LAS NUE­VAS RE­GLAS DE LA DE­CO­RA­CIÓN IN­FAN­TIL

Habitar - - NEWS - POR AN­DREA URIBE YEPES FO­TOS BUREAUX

Or­den, des­can­so, lim­pie­za y fle­xi­bi­li­dad son las pa­la­bras que tie­nen hoy en la ca­be­za los in­terio­ris­tas a la ho­ra de di­se­ñar una ha­bi­ta­ción in­fan­til

Las re­glas han cam­bia­do. Atrás que­da­ron los pa­pe­les ta­piz de osos, ha­das y ma­ri­po­sas pa­ra las ni­ñas, y los de cohe­tes y su­per­hé­roes pa­ra los ni­ños. Ya no va con es­ta épo­ca que el azul sea el co­lor pre­do­mi­nan­te en las ha­bi­ta­cio­nes y ac­ce­so­rios de ellos, y el ro­sa y el vio­le­ta les acom­pa­ñe a ellas. Aho­ra la ten­den­cia pa­ra de­co­rar los es­pa­cios don­de van a dor­mir y ju­gar los más chi­qui­tos se ha trans­for­ma­do: los co­lo­res no res­pon­den a un gé­ne­ro y la neu­tra­li­dad en los ma­te­ria­les se con­vir­tió en ley.

La di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Na­ta­lia Már­quez re­co­mien­da usar co­lo­res más neu­tros, “los es­pa­cios se han re­du­ci­do y hay que bus­car am­pli­tud por to­dos los me­dios, lo que se es­tá usan­do aho­ra son pa­le­tas de tres to­nos, po­cos ju­gue­tes a la vis­ta, un es­ti­lo nór­di­co lim­pio y mue­bles muy fun­cio­na­les que ayu­den a apro­ve­char ca­da rin­cón”. Pa­ra los ac­ce­so­rios tam­bién se bus­can tex­tu­ras más pla­nas don­de pre­do­mi­nen los ele­men­tos geo­mé­tri­cos y los pa­tro­nes de­li­ca­dos y sim­ples.

Otra ten­den­cia son los con es­pa­cios de jue­go di­fe­ren­tes a las ha­bi­ta­cio­nes. Es­to po­si­bi­li­ta con­tar con un es­pa­cio tran­qui­lo pa­ra el des­can­so y otro más adap­ta­ble pa­ra la di­ver­sión y el desa­rro­llo de la crea­ti­vi­dad; las sa­las de jue­go sue­len te­ner buen al­ma­ce­na­je y mu­chos es­tí­mu­los que ac­ti­van a los ni­ños co­mo bi­blio­te­cas, me­sas pa­ra tra­ba­jar, ta­ble­ros, ro­llos de pa­pel, pin­tu­ras.

Pa­ra los que no cuen­tan con una ha­bi­ta­ción ex­tra, se re­co­mien­da te­ner su­fi­cien­tes ca­nas­tas de mim­bre o plás­ti­co que fun­cio­nen con la de­co­ra­ción y per­mi­tan man­te­ner or­de­na­dos los ju­gue­tes. Tam­bién pue­den ubi­car­se to­dos los mue­bles –co­mo la ca­ma y la bi­blio­te­ca– ha­cia un cos­ta­do pa­ra crear un es­pa­cio li­bre am­plio en el que ellos jue­guen. La cla­ve pa­ra crear una ha­bi­ta­ción don­de los ni­ños real­men­te quie­ran es­tar, es ofre­cer­les un lu­gar don­de ten­gan to­da la li­ber­tad mien­tras es­tán ju­gan­do y apren­dien­do a mo­ver­se.

Dia­na Gi­ral­do, in­terio­ris­ta de Ca­sa Cal­da, cree que in­de­pen­dien­te­men­te de lo que es­té di­se­ñan­do –si una ha­bi­ta­ción o una sa­la de jue­go–, se de­be pen­sar en las ha­bi­ta­cio­nes in­fan­ti­les co­mo am­bien­tes de apren­di­za­je más que co­mo am­bien­tes es­té­ti­cos: “Pro­cu­ra­mos te­ner es­pe­jos, ta­ble­ros y mue­bles a la altura del ni­ño que le per­mi­tan in­ter­ac­tuar con to­do lo que tie­ne al­re­de­dor; lo más im­por­tan­te es que ten­ga ac­ce­so y que ca­da co­sa es­té es­ca­la­do a su altura”.

En cuan­to a los ma­te­ria­les pa­ra el mo­bi­lia­rio, la ma­de­ra si­gue sien­do la fa­vo­ri­ta. Su atem­po­ra­li­dad ha­ce que tras­cien­dan la edad y pue­dan, tan­to en es­ti­lo co­mo en ca­li­dad, aco­mo­dar­se a to­das las eta­pas del cre­ci­mien­to. Es­ta fle­xi­bi­li­dad de­be es­tar pre­sen­te a la ho­ra de di­se­ñar cual­quier ha­bi­ta­ción in­fan­til, la idea es bus­car ele­men­tos que se trans­for­men y no ten­gan que cam­biar­se cons­tan­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.