VI­VIR CO­MO NINOS

Habitar - - PORTADA -

Las ha­bi­ta­cio­nes de los

be­bés y los ni­ños son los es­pa­cios de la ca­sa don­de los sue­ños se ha­cen reali­dad, los mu­ñe­cos vi­ven, los ca­rros se mue­ven y las ha­das cum­plen de­seos. Pre­sen­ta­mos cua­tro al­co­bas de hé­roes y prin­ce­sas, los pro­ta­go­nis­tas de uni­ver­sos he­chos a su me­di­da.

La in­fan­cia, co­mo ca­te­go­ría cul­tu­ral, exis­te des­de la épo­ca vic­to­ria­na. An­tes los ni­ños eran pe­que­ños adul­tos, no te­nían es­pa­cios pro­pios y se edu­ca­ban con ins­ti­tu­tri­ces has­ta que se iban al in­ter­na­do. Esa era la vi­da de los ni­ños bur­gue­ses, por­que los po­bres tra­ba­ja­ban des­de los 6 años en las fá­bri­cas o el cam­po. A par­tir de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial se pre­sen­ta por pri­me­ra vez es­te fe­nó­meno en el que se em­pie­zan a ver los ni­ños co­mo hoy en día los en­ten­de­mos, y fue por ese en­ton­ces que apa­re­cie­ron en las vi­vien­das fa­mi­lia­res lu­ga­res ama­bles y lú­di­cos que ape­la­ban a la inocen­cia y a la crian­za con amor. A no­so­tros nos to­ca­ron parques y ro­da­de­ros, pa­ti­na­mos con los ve­ci­nos de la cua­dra y pa­sa­mos los pri­me­ros años de vi­da en ca­sas gran­des con jar­dín, pe­ro, con el tiem­po, los es­pa­cios se han re­du­ci­do y las fa­mi­lias tam­bién. En­tra­mos a tres apar­ta­men­tos y vi­si­ta­mos las ha­bi­ta­cio­nes de Bian­ca, Sal­va­to­re, Fran­ces­ca y Mar­tín. Con­ver­sa­mos con las ar­tí­fi­ces que plas­ma­ron los gus­tos, los sue­ños y las as­pi­ra­cio­nes de dos be­bés y un par de ni­ños, y nos con­ta­ron có­mo, a par­tir del di­se­ño, crea­ron at­mós­fe­ras en las que los ca­rros com­pi­ten ca­rre­ras, un ti­pi con­du­ce a otra ga­la­xia y, co­mo en To­yS­tory, los mu­ñe­cos co­bran vi­da.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.