BRIGITTE MA­CRON. ¿CUCHIBARBIE O MU­JER DE SU TIEMPO?

A la pri­me­ra da­ma de Fran­cia la cri­ti­can por­que usa fal­das muy cor­tas pa­ra sus 64 años. Pe­ro los teó­ri­cos ga­los sa­len en su de­fen­sa y ex­pli­can el sig­ni­fi­ca­do sub­ver­si­vo de los có­di­gos de su ves­tua­rio.

Jet-Set - - Contenido -

A pesar de que la pri­me­ra da­ma de Fran­cia eli­gió a Louis Vuit­ton pa­ra sus apa­ri­cio­nes ofi­cia­les, es cues­tio­na­da por usar fal­das muy cor­tas pa­ra sus 64 años. Al­gu­nos ex­pli­can el sig­ni­fi­ca­do sub­ver­si­vo de su có­di­go de ves­tua­rio.

Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te

con el ca­rác­ter po­co con­ven­cio­nal de su his­to­ria de amor con el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, a quien le lle­va 24 años y enamo­ró cuan­do era un ado­les­cen­te en un co­le­gio je­sui­ta de Amiens, Brigitte Trog­neux aho­ra es­can­da­li­za por su ro­pa. Si bien eli­gió a Louis Vuit­ton, es­tan­dar­te del gus­to fran­cés, pa­ra sus apa­ri­cio­nes co­mo pri­me­ra da­ma, ha si­do blan­co de co­men­ta­rios se­xis­tas y ma­lé­vo­los por­que en los ac­tos en el Pa­la­cio del Elí­seo y en las ci­tas in­ter­na­cio­na­les, su es­ti­lo no en­ca­ja con lo que se es­pe­ra de la mu­jer de un man­da­ta­rio. El lar­go de sus fal­das, va­rios cen­tí­me­tros arri­ba de la ro­di­lla, es lo que más que­jas des­pier­ta, pues son vis­tas por al­gu­nos co­mo po­co ade­cua­das pa­ra una abue­la que re­pre­sen­ta al país cu­na de la al­ta cos­tu­ra. “Esa edad ma­yor le per­mi­te hacer lo que quie­ra”, le di­jo a Pa­ris Match el mo­dis­to Az­ze­di­ne Alaïa, fa­vo­ri­to del jet set, quien ins­ta a las mu­je­res a imi­tar­la en no aver­gon­zar­se de sus gus­tos en aras de los con­ven­cio­na­lis­mos. Por su par­te, Cat­he­ri­ne Sch­waab, re­dac­to­ra je­fe de mo­da de la re­vis­ta, de­cla­ra que sus

tra­jes cor­tos no son in­de­cen­tes y que ella es ele­gan­te. “Fren­te a Me­la­nia Trump, Brigitte es más mi­mi (lin­da), de­li­ca­da, vi­va, enér­gi­ca y, so­bre to­do, más son­rien­te”.

La re­vis­ta Cha­llen­ges, de la mis­ma ca­sa edi­to­rial de Le Nou­vel Ob­ser­va­teur, les pi­dió a ex­per­tos de va­rias dis­ci­pli­nas que es­tu­dia­ran el ro­pe­ro de Brigitte y, an­tes que una mu­jer que se re­sis­te a en­ve­je­cer con atuen­dos des­fa­sa­dos (lo que en Co­lom­bia se co­no­ce co­mo una ‘cuchibarbie’), se en­con­tra­ron con una pri­me­ra da­ma de avan­za­da.

“Tie­ne una gra­má­ti­ca del ves­tua­rio en la que so­bre­sa­len la lí­nea y el co­lor”, ex­pli­ca De­nis Ber­trand, pro­fe­sor de se­mióti­ca y li­te­ra­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Pa­ris VIII. So­bre las pri­me­ras, ex­pli­ca: “La ali­nea­ción es om­ni­pre­sen­te en los cor­tes, los bo­to­nes, las cre­ma­lle­ras y las pier­nas, vi­si­bles gra­cias a los ves­ti­dos cor­tos y a los pan­ta­lo­nes pi-

“Brigitte sim­bo­li­za, a tra­vés de su es­ti­lo, las fron­te­ras ca­da vez más po­ro­sas en­tre las ge­ne­ra­cio­nes”, di­jo la re­vis­ta fran­ce­sa Cha­llen­ges.

ti­llo”, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta, an­tes de re­ve­lar: “Las pier­nas son su víncu­lo con su es­po­so, quien tam­bién usa los pan­ta­lo­nes an­gos­tos, lo que le da un as­pec­to de ani­mal de cuatro pa­tas en mar­cha”.

