Hay que sa­ber de­cir que no

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Ha­ce unos días in­sis­tía en que le po­de­mos de­cir que no a las pro­pues­tas que nos ha­cen a dia­rio. No es­ta­mos obli­ga­dos a acep­tar lo que otros nos pro­po­nen. Sin em­bar­go, creo que te­ne­mos que apren­der a sa­ber de­cir que no. Es ne­ce­sa­rio que ha­ga­mos una ex­po­si­ción in­te­li­gen­te y me­su­ra­da de las ra­zo­nes por las que da­mos esa res­pues­ta. De­cir que no im­pli­ca que ten­ga­mos prio­ri­da­des, ra­zo­nes y ga­nas de de­cir que no.

To­dos te­ne­mos de­re­cho a ex­pre­sar la ma­ne­ra co­mo en­ten­de­mos el mun­do y qué es lo que proponemos. Es ne­ce­sa­rio en­ten­der que te­ne­mos que apren­der a ha­cer­lo sin des­pre­cios, sin iro­nías, sin mal­tra­tos y sin gri­tos, ya que es­to lo úni­co que ha­ce es da­ñar el en­cuen­tro. Hay que ser me­su­ra­do, cla­ro, sen­ci­llo y se­gu­ro a la ho­ra de ex­po­ner la idea que cree­mos es la que res­pon­de a los desafíos que te­ne­mos.

Te­ne­mos que apar­tar­nos de esa creen­cia que nos di­ce que cuan­do no es­ta­mos de acuer­do con una per­so­na, te­ne­mos que ser sus enemi­gos y/o te­ne­mos que pe­lear du­ra­men­te cuan­do in­ter­cam­bie­mos las ideas que te­ne­mos. Eso no es­tá bien: po­de­mos te­ner com­pren­sio­nes dis­tin­tas de la reali­dad y po­de­mos ser bue­nos ami­gos, po­de­mos te­ner pen­sa­mien­tos dis­tin­tos y a la vez in­ter­cam­biar­los sin nin­gún ti­po de ofen­sa. No to­do tie­ne que pa­sar por el odio y por el re­cha­zo. Cuan­do se dan es­tas si­tua­cio­nes de mal­tra­to al ha­blar, es por­que mu­chas ve­ces no te­ne­mos la ra­zón y que­re­mos es­con­der en los gri­tos y en las ma­las for­mas esa ca­ren­cia. Es pre­ci­so apren­der a ex­pre­sar las ideas de ma­ne­ra cla­ra y de for­mas di­ver­sas sin te­ner que agre­dir a na­die. Tan­to la edu­ca­ción, co­mo la for­ma­ción en el ho­gar, tie­nen que ayu­dar a tra­ba­jar en es­tas ac­ti­tu­des pa­ra po­der­le de­cir que no a lo que no nos con­vie­ne y se­guir ade­lan­te cons­tru­yen­do la vi­da con in­te­li­gen­cia y sa­bi­du­ría. Apren­der a pa­rar­se fir­me en el no, es fun­da­men­tal, se ex­po­ne con me­su­ra las ra­zo­nes pe­ro a la vez con mu­cha fir­me­za pa­ra que no que­de du­da de los ar­gu­men­tos que es­ta­mos ex­po­nien­do. Sa­ber mi­rar a los ojos y de­cir que no es ser ho­nes­to y nos ayu­da a to­dos.

El no es una res­pues­ta y la po­de­mos dar. El Jo­ven Ri­co fue ca­paz de de­cir­le que no al Se­ñor Je­sús (Mar­cos 10:1730), y su vi­da si­guió, no se aca­bó allí. Se­gu­ro es­te jo­ven tuvo que asu­mir las con­se­cuen­cias de su res­pues­ta, pe­ro no pa­só na­da más. No te mo­les­tes por­que al­guien a quien le has pro­pues­ta al­go que te pa­re­ce ex­tra­or­di­na­rio te ha di­cho que no. Es­tá en su de­re­cho y tie­ne sus pro­pias prio­ri­da­des. Hay que ser cons­cien­tes de que el no, es una res­pues­ta vá­li­da y que quien nos la da, no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá des­pre­cián­do­nos u ofen­dién­do­nos. En la me­di­da que en­ten­da­mos que to­dos so­mos li­bres, po­dre­mos vi­vir de me­jor ma­ne­ra y ser más fe­li­ces.

Aden­da: es­toy an­sio­so por el par­ti­do del Unión Mag­da­le­na es­te lu­nes fes­ti­vo. Es­ta­mos a un pa­so de su­bir a la A. Es­toy es­pe­ran­za­do, creo en los ju­ga­do­res y en el cuer­po téc­ni­co, con­fío en que sa­brán apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad de pa­sar a la his­to­ria del equi­po, que en es­te año cum­ple 50 años de ha­ber si­do cam­peón por úni­ca vez. Es­toy se­gu­ro que us­te­des “hin­cha­rán” con­mi­go por el equi­po de San­ta Mar­ta. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.