LOS DU­QUES DE CAM­BRID­GE. ES­PE­RAN SU TER­CER PRINCIPITO.

Re­vue­lo en el Reino Uni­do con la no­ti­cia de que el prín­ci­pe William, nieto de la rei­na Isa­bel, y su be­lla es­po­sa Cat­he­ri­ne, re­ci­bi­rán a me­dia­dos de 2018 a un be­bé que se­rá el quin­to en la lí­nea de su­ce­sión al trono.

Jet-Set - - Contenido -

El prín­ci­pe William y su es­po­sa Cat­he­ri­ne, re­ci­bi­rán a me­dia­dos de 2018 a un be­bé que se­rá el quin­to en la lí­nea de su­ce­sión al trono.

Ha­ce dos me­ses,

en la vi­si­ta ofi­cial a Po­lo­nia, a Cat­he­ri­ne le re­ga­la­ron un ju­gue­te pa­ra re­cién na­ci­do y le gus­tó tan­to que le di­jo a William: “De­be­ría­mos te­ner más be­bés”. Las pa­la­bras fue­ron pre­mo­ni­to­rias y ta­bloi­des lo­ca­les co­mo The Sun sos­pe­chan que el du­que de Cam­brid­ge se to­mó muy en se­rio a su mu­jer y en una de esas no­ches con­ci­bie­ron al nue­vo he­re­de­ro, que se su­ma­rá a Geor­ge y Char­lot­te, sus hi­jos ma­yo­res.

Quie­nes co­no­cen la vi­da y mi­la­gros de Cat­he­ri­ne, mejor co­no­ci­da co­mo Ka­te, sa­ben lo mal que le sien­tan los pri­me­ros me­ses del em­ba­ra­zo, a cau­sa de la hi­per­éme­sis gra­ví­di­ca, tras­torno que se ca­rac­te­ri­za por vó­mi­tos tan se­ve­ros, en­tre otros sín­to­mas, que pue­den con­du­cir a la des­hi­dra­ta­ción. Cuan­do con­ci­bió a Geor­ge y Char­lot­te, el mal pu­so a la du­que­sa en el hos­pi­tal, pe­ro es­ta vez, que no ha si­do la ex­cep­ción, re­ci­bió aten­ción mé­di­ca en el Pa­la­cio de Ken­sing­ton, su re­si­den­cia.

La ma­lu­que­ra de Ka­te obli­gó a sus por­ta­vo­ces a no es­pe­rar a que tu­vie­ra 12 se­ma­nas de em­ba­ra­zo, cuan­do con­clu­ye su pe­rio­do más de­li­ca­do, pa­ra dar­lo a co­no­cer. Co­mo ella tu­vo que can­ce­lar una vi­si­ta a un cen­tro in­fan­til cuatro ho­ras an­tes, al­go muy ra­ro en la realeza, no hu­bo más re­me­dio.

El anun­cio, por su­pues­to, cau­só en­tu­sias­mo en la fa­mi­lia real, cu­yos vo­ce­ros di­je­ron que to­dos es­ta­ban “de­ligh­ted” (en­can­ta­dos), em­pe­zan­do por la rei­na Isa­bel, quien re­ci­bi­rá así a su sex­to bis­nie­to, mien­tras que el prín­ci­pe Car­los, pa­dre de William, ten­drá a su ter­cer nieto, quien na­ce­rá a me­dia­dos de 2018.

El be­bé trans­for­ma­rá la lí­nea de su­ce­sión al trono, pues en­tra­rá a ocu­par el quin­to lu­gar de-

Ali­ce y Art­hur van ga­nan­do en las apues­tas por los po­si­bles nom­bres del nieto de la au­sen­te Dia­na de Ga­les.

trás de Car­los, William, Geor­ge y Char­lot­te, deséla­zan­do a su tío Harry al se­ñ­to lu­gark Así mis­mo, de ser va­rón, el nue­vo hi­jo de los du­ques de Cam­brid­ge se­rá el éri­me­ro de la fa­mi­lia real in­gle­sa en no be­ne­fi­ciar­se de la vie­ja pri­ma­cía del se­xo mas­cu­lino, gra­cias a la Suc­ces­sion to the Crown Act de 2013, Ley de Su­ce­sión de la Co­ro­na, que de­ter­mi­nó la igual­dad de las mu­je­res en el or­den di­nás­ti­co des­de 2015.

