PUN­TO FI­NAL

SAN­DRA BES­SU­DO BUCEA DES­DE LOS 9 AñOS. LOS ANI­MA­LES SIEM­PRE LA HAN MARAVILLADO Y DE TO­DOS LOS QUE HA VIS­TO, EL QUE MáS HA SOR­PREN­DI­DO A ES­TA CONSERVACIONISTA ES UN TIBURóN QUE PUE­DE VI­VIR A DOS MIL ME­TROS DE PRO­FUN­DI­DAD.

Habitar - - SUMARIO -

San­dra Bes­su­do, la gran de­fen­so­ra de la bio­di­ver­si­dad, con­tes­tó nues­tro cues­tio­na­rio.

NA­CIó EN BO­GO­Tá Y DES­DE PE­QUE­ñA TU­VO CLA­RO QUE LO SU­YO ERA TRA­BA­JAR CON ANI­MA­LES. Cur­só al­gu­nos se­mes­tres de Bio­lo­gía en los An­des has­ta que, lue­go de bu­cear un fin de se­ma­na en San An­drés, lla­mó a su pa­pá a de­cir­le que no re­gre­sa­ría a la uni­ver­si­dad, que se que­da­ría en la is­la for­mán­do­se co­mo bu­zo pa­ra ser ins­truc­to­ra. Tra­ba­jó en una tien­da de bu­ceo, car­gó tan­ques, dio cla­ses y en 1990 se cer­ti­fi­có. Re­gre­só a Bo­go­tá a re­to­mar la ca­rre­ra, pe­ro sen­tía que “ne­ce­si­ta­ba es­tar en te­rreno”, re­cuer­da San­dra Bes­su­do. Via­jó con gru­pos a Gor­go­na y Mal­pe­lo y es­tan­do allá por pri­me­ra vez vio bar­cos pes­que­ros lle­nos de tiburones que ade­más se an­cla­ban en la zo­na de co­ral. Pen­só: “hay que ha­cer al­go”, y des­de en­ton­ces de­di­ca su vi­da a pro­te­ger la zo­na. Pa­ra es­tar más cer­ca, con­ti­nuó sus es­tu­dios en Ca­li, en la Uni­ver­si­dad del Va­lle. Tra­ba­jó en Par­ques Na­cio­na­les co­mo en­car­ga­da de El San­tua­rio y en 1999 creó la Fun­da­ción Mal­pe­lo y Otros Eco­sis­te­mas Ma­ri­nos. Hi­zo va­rios do­cu­men­ta­les pa­ra la te­le­vi­sión eu­ro­pea, dio a co­no­cer la si­tua­ción de la pes­ca ile­gal e hi­zo ex­pe­di­cio­nes cien­tí­fi­cas con in­ves­ti­ga­do­res de di­fe­ren­tes ra­mas. En el 2002, la Unesco le otor­gó el pre­mio de con­ser­va­ción por el do­cu­men­tal San­dra­yel tiburón des­co­no­ci­do, y cua­tro años des­pués con­si­guió que Mal­pe­lo fue­ra nom­bra­da Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad. Esa fue la te­sis de gra­do que la lle­vó a ob­te­ner su di­plo­ma pro­fe­sio­nal en Es­tu­dios de la Vi­da y de la Tie­rra de la Es­cue­la prác­ti­ca de Al­tos Es­tu­dios de Per­pi­ñán (Francia), que ha­ce par­te de la gran es­truc­tu­ra de La Sor­bo­na. En el pri­mer go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos fue al­ta con­se­je­ra presidencial pa­ra la Ges­tión Am­bien­tal, una ex­pe­rien­cia que le ha ser­vi­do pa­ra co­no­cer más el país y se­guir pro­mo­vien­do el cui­da­do de lo que te­ne­mos.

¿Dón­de bu­ceó por pri­me­ra vez?

De la mano de mi pa­dre en las is­las Vír­ge­nes, a los 9 años de edad, con tan­que. A pul­món fue a los 4 años en Roa­tán, una is­la en Hon­du­ras.

¿Al­gún si­tio pen­dien­te pa­ra bu­cear?

¡Sí! Hay mu­chos. Qui­sie­ra ir a los Jar­di­nes de la Rei­na, en Cu­ba, que tal vez sea la zo­na ca­ri­be­ña que se con­ser­va co­mo era nues­tro Ca­ri­be cien­tos de años atrás. Tam­bién qui­sie­ra ir a ver los nar­va­les en el Ár­ti­co.

Si usted fue­ra un pez, ¿en qué mar le gus­ta­ría vi­vir?

Si fue­ra pez se­ría una ti­bu­ro­na y me gus­ta­ría vi­vir en la re­gión del Pa­cí­fi­co orien­tal tro­pi­cal. Vi­vi­ría en Mal­pe­lo si su­pie­ra que no exis­ten ame­na­zas tan gran­des al cru­zar fron­te­ras o al sa­lir­me del área ma­ri­na pro­te­gi­da. Y me en­can­ta­ría po­der mo­ver­me tran­qui­la­men­te ha­cia las is­las de la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa.

¿Có­mo son sus va­ca­cio­nes?

No sue­lo ir a ciu­da­des. Trans­cu­rren ge­ne­ral­men­te en la na­tu­ra­le­za, don­de exis­ta me­nos in­fra­es­truc­tu­ra y gen­te.

¿Y si tu­vie­ra que es­co­ger una ciu­dad?

Pa­rís es her­mo­sí­si­ma. Ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te es ma­ra­vi­llo­sa.

¿Qué lu­ga­res te­rres­tres quie­re co­no­cer?

El Ár­ti­co. Alas­ka. Ya co­noz­co Is­lan­dia, pe­ro qui­sie­ra ir más arri­ba to­da­vía.

Un mu­seo pa­ra vol­ver.

De Or­say tie­ne una par­te am­plia de cul­tu­ras abo­rí­ge­nes. En los museos me en­can­ta to­do lo que tie­ne que ver con lo an­ces­tral. Pe­ro el Mu­seo del Oro es de lo más ‘guau’ que he vis­to.

¿Qué co­lec­cio­na?

Pa­li­tos de ma­de­ra de la pla­ya, cor­chos de vi­nos y pie­dras no pre­cio­sas.

¿Qué le gus­ta que le re­ga­len?

Ma­tas. Or­quí­deas, por ejem­plo.

¿Qué es lo pri­me­ro que em­pa­ca cuan­do se va de via­je?

La cá­ma­ra y un ves­ti­do de ba­ño. Siem­pre, así va­ya al po­lo sur, lle­vo ves­ti­do de ba­ño por­que uno nun­ca sa­be qué ter­ma­les apa­rez­can por ahí.

¿Qué la po­ne de mal ge­nio?

El ham­bre.

¿Es ve­ge­ta­ria­na?

No, co­mo de to­do.

¿Qué ani­ma­les vi­ven con usted?

Cua­tro ga­tos y dos pe­rros.

¿A qué de­di­ca su tiem­po li­bre?

Co­mo to­mo tan­tas fo­tos, las or­ga­ni­zo. O me me­to a la te­rra­za a cor­tar ma­tas. Mi her­ma­na me ha en­se­ña­do jar­di­ne­ría y a ve­ces lo ha­go los do­min­gos en la ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.