NUES­TRA CA­SA VER­DE

Es­ta ca­sa apro­ve­cha las ca­rac­te­rís­ti­cas del sue­lo pa­ra con­ver­tir­se en una lí­nea su­til que pa­re­ce ha­ber ate­rri­za­do en la lla­nu­ra bra­si­le­ña.

Habitar - - PORTADA -

LLa re­la­ción que es­ta­ble­ce es­ta ca­sa con el lu­gar que ha­bi­ta es de mu­tua­lis­mo. El enor­me la­go y el te­rreno plano y lim­pio se con­vier­ten en un lien­zo per­fec­to pa­ra la edi­fi­ca­ción que, a su vez, se im­plan­ta con to­tal su­ti­le­za en­tre el paisaje y per­mi­te que des­ta­que ca­da as­pec­to de la na­tu­ra­le­za que la ro­dea. Es­te ti­po de cons­truc­cio­nes que se pien­san más si­guien­do el ho­ri­zon­te que bus­can­do al­tu­ra se han con­ver­ti­do en un se­llo del es­tu­dio del ar­qui­tec­to bra­si­le­ño Mar­cio Ko­gan, Mk27.

Es­ta ca­sa, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Porto Fe­liz en San Pablo, Bra­sil, es­tá di­vi­di­da en dos áreas cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das, una que alo­ja el gim­na­sio, la sa­la de te­le­vi­sión y las sa­las de jue­go, y otra, pri­va­da, con cin­co ha­bi­ta­cio­nes con ba­ño pro­pio. Las sa­las de es­tar se en­cuen­tran en los pun­tos ex­tre­mos nor­te y sur de la ca­sa y es­tán ro­dea­das de puer­tas de vi­drio que pue­den abrir­se to­tal­men­te pa­ra con­ver­tir­se en te­rra­zas.

El jue­go que se ha­ce a tra­vés del re­per­to­rio de ma­te­ria­les lo­gra una ar­mo­nía re­fi­na­da. Los pa­ne­les y re­cu­bri­mien­tos de ma­de­ra, el con­cre­to en­co­fra­do y el la­dri­llo ex­pues­to lo­gran una com­bi­na­ción or­gá­ni­ca que se amal­ga­ma con el ex­te­rior por me­dio de la trans­pa­ren­cia del vi­drio y los es­pa­cios abier­tos. La má­xi­ma ar­mo­nía en­tre el lu­gar y la ca­sa se lo­gra a tra­vés de la cu­bier­ta ver­de: el pas­to ofre­ce no so­la­men­te una op­ción es­té­ti­ca que sor­pren­de y una tem­pe­ra­tu­ra más fres­ca al in­te­rior, sino un ca­mu­fla­je per­fec­to vis­to des­de arri­ba. La ca­sa se mi­me­ti­za con el paisaje. Los tra­ga­lu­ces y pa­ne­les so­la­res per­mi­ten que la luz na­tu­ral en­tre a la ca­sa y que el uso de la ar­ti­fi­cial sea mí­ni­mo. La cu­bier­ta, ade­más, es­tá apo­ya­da en pi­la­res es­bel­tos que per­mi­ten apre­ciar la plan­ta li­bre y le dan un as­pec­to de li­ge­re­za a to­da la edi­fi­ca­ción.

Los úni­cos ele­men­tos que no es­tán ba­jo la cu­bier­ta ver­de son el co­rre­dor de ac­ce­so, la pis­ci­na y una pa­red ser­pen­tean­te de la­dri­llos que es­tán dis­pues­tos pa­ra crear va­cíos que, a ma­ne­ra de ce­lo­sía, per­mi­ten el pa­so de la luz. Es­ta pa­red no mar­ca una di­vi­sión en­tre el es­pa­cio re­si­den­cial y el ex­te­rior, sino que crea dos jar­di­nes in­te­rio­res y se con­vier­te en un velo ha­cia afue­ra.

Pa­ra el es­pa­cio in­te­rior se es­co­gie­ron mue­bles en ma­de­ra y con di­se­ños neu­tros en co­lo­res bei­ge, ca­fé y blan­co. Las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen ac­ce­so­rios blan­cos, en ma­de­ra, es­pe­jos am­plios y siem­pre un ven­ta­nal que da ha­cia el ex­te­rior. La unión de es­tos ele­men­tos ge­ne­ra una at­mós­fe­ra tran­qui­la don­de la luz im­pac­ta en ca­da rin­cón. El úni­co mue­ble que re­sal­ta por su co­lo­ri­do es una si­lla trans­lú­ci­da y mul­ti­co­lor que cuel­ga del te­cho y se con­vier­te en un pun­to que le im­pri­me di­na­mis­mo a ese gran es­pa­cio de la ca­sa.

En ge­ne­ral, ca­da es­pa­cio tie­ne una am­pli­tud ge­ne­ro­sa que per­mi­te una cir­cu­la­ción li­bre y es­pa­cio­sa, aun con los mue­bles. To­da la ca­sa ha­bla de flui­dez, de unión con la na­tu­ra­le­za, de li­ber­tad, de mo­vi­mien­to y de ho­ri­zon­ta­li­dad.

Ar­qui­tec­tu­ra:Stu­dio M27, Mar­cio Ko­gan, Lair Reis Di­se­ño in­te­rior:Diana Ra­domys­lerÁrea:7.000 me­tros cua­dra­dosÁrea cons­trui­da:1.000 me­tros cua­dra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.