Onei­da Márquez Po­li­tó­lo­ga.

Con 23 años, Onei­da Márquez tie­ne cla­ro que “ayu­dar al otro” es su pro­yec­to de vi­da. En la ac­tua­li­dad, tra­ba­ja con ni­ños en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad de su mu­ni­ci­pio.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Apren­der a dar sin re­ci­bir na­da cam­bio. Ese ha si­do el le­ma que ha guia­do la vi­da de Onei­da Márquez Nar­váez. sus 23 años, es­ta po­li­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad del Nor­te ase­gu­ra que se en­cuen­tra cum­plien­do con gran­des pro­yec­tos en su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. En la ac­tua­li­dad, cur­sa una maes­tría en Mar­ke­ting Po­lí­ti­co y es­tá ha­cien­do reali­dad un sue­ño que siem­pre ha te­ni­do des­de pe­que­ña: ser­vir a la co­mu­ni­dad.

“Re­cuer­do que mi vo­ca­ción por ayu­dar a los de­más co­men­zó cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio. Es­tu­dié en la Es­cue­la Nor­mal San­ta Te­re­si­ta de Sa­ba­na­lar­ga y allí fui co­no­cien­do el va­lor de la so­li­da­ri­dad en co­sas tan pe­que­ñas co­mo com­par­tir la me­rien­da con com­pa­ñe­ros que no po­dían co­mer por­que no les al­can­za­ba el di­ne­ro pa­ra los pa­sa­jes del bus. Fue ahí cuan­do em­pe­cé a en­ten­der

las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas, sin que ellos tu­vie­ran que con­tar­las y apren­der a ayu­dar sin vul­ne­rar los sen­ti­mien­tos de los de­más”, afir­mó.

Po­co a po­co, Onei­da fue no­tan­do la im­por­tan­cia de “vi­vir por la po­lí­ti­ca y no de la po­lí­ti­ca”, al con­si­de­rar es­te cam­po co­mo un me­dio pa­ra po­der “ser­vir a los más ne­ce­si­ta­dos”. Mo­ti­va­da por es­te pen­sa­mien­to, fue cuan­do de­ci­dió ins­cri­bir­se en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de Cien­cias Po­lí­ti­cas y Go­bierno e ini­ciar una can­di­da­tu­ra al Con­se­jo Mu­ni­ci­pal de Ba­ra­noa. Afir­ma que gra­cias a es­ta ex­pe­rien­cia pu­do ir­se “aden­tran­do en lo más pro­fun­do de la so­cie­dad” y a com­pren­der que “es po­si­ble en­con­trar­se a sí mis­mo al per­der­nos en el ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad”.

Es por ello que, tras per­der su can­di­da­tu­ra, asu­mió el re­to de em­pe­zar a tra­ba­jar en pro del bie­nes­tar de los ni­ños de su mu­ni­ci­pio en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Pa­ra na­die es un se­cre­to que di­ciem­bre es el mes que to­dos es­pe­ra­mos, pues apro­ve­cha­mos pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia, in­ter­cam­biar re­ga­los y mu­chas ex­pe­rien­cias. Pe­ro es­tos son ni­ños que du­ran­te el año no siem­pre pue­den co­mer sus tres co­mi­das al día y por es­tas fe­chas siem­pre es­tán a la ex­pec­ta­ti­va. Pro­cu­ra­mos en la pri­me­ra se­ma­na de di­ciem­bre po­der­les brin­dar una jor­na­da de en­tre­ga de ro­pa y mer­ca­di­tos. Cuan­do se acer­ca el 24, or­ga­ni­za­mos una do­na­ción de re­ga­los pa­ra que en Na­vi­dad to­dos pue­dan es­tre­nar sus ju­gue­tes”, agre­gó.

Onei­da afir­ma que aun­que su in­ten­ción es po­der ayu­dar­los a to­dos, sue­le dar­les prio­ri­dad a las per­so­nas que vi­ven en zo­nas de in­va­sión y a los ni­ños con Sín­dro­me de Down, con quie­nes rea­li­za unas ac­ti­vi­da­des es­pe­cí­fi­cas.

Asi­mis­mo, du­ran­te es­tos días, es­ta jo­ven se en­cuen­tra li­de­ran­do una la­bor so­cial que pue­da ge­ne­rar un “im­pac­to po­si­ti­vo en la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na de Ba­rran­qui­lla”.

“To­do co­men­zó cuan­do de­ci­dí pre­gun­tar­les a los ve­ne­zo­la­nos que tra­ba­jan en los se­má­fo­ros dón­de es­tán vi­vien­do. La ma­yo­ría coin­ci­dió que es­tan or­ga­ni­za­dos a las afue­ras de la ciu­dad, en unos cam­bu­ches don­de hay mu­chos ni­ños en­fer­mos y ha­ce fal­ta la co­mi­da y la ro­pa. En­ton­ces lle­gué has­ta allá, em­pe­cé a co­no­cer­los y or­ga­ni­cé un cen­so con el que he po­di­do de­ter­mi­nar cuá­les son sus prio­ri­da­des en el mo­men­to y así evi­tar que ellos ten­gan una ca­li­dad de vi­da des­fa­vo­ra­ble”, es­ta­ble­ció.

Onei­da ma­ni­fies­ta que aun­que en oca­sio­nes se le pre­sen­tan di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de ser­vir a es­tas co­mu­ni­da­des, con­fie­sa que lo que la mo­ti­va a se­guir ade­lan­te es “re­ci­bir una son­ri­sa sin­ce­ra, no­ble y de agra­de­ci­mien­to de una per­so­na, pues es un ac­to que vie­ne del co­ra­zón”.

Aña­de que aho­ra que es­tá ra­di­ca­da en Ba­rran­qui­lla, le gus­ta­ría “ex­ten­der a ni­vel de­par­ta­men­tal” la im­por­tan­cia de re­co­rrer los mu­ni­ci­pios del Atlán­ti­co pa­ra que to­dos sean tes­ti­gos de sus ri­que­zas, pe­ro tam­bién de la si­tua­ción de po­bre­za de es­tos te­rri­to­rios.

“Con­si­de­ro que es­te ti­po de la­bo­res son un te­ma de vo­ca­ción. Pe­ro aun así to­dos de­be­ría­mos te­ner la mis­ma in­ten­ción de ayu­dar por­que con­si­de­ro que to­dos me­re­ce­mos ser fe­li­ces. Te­ne­mos que po­ner­nos la mano en el co­ra­zón y dar un po­co de lo nues­tro a los de­más”, con­clu­yó. GC

SU MO­TI­VA­CIÓN... “Hay que apren­der a dar y ayu­dar sin re­ci­bir na­da a cam­bio”.

UN OB­JE­TI­VO... “Te­ne­mos que po­ner­nos la mano en el co­ra­zón y dar un po­co de lo nues­tro a los de­más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.