Lo más pro­ba­ble es que al na­cer, la rei­na nom­bre a su bis­nie­to prín­ci­pe o prin­ce­sa de Cam­brid­ge, co­mo lo son sus her­ma­nos, y que la Ro­yal Mint (Real Ca­sa de Mo­ne­da) acu­ñe una pie­za de 5 li­bras en su ho­nor, pa­ra de­lei­te de los co­lec­cio­nis­tas, anotó The Te­le­graph. En el ca­so de Geor­ge, se pro­du­je­ron 10.000 mo­ne­das de pla­ta só­li­da a unos 100 dó­la­res ca­da una, más 2.000 so­be­ra­nos de oro de 22 qui­la­tes a 1.000 dó­la­res ca­da uno. “To­do se ven­dió en cues­tión de días”, re­cor­dó el pe­rió­di­co lon­di­nen­se. Así mis­mo, se es­pe­ra que se des­pa­chen co­mo pan ca­lien­te los lim­pio­nes, éos­ta­les, lo­za y to­da suer­te de sou­ve­nirs con­me­mo­ra­ti­vos del in­fan­te realk

La sen­sa­ción que ha cau­sa­do la no­ti­cia, au­gu­ra que se re­pe­ti­rá la ex­pec­ta­ti­va por su se­xo y na­ci­mien­to co­mo pa­só con Geor­ge y Char­lot­te, y que una mul­ti­tud se ago­léa­rá a las éuer­tas de su lu­gar de na­ci­mien­to, a lo mejor el St. Mary Hos­pi­tal de Lon­dres, pa­ra ver­lo sa­lir en bra­zos de sus pa­dres.

La bue­na es­pe­ran­za de Ka­te ha pues­to a vi­brar otro ras­go tan in­glés co­mo la realeza: las apues­tas. Mi­les de bri­tá­ni­cos ve­nían ju­gán­do­se im­por­tan­tes su­mas por el anun­cio del ter­cer be-

Des­de 2015, las mu­je­res de la realeza tie­nen los mis­mos de­re­chos que los hom­bres en el or­den di­nás­ti­co del Reino Uni­do.

bé de Cam­brid­ge has­ta que die­ron en el blan­co y eso les cos­tó una for­tu­na a va­rias em­pre­sas. Aho­ra, ca­sas co­mo Co­ral y Paddy Po­wer le de­cla­ra­ron a The Te­le­graph que el pú­bli­co es­tá enar­de­ci­do con los po­si­bles nom­bres del ter­cer nieto de Dia­na de Ga­les. Los pun­te­ros son Ali­ce y Art­hur, se­gui­dos de Ale­xan­dra, Al­bert y Vic­to­ria, muy en la lí­nea de la tra­di­ción real ele­gi­da por los du­ques has­ta el mo­men­to. En 2015, es­tas em­pre­sas pa­ga­ron más de 1 mi­llón de dó­la­res a quie­nes pre­di­je­ron que los du­ques lla­ma­rían Char­lot­te a su hi­ja, in­for­mó el dia­rio.

Con es­te be­bé, William y Ka­te rom­pen la cos­tum­bre de te­ner dos hi­jos que im­pe­ró en los úl­ti­mos años en la ca­sa real y se su­man a la ten­den­cia nacional de fa­mi­lias con tres o más re­to­ños. De he­cho, la du­que­sa siem­pre ha ma­ni­fes­ta­do su de­seo de una pa­ren­te­la lar­ga, en­tre otras co­sas por­que ella es la ma­yor de tres her­ma­nos. Pe­ro no fal­ta­ron los co­lum­nis­tas que le re­co­men­da­ron que no ten­ga un cuar­to principito, pues se­ría vis­to co­mo una ex­tra­va­gan­cia y una pe­sa­da car­ga pa­ra los

mo­nar­quía.• con­tri­bu­yen­tes que man­tie­nen a la

Los du­ques de Cam­brid­ge en su vi­si­ta ofi­cial a Po­lo­nia ha­ce dos me­ses. Se cree que en una de esas no­ches con­ci­bie­ron a su ter­cer hi­jo, lue­go de que ella bro­mea­ra con él: “De­be­ría­mos te­ner más be­bés”.

Días an­tes del anun­cio del em­ba­ra­zo de Ka­te, ella y

William ha­bían vi­si­ta­do el jar­dín en ho­me­na­je a la prin­ce­sa Dia­na, la ma­dre de él. Sin du­da, sus ri­sas eu­fó­ri­cas y cóm­pli­ces, se de­bían a la di­cha por el nue­vo ni­ño.

Ka­te es­pe­ran­do a Char­lot­te en mar­zo de 2015. Mar­cas de ro­pa pa­ra em­ba­ra­za­das co­mo Se­rap­hi­ne, fa­vo­ri­ta de la du­que­sa, es­pe­ran que sus ven­tas se do­blen gra­cias a su po­de­ro­sa in­fluen­cia en el mer­ca­do.

En ju­lio de 2013, los du­ques fue­ron no­ti­cia mun­dial al pre­sen­tar al be­bé Geor­ge a la sa­li­da del ala Lin­do del St. Mary Hos­pi­tal, don­de se cree que tam­bién na­ce­rá el nue­vo principito.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.