Jai­der Es­ca­lan­te Co­mu­ni­ca­dor so­cial - pe­rio­dis­ta.

Jai­der Es­ca­lan­te es un ba­rran­qui­lle­ro, de 21 años, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo de vi­da ayu­dar a los ni­ños que pa­de­cen cáncer. Es co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta y di­ri­ge la fun­da­ción Brin­de­mos Son­ri­sas.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: @Sha­rond­ka­lil FO­TOS Ra­fael Po­lo

“Si tie­nes un don com­pár­te­lo con quien más lo ne­ce­si­ta”. Ese es uno de los le­mas de Jai­der Es­ca­lan­te, quien con 21 años des­cu­brió que el ma­yor pro­pó­si­to en su vi­da es ser­vir a las co­mu­ni­da­des me­nos fa­vo­re­ci­das en el mun­do.

El tam­bién co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta siem­pre tu­vo el an­he­lo de im­pac­tar po­si­ti­va­men­te la vi­da de las per­so­nas en su al­re­de­dor. “Le em­pe­cé a lle­var ju­gue­tes en la épo­ca de Na­vi­dad a ni­ños de ba­jos re­cur­sos de la ciu­dad. Un día re­ci­bí un men­sa­je a tra­vés de las re­des so­cia­les de una per­so­na que me pe­día ayu­da pa­ra su hi­jo, San­tia­go San­juán, quien pa­de­cía cáncer y vi­vía en Usia­cu­rí”.

Jai­der aten­dió ese pri­mer lla­ma­do po­nién­do­se a dis­po­si­ción de aquel ni­ño, quien fue su mo­ti­va­ción pa­ra ini­ciar uno de sus más gran­des pro­yec­tos: una fun­da­ción sin ani­mo de lu­cro pa­ra apo­yar a los ni­ños con cáncer.

“Vi­si­tan­do a San­tia­go en una clí­ni­ca de la ciu­dad me di cuen­ta de una par­ti­cu­la­ri­dad: to­do el pa­be­llón es­ta­ba lleno de ni­ños con cáncer, que ade­más de li­diar con es­ta en­fer­me­dad, te­nían mu­chas ne­ce­si­da­des. En­ton­ces, em­pe­cé a in­da­gar có­mo po­dría ayu­dar a esos ni­ños y así, ha­ce tres años, na­ció la fun­da­ción Brin­de­mos Son­ri­sas”, con­tó.

Así pues, Jai­der ade­más de cur­sar una es­pe­cia­li­za­ción en co­mu­ni­ca­ción pa­ra el desa­rro­llo so­cial, de­di­ca sus días

a po­ten­cia­li­zar es­te es­pa­cio de ayu­da en el que, con el reciclaje de ta­pas de plás­ti­co y pa­pe­les, con­si­gue re­cur­sos pa­ra brin­dar­le a los ni­ños con cáncer trans­por­te, pa­ña­les, ali­men­to, apo­yo psi­co­ló­gi­co, en­tre otros be­ne­fi­cios.

“En la ca­ri­dad y el bien co­mún he en­con­tra­do mi fe­li­ci­dad. Ca­da vez que com­par­to con ni­ños con cáncer me sien­to sú­per fe­liz; ca­da vez que hay una ac­ti­vi­dad es­toy an­sio­so y con­ten­to. Hay días en los que de pron­to he­mos reí­do o llo­ra­do, pe­ro siem­pre lo he­mos he­cho te­nien­do fe en Dios, que es más gran­de que el cáncer”, di­jo es­te ba­rran­qui­lle­ro.

Por otra par­te, Jai­der se con­si­de­ra una per­so­na ale­gre y tran­qui­la que dis­fru­ta pa­sar tiem­po jun­to con su fa­mi­lia y ami­gos. “Mis pa­dres en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des ha he­cho do­na­cio­nes a dis­tin­tas fun­da­cio­nes, por lo tan­to ellos han es­ta­do muy com­pro­me­ti­dos con mis pro­yec­tos. Han si­do fun­da­men­ta­les. Mis ami­gos y ve­ci­nos tam­bién me han apo­ya­do en ca­da pa­so que he da­do”.

