Sa­ber de­cir No

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Al­gu­nos tie­nen mie­do de de­cir­le no a lo que le pro­po­nen y la ver­dad mu­chas ve­ces es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo. Me pre­gun­to: ¿qué de­bo tra­ba­jar en mí pa­ra po­der ser ca­paz de de­cir­le que no a aque­llos que me ha­cen pro­pues­tas que con­si­de­ro que son des­truc­ti­vas pa­ra mi vi­da? Lo pri­me­ro que tie­ne que tra­ba­jar es: Sa­ber quién eres y qué pien­sas. Uno tie­ne que te­ner un al­to au­to­co­no­ci­mien­to y una gran acep­ta­ción de uno mis­mo. Sin sa­ber qué es lo que me ca­rac­te­ri­za co­mo ser hu­mano no po­dré te­ner cla­ro que no es ne­go­cia­ble en mi vi­da. Aho­ra, pa­ra po­der vi­vir au­to­de­ter­mi­nán­do­se es ne­ce­sa­rio que uno se­pa que es lo que uno quie­re en la vi­da, qué pro­yec­to te­ne­mos, ha­cia dón­de que­re­mos lle­var nues­tros es­fuer­zos, cuá­les son los va­lo­res que em­pu­jan nues­tro pro­yec­to de vi­da, que no ne­go­cia­mos con na­die y que nos de­fi­ne esen­cial­men­te. Cuan­do no sa­be­mos quié­nes so­mos, ter­mi­na­mos de ve­le­tas, gi­ran­do pa­ra cual­quier la­do por la fuer­za del vien­to de las crí­ti­cas y los de­seos de los de­más. Cuan­do sa­bes qué va­lo­res te ca­rac­te­ri­zan pue­des de­cir­le a los de­más: dis­cúl­pen­me, pe­ro no. Ten­go el de­re­cho de no acep­tar lo que con­si­de­ro es­tá yen­do con­tra mi ser pe­ro pa­ra ello ten­go que te­ner cla­ro que es lo que soy y que es lo que quie­ro. Do­lo­ro­sa­men­te nues­tra so­cie­dad no pre­mia el au­to­co­no­ci­mien­to y la au­to­va­lo­ra­ción, sino que más bien pi­de que to­dos nos es­con­da­mos tras de la mo­da y asu­ma­mos ca­rac­te­rís­ti­cas que no son nues­tras.

Lo se­gun­do es te­ner ca­pa­ci­dad crí­ti­ca. Te­ne­mos que ser crí­ti­cos, hom­brees y mu­je­res ca­pa­ces de ana­li­zar bien ca­da una de las pro­pues­tas que nos ha­gan y dar­nos cuen­ta que no es­tá bien. No po­de­mos te­ner mie­do de sos­pe­char de los ofre­ci­mien­tos que nos es­tán ha­cien­do. Hay que dis­cer­nir bien qué con­se­cuen­cias tie­ne pa­ra no­so­tros lo que nos ofre­cen. No po­de­mos tra­gar en­te­ro. No po­de­mos creer co­mo vá­li­do, ver­da­de­ro, bueno, to­do lo que oí­mos, ve­mos y nos pre­sen­tan. Mi abue­la usa­ba un cri­te­rio de aná­li­sis que me pa­re­ce in­tere­san­te ella siem­pre de­cía an­te una pro­pues­ta ex­tra­or­di­na­ria que le ha­cía: “de eso bueno no dan tan­to”. Con lo cual ma­ni­fes­ta­ba su du­da de tan­tas bon­da­des. Mu­chas ve­ces de­trás de lin­das pa­la­bras y de im­pac­tan­tes imá­ge­nes se es­con­den los peo­res in­tere­ses. No ten­gas mie­do de pre­gun­tar y de du­dar, eso es lo que te ga­ran­ti­za ac­tuar bien. Fren­te a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sí que te­ne­mos que ser crí­ti­cos, por­que de­trás de esas in­for­ma­cio­nes nor­mal­men­te se es­con­den in­tere­ses que te­ne­mos que co­no­cer pa­ra po­der ana­li­zar y cri­ti­car. El ser cri­ti­co de­be ser al­go que le en­se­ñe­mos a nues­tros hi­jos, por­que esa es la úni­ca ga­ran­tía que te­ne­mos de que no los en­ga­ña­ran fá­cil­men­te. Mu­chas ve­ces le im­po­ne­mos al ni­ño lo que no­so­tros que­re­mos y des­pués nos ex­tra­ña­mos que otros le im­pon­gan lo des­truc­ti­vo. Pa­ra que nues­tros hi­jos pue­dan de­cir­le que no a los otros, te­ne­mos que acep­tar que den sus opi­nio­nes, que ma­ni­fies­ten sus con­cep­tos, que cri­ti­quen nues­tras po­si­cio­nes y que nos pue­dan de­cir que no es­tán de acuer­do. Ser crí­ti­cos no sig­ni­fi­ca ser cri­ti­co­nes.

Es­toy se­gu­ro que apren­dien­do a de­cir que No en los mo­men­tos opor­tu­nos se­rás más fe­liz. GC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.