nes de ele­men­tos reales o idea­les. Y es pre­ci­sa­men­te el re­cur­so que em­plea la ar­tis­ta plás­ti­ca Ma­ria­na Ve­ra Diep­pa a la ho­ra de ma­te­ria­li­zar sus obras.

Na­ció en Ba­rran­qui­lla y a los 12 años par­tió de su tie­rra na­tal y ate­rri­zó en Eu­ro­pa, con el fin de cul­mi­nar su for­ma­ción aca­dé­mi­ca. Hoy día cuen­ta con 15 años en el cam­po de las ar­tes y se con­si­de­ra una ar­tis­ta com­pro­me­ti­da con las cau­sas so­cia­les y eco­ló­gi­cas.

Sus cua­dros ha­cen alu­sión a la na­tu­ra­le­za, pues en ellos in­mor­ta­li­za lo pe­re­ce­de­ro con­vir­tién­do­lo a su vez en lo que ella lla­ma poe­sía vi­sual. Ase­gu­ra con­tar con una fuer­te in­fluen­cia de par­te de su ma­dre El­sie Diep­pa, quien era aman­te de las le­tras y de­di­có su vi­da a la poe­sía.

Ve­ra Diep­pa se­ña­la que su es­ta­día en Eu­ro­pa y la edu­ca­ción que ad­qui­rió allí fue esen­cial pa­ra con­tem­plar las obras de gran­des maes­tros y per­mear­se de ar­tis­tas co­mo Pi­cas­so, Bra­que, El Bos­co, Gau­guin y Rous­seau, en­tre otros.

A lo lar­go del tiem­po re­sal­ta ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ex­po­ner sus crea­cio­nes en Nue­va York, es­pe­cí­fi­ca­men­te en La­tin Co­llec­tor Art Ga­llery, y da a co­no­cer que lo­gró con­se­guir el aval del re­co­no­ci­do crí­ti­co de ar­te, Ed­ward Su­lli­van.

“Tam­bién he ex­pues­to en el Pin­ta Fair de Lon­dres con mi ga­le­ris­ta Fre­de­ri­co Seve. Ex­pu­se en el Ban­co de la Re­pú­bli­ca de San An­drés, en la Adua­na de Ba­rran­qui­lla y, ade­más, he pre­sen­ta­do mis úl­ti­mas ins­ta­la­cio­nes en el Sa­lón Re­gio­nal de Ar­tis­tas del Ca­ri­be, si­tua­do en El An­ti­guo Edi­fi­cio de Col­ta­ba­co en Ba­rran­qui­lla y en la Ga­le­ría 333, de Bo­go­tá”.

Dis­fru­ta so­ñar mun­dos y re­crear­los a tra­vés de su ar­te. To­das sus crea­cio­nes res­pon­den a una téc­ni­ca mix­ta, en la que re­cu­rre a ele­men­tos na­tu­ra­les pa­ra re­fe­ren­ciar­los.

Hoy día cuen­ta con una obra que de­no­mi­na Me­ri­diano 82 y que tie­ne lu­gar en la fe­ria y fes­ti­val de ar­te y cul­tu­ra Bar­cú, en Bo­go­tá. Es­ta ins­ta­la­ción con­for­ma­da por bo­yas ma­ri­nas mul­ti­co­lo­res, que cuel­gan des­de lo al­to del cie­lo ra­so, lo­gró lle­var­la a ca­bo gra­cias a que com­pró al­gu­nas y re­co­lec­tó otras du­ran­te va­rios me­ses a tra­vés de un pro­ce­so de re­ci­cla­je. Lue­go de te­ner­las y lim­piar­las en su to­ta­li­dad, se de­di­có a pin­tar­las de for­ma ma­nual una por una. El men­sa­je de es­te tra­ba­jo, que es­tá de­di­ca­do a los pes­ca­do­res na­ti­vos del ar­chi­pié­la­go de San An­drés, Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na, bus­ca sen­si­bi­li­zar a la so­cie­dad fren­te a una reali­dad la­ten­te.

“A tra­vés de es­ta ex­pre­so el des­con­ten­to de los na­ti­vos de las is­las fren­te al he­cho de que les arre­ba­ta­ran 75.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de mar, a cau­sa de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas sin sen­ti­do”.

En la lis­ta de sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos fi­gu­ra en pri­mer lu­gar el pin­tor y escultor Pa­blo Pi­cas­so, pues sus­ten­ta que en vi­da lo­gró “rom­per los pos­tu­la­dos del ar­te de su épo­ca”.

Ha­ce 28 años es­tá ra­di­ca­da en­tre San An­drés, Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na, lu­ga­res que con­si­de­ra invaluables por la pa­sión que les ge­ne­ra.

Y aun­que no tie­ne hi­jos y tam­po­co es­tá ca­sa­da, es­ti­ma que sus obras e ins­ta­la­cio­nes son hi­jos que ad­mi­ra y ex­po­ne con sa­tis­fac­ción. Cuan­do ven­de al­guno ase­gu­ra ex­pe­ri­men­tar una sen­sa­ción par­ti­cu­lar que so­lo una ma­dre en­tien­de cuan­do un hi­jo par­te del ho­gar.

Des­ta­ca de sí mis­ma su ins­tin­to in­tui­ti­vo y di­ce abrir las puer­tas de la per­cep­ción con la ins­pi­ra­ción de lo al­to. So­bre su mu­sa, in­di­ca que vie­ne de par­te de una ye­gua lla­ma­da Ca­ra­me­lo, que la vi­si­ta cuan­do se en­cuen­tra en Pro­vi­den­cia.

No tie­ne in­cli­na­ción por nin­gún co­lor, pe­ro ma­ne­ja una cro­má­ti­ca ins­pi­ra­da en la na­tu­ra­le­za, con la que pre­ten­de acer­car­se a ella e im­pre­sio­nar el al­ma de los que con­tem­plan sus obras e ins­ta­la­cio­nes. Bus­ca “dar­le par­ti­ci­pa­ción al rea­lis­mo má­gi­co que inun­da los pa­ra­jes tro­pi­ca­les, pues en es­to lo ex­tra­or­di­na­rio, que es­tá in­mer­so en lo or­di­na­rio, sa­le a re­lu­cir por sí mis­mo”.

Por úl­ti­mo, ana­li­za la si­tua­ción del ar­te en Co­lom­bia y di­ce que aun­que es­tá cam­bian­do y exis­te cier­ta apre­cia­ción del ar­te con­tem­po­rá­neo y no con­tem­po­rá­neo, aún le fal­ta. “A pe­sar de to­do, el ar­te no es tan apre­cia­do co­mo en los paí­ses de Eu­ro­pa, don­de su cul­tu­ra abre opor­tu­ni­da­des a nue­vos ta­len­tos, y ad­mi­ra y da a co­no­cer a los an­ti­guos maes­tros”. GC

SO­BRE SU MU­SA... “Es una ye­gua, lla­ma­da Ca­ra­me­lo, que me vi­si­ta ca­da vez que es­toy en Pro­vi­den­cia”.

‘ME­RI­DIANO 82’ ES... “Una ins­ta­la­ción en ho­nor a los pes­ca­do­res na­ti­vos de San An­drés, Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.