Car­los Pa­tin y Deb­bie Prie­to Abo­ga­do e in­ge­nie­ra in­dus­trial

Es­ta pa­re­ja ase­gu­ra que una de las cla­ves de su re­la­ción es “dis­fru­tar de los pe­que­ños mo­men­tos de la vi­da”. En la ac­tua­li­dad, son pa­dres de Fran­ces­ca, de un año y 8 me­ses.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Daniela Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Aun­que tie­nen per­so­na­li­da­des dis­tin­tas, el abo­ga­do Car­los Pa­tin Cu­re y la in­ge­nie­ra in­dus­trial Deb­bie Prie­to Ju­liao ase­gu­ran que “les gus­tan las mis­mas ac­ti­vi­da­des, pien­san si­mi­lar en mu­chos as­pec­tos” y com­par­ten “el mis­mo es­pí­ri­tu fa­mi­liar”.

Se co­no­cie­ron ha­ce diez años, cuan­do Deb­bie te­nía 17 años y Car­los, 22. La fies­ta de gra­do del co­le­gio de ella se con­vir­tió en “la ex­cu­sa ideal” pa­ra po­der en­con­trar­se, bai­lar y co­men­zar una his­to­ria de amor, amis­tad y bue­nos re­cuer­dos.

“Me acuer­do que una ami­ga lo lle­vó a la fies­ta de gra­do por­que lo ha­bía co­no­ci­do en otra ce­le­bra­ción y a ella le gus­ta­ba có­mo bai­la­ba. Pe­ro en el trans­cur­so de la no­che, re­sul­tó sien­do mi pa­re­jo. Él me de­cía que era muy lin­da y me acuer­do que eso me in­ti­mi­da­ba. Des­pués, el si­guió lla­mán­do­me, yo le de­cía que él a mí no me gus­ta­ba, pe­ro siem­pre le acep­ta­ba las lla­ma­das y las sa­li­das. Él tie­ne un gran po­der de con­ven­ci­mien­to, nos em­pe­za­mos a co­no­cer y dos me­ses des­pués nos en­no­via­mos”, con­tó Deb­bie.

Así mis­mo, Car­los afir­ma que, aun­que ese fue el día ofi­cial en el que se co­no­cie­ron, él ya sa­bía quién era Deb­bie, pues el her­mano ma­yor de ella se ha­bía gra­dua­do del co­le­gio con unos primos su­yos. In­clu­so, ma­ni­fies­ta que eran ve­ci­nos cuan­do vi­vían con sus pa­pás, pe­ro nun­ca ha­bían ha­bla­do.

“Yo re­cuer­do que una vez es­ta­ba vien­do el vi­deo de mis 15 años. De re­pen­te veo que Car­los ha­bía si­do el DJ de la fies­ta. Fue una gran sor­pre­sa. Lue­go su­pe que co­mo él era ami­go del due­ño del si­tio, lo es­ta­ba ayu­dan­do con el te­ma de la mú­si­ca. Me lla­mó mu­cho la aten­ción por­que en una de las es­ce­nas él sa­le atrás vién­do­me. Pe­ro ese día ni si­quie­ra nos pre­sen­ta­ron”, ex­pli­có Deb­bie.

Sin em­bar­go, sus vi­das se cru­za­ron dos años des­pués y, des­de ese en­ton­ces, no se han se­pa­ra­do. Du­ra­ron ocho años co­mo no­vios, tiem­po en el cual pu­die­ron “crecer juntos” y for­mar­se co­mo pro­fe­sio­na­les. Con­fie­san que siem­pre han dis­fru­ta­do de la mú­si­ca y del bai­le, por lo que se con­si­de­ran “ca­lle­je­ros y rum­be­ros”. Des­de que es­tán juntos, lo su­yo siem­pre ha si­do “ser ami­gue­ros y so­cia­les”.

“Pro­cu­ra­mos no dar­le re­le­van­cia o tras­cen­den­cia a los pro­ble­mas de la co­ti­dia­ni­dad”.

“La lle­ga­da de Fran­ces­ca fue es­pe­cial. Lle­gó más a su­mar que a cam­biar”.

Cuan­do Deb­bie y Car­los cum­plie­ron los 25 y 30 años, res­pec­ti­va­men­te, sin­tie­ron que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ir­se a vi­vir juntos y “for­mar un ho­gar”. Se ca­sa­ron el 30 de abril de 2016 en una ce­re­mo­nia ca­tó­li­ca en la Igle­sia de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción y des­pués ofre­cie­ron una re­cep­ción en el Ho­tel Dann Carl­ton, al que asis­tie­ron sus fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. “No­so­tros siem­pre pen­sa­mos en ha­cer de ese día una oca­sión es­pe­cial pa­ra no­so­tros y pa­ra los in­vi­ta­dos. Nos lle­na mu­cho pen­sar que la gen­te la pa­só muy bien en la igle­sia y en la fies­ta. Siem­pre me ha gus­ta­do ser de­ta­llis­ta en los even­tos e in­clu­so me con­cen­tré en or­ga­ni­zar va­rios as­pec­tos de la bo­da. Bai­la­mos has­ta las seis de la ma­ña­na”, es­ta­ble­ció Car­los.

Des­pués, se fue­ron de lu­na de miel a Eu­ro­pa. Vi­si­ta­ron La Re­pú­bli­ca Checa, Aus­tria, Hun­gría y Croa­cia. De es­ta ex­pe­rien­cia re­cuer­dan que an­da­ban por las ca­lles con un par­lan­te, pues la mú­si­ca es un “ele­men­to in­dis­pen­sa­ble” en su ho­gar y en su re­la­ción co­mo pa­re­ja.

Al mes del ma­tri­mo­nio, Deb­bie que­dó em­ba­ra­za­da de Fran­ces­ca. Fren­te a la lle­ga­da de su pri­mo­gé­ni­ta a su ho­gar, la pa­re­ja coin­ci­de que “lle­gó más a su­mar que a cam­biar”.

“Ha si­do una gran ex­pe­rien­cia. Fran­ces­ca ya tie­ne un año y ocho me­ses. Con su lle­ga­da cam­bia­ron las prio­ri­da­des, pues aho­ra pen­sa­mos dos ve­ces an­tes de to­mar una de­ci­sión. Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les no he­mos cam­bia­do mu­cho nues­tro es­ti­lo de vi­da. Des­de pe­que­ña la he­mos lle­va­do a ca­sa de nues­tros ami­gos y res­tau­ran­tes, mien­tras ella duer­me. No nos res­trin­gi­mos de tan­tas co­sas por­que pien­so que a ve­ces las per­so­nas caen en el error de exa­ge­rar en el cui­da­do de los ni­ños en es­ta eta­pa, co­mo si fue­ran de por­ce­la­na. No nos com­pli­ca­mos tan­to”, pun­tua­li­zó Car­los.

En las di­fi­cul­ta­des o los mo­men­tos di­fí­ci­les, Deb­bie y Car­los son el prin­ci­pal apo­yo del otro. Afir­man que pro­cu­ran “dis­fru­tar de los pe­que­ños mo­men­tos de la vi­da” y no “dar­le re­le­van­cia o tras­cen­den­cia a los pro­ble­mas de la co­ti­dia­ni­dad”. Son es­tas las cla­ves que les han per­mi­ti­do ir cons­tru­yen­do juntos, des­de ce­ro, su pro­pio pro­yec­to de vi­da. GC

Uno de los pro­yec­tos per­so­na­les de Car­los y Deb­bie es te­ner más hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.