RE­TRO

LOS DE­TA­LLES Y EL MA­TE­RIAL DE ES­TE BAR­CO DE HO­JA­LA­TA LO CON­VIER­TEN EN UN OB­JE­TO DE DE­SEO PA­RA LOS MÁS NOSTÁLGICOS.

Habitar - - SUMARIO -

Pa­ra nues­tros abue­los, la in­fan­cia te­nía la for­ma de los ju­gue­tes de ho­ja­la­ta, y es­te bar­co que en­con­tra­mos en un an­ti­cua­rio bo­go­tano nos lle­na de nos­tal­gia.

LA IMA­GEN ES ES­TA: un ni­ño arras­tran­do el ju­gue­te so­bre el sue­lo, es­qui­van­do las olas que se for­man en su ima­gi­na­ción y ha­cien­do con la bo­ca y la pal­ma de la otra mano los so­ni­dos de un bar­co. La si­guien­te ima­gen: el mis­mo bar­co de­te­ni­do en el tiem­po so­bre una re­pi­sa, en él, las mar­cas que lo acre­di­tan co­mo un ju­gue­te usa­do. Es­te bar­co de ho­ja­la­ta con­tó con esa suer­te de mu­chos ju­gue­tes an­ti­guos: pa­sar de ser ju­ga­dos por abue­los y pa­pás, a ser úti­les co­mo ob­je­tos de cul­to pa­ra co­lec­cio­nis­tas. Los de­ta­lles de las ven­ta­nas y el es­ta­do de su pin­tu­ra sor­pren­den, pe­ro tam­bién lla­ma la aten­ción por­que el ma­te­rial en el que es­tá he­cho re­pre­sen­ta cier­ta nos­tal­gia; mu­chos de los ju­gue­tes que aún exis­ten y que fue­ron he­chos des­de fi­na­les del si­glo XIX fue­ron rea­li­za­dos con es­te ma­te­rial du­ra­de­ro, li­ge­ro y ver­sá­til que con­quis­tó el mun­do del ju­gue­te has­ta que el plás­ti­co apa­re­ció pa­ra tra­gár­se­lo to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.