ex­te­rior el co­le­gio ‘ ca­si’ in­vi­si­ble

Habitar - - PORTADA - POR ZANDRA QUIN­TE­RO O VA­LLE FO­TOS IMA­GEN SUBLIMINAL

Cuan­do la ar­qui­tec­tu­ra po­ne la com­pren­sión de sus usua­rios co­mo su ra­zón de ser, su­ce­den co­sas co­mo es­ta: el in­mue­ble del co­le­gio se con­vier­te en un enor­me ma­te­rial di­dác­ti­co con el que los ni­ños se re­la­cio­nan lú­di­ca­men­te.

La con­cep­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de es­te co­le­gio ubi­ca­do en Vi­lla­res de la Rei­na, en Sa­la­man­ca (Es­pa­ña), na­ce del de­seo de ofre­cer­les a los ni­ños no so­lo ins­ta­la­cio­nes fun­cio­na­les pa­ra su desem­pe­ño es­co­lar, sino la po­si­bi­li­dad de “en­con­trar es­pa­cios que pue­dan atra­par y lu­ga­res con los que pue­dan so­ñar”. Con es­ta fra­se los ar­qui­tec­tos de la fir­ma es­pa­ño­la ABLM –Ar­tu­ro Blan­co y Lau­ra Mar­tí­nez– re­su­men el sen­ti­do del in­mue­ble, que ade­más plan­tea una re­fle­xión so­bre la es­ca­la do­més­ti­ca de es­te ti­po de in­fra­es­truc­tu­ras.

El co­le­gio se ubi­ca en una zo­na de la ciu­dad que aco­gió un po­lí­gono in­dus­trial, lo que afec­tó en par­te la es­ca­la ur­ba­na y trans­for­mó las con­di­cio­nes ma­te­ria­les del pai­sa­je con la pre­sen­cia de las fá­bri­cas y bo­de­gas. Pa­ra sub­ra­yar la ubi­ca­ción del co­le­gio en es­te con­tex­to, los ar­qui­tec­tos re­cu­rrie­ron al co­lor y al jue­go de la trans­pa­ren­cia o, más bien, de la “in­vi­si­bi­li­dad”.

Con tres vo­lú­me­nes suel­tos so­bre el lo­te –cu­ya dis­po­si­ción crea los es­pa­cios a cie­lo abier­to pa­ra el jue­go y el de­por­te– el ni­vel in­fe­rior del co­le­gio es­tá re­ves­ti­do con ma­te­rial ce­rá­mi­co de co­lo­res, mien­tras que el ni­vel su­pe­rior des­apa­re­ce o re­fle­ja los ár­bo­les del pe­rí­me­tro o las nu­bes del cie­lo.

El tra­ba­jo en ce­rá­mi­ca es obra del re­co­no­ci­do ce­ra­mis­ta ca­ta­lán To­ni Cu­me­lla, quien se ha es­pe­cia­li­za­do en la in­cor­po­ra­ción de es­te ma­te­rial en la ar­qui­tec­tu­ra, tan­to en res­tau­ra­cio­nes pa­tri­mo­nia­les co­mo en obras nue­vas. La plan­ta ba­ja del co­le­gio es­tá aca­ba­da en ma­te­rial ce­rá­mi­co ti­po gres con pie­zas de tres di­men­sio­nes di­fe­ren­tes pues­tas ver­ti­cal­men­te. He­chas en sie­te co­lo­res, sim­bo­li­zan al mis­mo tiem­po la sin­gu­la­ri­dad y la igual­dad de ca­da ni­ño.

Por su par­te, las su­per­fi­cies de las zo­nas su­pe­rio­res es­tán re­ves­ti­das con un pa­nel com­po­si­te de alu­mi­nio Stac­bond con aca­ba­do de es­pe­jo, que ha­ce que la es­truc­tu­ra se “des­apa­rez­ca” y en lu­gar de ella la vis­ta se en­cuen­tre con el cie­lo re­fle­ja­do, y que en­ton­ces la edi­fi­ca­ción sea per­ci­bi­da co­mo si cons­ta­ra de una so­la plan­ta.

Es­te jue­go en­tre apa­re­cer y des­apa­re­cer, en­tre los re­fle­jos y los co­lo­res, ha­ce que el co­le­gio sea un cons­tan­te mo­ti­vo de jue­go y sor­pre­sa pa­ra los ni­ños, pe­ro tam­bién un ge­ne­ra­dor de in­quie­tu­des y bús­que­das de res­pues­tas so­bre la per­cep­ción, los sen­ti­dos, la fí­si­ca y las cien­cias. El in­te­rior, plan­tea­do con zo­nas am­plias y con una pa­le­ta de co­lo­res más con­te­ni­da, con­tri­bu­ye por su­pues­to a com­ple­tar es­ta at­mós­fe­ra ideal pa­ra el apren­di­za­je y pa­ra ejer­ci­tar el pla­cer enor­me de ser ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.