Alain Fau­re, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción del Cen­tre Na­tio­nal de la Re­cher­che Scien­ti­fi­que de L’uni­ver­si­té de Gre­no­ble Al­pes, ex­pli­ca su dis­cu­ti­do gus­to por mos­trar las ro­di­llas re­cor­dan­do que es­tas ge­ne­ran mo­vi­mien­to y que en el ca­so de la pri­me­ra da­ma evo­can mo­der­ni­dad y li­ber­tad. “Sus ro­di­llas a la vis­ta re­cuer­dan las mi­ni­fal­das, pe­ro no las que usan las mi­lle­nials sino las de las mu­je­res de los años se­ten­ta”. “Brigitte Ma­cron ex­pre­sa una mo­der­ni­dad un po­co vin­ta­ge. Las si­lue­tas de sus tra­jes se re­mi­ten a los có­di­gos de la li­be­ra­ción fe­me­ni­na”, re­su­me Ber­trand.

En cuan­to a los co­lo­res, los es­pe­cia­lis­tas des­ta­can su gus­to, com­par­ti­do tam­bién con el pre­si­den­te, por el azul, tan sim­bó­li­co y su­ge­ren­te. “Es un tono con­sen­sual. La so­cie­dad se ha for­ja­do al­re­de­dor de él pues ha sim­bo­li­za­do a la Vir­gen Ma­ría, la aris­to­cra­cia, el ro­man­ti­cis­mo, las en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les y es el co­lor del jean”. Por otro la­do, el es­pe­cia­lis­ta en lu­jo y mo­da Ser­ge Ca­rrei­ra ase­gu­ra que en­car­na neu­tra­li­dad y con­tra­rres­ta el sig­ni­fi­ca­do tris­te del ne­gro. “Es el co­lor fran­cés por ex­ce­len­cia, de sus ar­mas y el que por­ta­ba Ro­bes­pie­rre. Ade­más, es una elec­ción pu­ra­men­te ra­cio­nal, fru­to de la dic­ta­du­ra de la te­le­vi­sión, pues re­gis­tra muy bien en la pan­ta­lla”, co­men­tan Fran­co­is y Do­mi­ni­que Gaul­me, au­to­res del li­bro Les ha­bits du pou­voir (Los ves­ti­dos del po­der).

Cha­llen­ges sub­ra­ya que Brigitte es cues­tio­na­da por­que no se pa­re­ce a nin­gu­na de sus an­te­ce­so­ras. “Sin du­da, ella va a hacer evo­lu­cio­nar y re­va­lo­ri­zar el rol de pri­me­ra da­ma”, opi­na el his­to­ria­dor Pie­rre-em­ma­nuel Gui­go, al tiempo que com­pa­ra su gra­do de com­pro­mi­so con el de Mi­che­lle Oba­ma, aun­que no la ve co­mo una mu­jer del po­der sino in­flu­yen­te.

En beneficio de ello, su ves­tua­rio fun­cio­nal, mi­ni­ma­lis­ta, la pro­yec­ta co­mo una pri­me­ra da­ma pro­fe­sio­nal, un po­co al es­ti­lo de Car­la Bru­ni, afir­ma De­nis Ber­trand, quien re­cuer­da que igual que Co­co Cha­nel, Brigitte “in­ven­ta su vi­da por me­dio de la ma­ni­fes­ta­ción de un sen­ti­mien­to de rup­tu­ra a tra­vés de sus elec­cio­nes”.