Jai­der con­si­de­ra que uno de sus ob­je­ti­vos en la vi­da es cum­plir los sue­ños y an­he­los de es­tos ni­ños, por lo que jun­to con vo­lun­ta­rios ha tra­ba­ja­do pa­ra que es­tos co­noz­can a sus ar­tis­tas pre­fe­ri­dos, es­cu­chen a los ta­len­tos de la ciu­dad o re­ci­ban un re­ga­lo de su par­te.

“Tu­ve una gran ex­pe­rien­cia con una ni­ña de 16 años lla­ma­da Gis­sely. Ella era muy ale­gre y va­lien­te. Nos ex­pre­só que que­ría co­no­cer a Ja­mes Ro­drí­guez y em­pe­za­mos a tra­ba­jar por sus sue­ños de la mano de mu­chas per­so­nas. Lo­gra­mos que Ja­mes le en­via­ra una ca­mi­sa y ha­bla­ra con ella vía te­le­fó­ni­ca, an­tes de que fa­lle­cie­ra por el cáncer”, con­tó.

Es­te ti­po de obras, ase­gu­ró Jai­der, ha con­tri­bui­do de gran ma­ne­ra en su vi­da pues ha “apren­di­do a ser más agra­de­ci­do y a ser va­lien­te al igual que los ni­ños”.

“Nor­mal­men­te en di­ciem­bre si­go vi­si­tan­do a cier­tas co­mu­ni­da­des pa­ra lle­var­les ju­gue­tes. Tam­bién he apo­ya­do a va­rias fun­da­cio­nes que tra­ba­jan en pro de los ha­bi­tan­tes de la ca­lle. Sus lí­de­res la­bo­ran pa­ra brin­dar­le una es­pe­ran­za a la so­cie­dad”, di­jo.

Den­tro de los sue­ños que tie­ne Jai­der pa­ra su vi­da es­tá el he­cho de se­guir pre­pa­rán­do­se aca­dé­mi­ca­men­te y, en un fu­tu­ro, lle­gar a ges­tio­nar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que be­ne­fi­cien a la so­cie­dad.

“Otro ob­je­ti­vo que ten­go es que to­da la co­mu­ni­dad ba­rran­qui­lle­ra se in­tere­se por ayu­dar a los ni­ños con cáncer que ne­ce­si­tan mu­cho de no­so­tros”, men­cio­nó.

Así pues, es­te jo­ven in­vi­ta con su la­bor a las per­so­nas pa­ra que apor­ten un gra­ni­to de are­na en el bie­nes­tar de los de­más. “Sé que hay mu­cha gen­te que tie­ne la in­ten­ción de ayu­dar (...) de­ben te­ner en cuen­ta que pue­den los re­cur­sos a tra­vés de mu­chas me­di­das, por ejem­plo, el reciclaje: ven­dien­do las ta­pas plás­ti­cas, pa­pe­les y li­bros a re­ci­cla­do­res”. GC

SU IN­TER­AC­CIÓN CON LOS NI­ÑOS

“Hay días en los que he­mos reí­do o llo­ra­do, pe­ro siem­pre lo he­mos he­cho te­nien­do fe en Dios ”.

SO­BRE SU EN­TORNO

“Mis pa­dres han si­do fun­da­men­ta­les. Mis ami­gos y ve­ci­nos tam­bién me han apo­ya­do en ca­da pa­so que he da­do”.

Uno de los gran­des sue­ños de es­te jo­ven es ges­tio­nar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que be­ne­fi­cien a la so­cie­dad.

Jai­der ade­más de la­bo­rar en su fun­da­ción, cur­sa una es­pe­cia­li­za­ción en co­mu­ni­ca­ción pa­ra el desa­rro­llo so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.