Alan Fau­re con­clu­ye que Ma­da­me Ma­cron es una mu­jer de su tiempo, que acep­ta re­la­tar su his­to­ria ín­ti­ma, com­pren­de la cultura de la ce­le­bri­dad y no va­ci­la en or­ques­tar has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de su apa­ri­ción en la por­ta­da de Pa­ris Match. Ser­ge Ca­rrei­ra cree que re­pre­sen­ta las fron­te­ras po­ro­sas en­tre las ge­ne­ra­cio­nes, a tra­vés de la ac­tua­li­dad de su es­ti­lo: “Mien­tras que sus pre­de­ce­so­ras se ves­tían se­gún su edad, ella no de­ja que ser abue­la le dic­te su pro­pia mo­da y

trans­for­ma­ción”.• en­car­na así una

Por pri­me­ra vez en la his­tor ia, el ves­tua­rio de la pri­me­ra da­ma es pres­ta­do y tie­ne que de­vol­ver­lo tras usar­lo, co­mo las es­tre­llas de ci­ne en la al­fom­bra ro­ja.

Con un mi­ni­ves­ti­do de Louis Vuit­ton en París el 13 de ju­lio. Los se­mióti­cos re­cuer­dan que pier­nas y ro­di­llas ge­ne­ran mo­vi­mien­to y por eso el gus­to de Brigitte por mos­trar­las re­fle­ja mo­der­ni­dad y li­ber­tad.

Con el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, en la reunión de lí­de­res del G7 en Ita­lia. La lí­nea es un ele­men­to om­ni­pre­sen­te en las bo­to­na­du­ras, cre­ma­lle­ras y pier­nas a la vis­ta de la pri­me­ra da­ma, se­ña­lan ex­per­tos en mo­da.

Los me­dios fran­ce­ses apo­yan el es­ti­lo de Brigitte. Se­gún Pa­ris Match, an­te Me­la­nia Trump, su ho­mó­lo­ga de Es­ta­dos Uni­dos, lu­ce más lin­da, de­li­ca­da, vi­va, enér­gi­ca y ale­gre.

El día de la po­se­sión de su ma­ri­do se vis­tió con otro Louis Vuit­ton. Pre­fie­re el azul, co­lor fran­cés por ex­ce­len­cia, ade­más de con­sen­sual, se­ñal de neu­tra­li­dad y de ex­ce­len­te re­gis­tro en te­le­vi­sión.

Sus ves­ti­dos mi­ni­ma­lis­tas evo­can a Co­co Cha­nel y las mi­ni­fal­das, pe­ro no las que usan las mi­lle­nials sino las de los años se­ten­ta. En la foto, en la vi­si­ta al pre­si­den­te Ra­dev de Bul­ga­ria y su es­po­sa De­sis­la­va.

Sa­lió a vo­tar en bi­ci­cle­ta y de mi­ni­fal­da en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de ju­nio. “Brigitte no de­ja que ser abue­la le dic­te su es­ti­lo y en­car­na así una trans­for­ma­ción”, afir­ma un es­tu­dio­so del ves­tua­rio.

Con Me­la­nia Trump, la rei­na de Bél­gi­ca y otras pri­me­ras da­mas en la re­cien­te cum­bre de la Otan, en Bél­gi­ca. Su atuen­do más bien de calle fue vis­to co­mo una pro­vo­ca­ción en me­dio de tan­ta so­lem­ni­dad.

Las pier­nas con­for­man un víncu­lo en­tre Brigitte y el pre­si­den­te, quien tam­bién usa los pan­ta­lo­nes an­gos­tos, “lo que le da el as­pec­to de un ani­mal de cuatro pa­tas en mar­cha”, se­gún ver­sa­dos en se­mióti­ca.

Los len­tes os­cu­ros son otra se­ña pro­pia del atuen­do de Ma­da­me. Pa­ra los pe­ri­tos en ima­gen lle­van un men­sa­je asi­mé­tri­co: ver sin ser vis­to; mar­can dis­tan­cia y dan pri­va­ci­dad.

Si las ro­di­llas de Brigitte ha­cen es­cán­da­lo, los

31.000 dó­la­res que el pre­si­den­te se gas­tó en ma­qui­lla­je en sus pri­me­ros 100 días en el po­der, sí que in­dig­na­ron a los ga­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.