El eli­xir de la eter­na ju­ven­tud

Jet-Set - - GENTE -

La der­ma­tó­lo­ga tie­ne en su con­sul­to­rio, en Bo­go­tá, BTL Exi­lis, una mo­der­na má­qui­na que con ra­dio­fre­cuen­cia mo­no­po­lar y ul­tra­so­ni­do tra­ba­ja mol­dea­mien­to cor­po­ral,ce­lu­li­tis y ten­sa­do de la piel tan­to en la ca­ra co­mo en el cuer­po.

“Co­lom­bia se

ha vuel­to un des­tino de be­lle­za en el mun­do y vie­ne mu­cha gen­te de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa a ha­cer­se tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les al país. Eso cam­bió la men­ta­li­dad de los mé­di­cos que em­pe­za­mos a in­ver­tir en nue­vas tec­no­lo­gías”, di­ce Ca­ro­li­na, quien en­con­tró en Exi­lis, un equi­po de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que tie­ne dos pun­te­ras: una pa­ra eli­mi­nar la fla­ci­dez del ros­tro y otra pa­ra con­tor­near zo­nas del cuer­po co­mo el ab­do­men, bra­zos y los glú­teos.

Es­te pro­ce­di­mien­to, a di­fe­ren­cia del lá­ser, pe­ne­tra la piel a tra­vés de la ener­gía pro­du­ci­da por el pul­so úni­co de la com­bi­na­ción de ra­di­fre­cuen­cia y ul­tra­so­ni­do y ca­lien­ta los te­ji­dos a una tem­pe­ra­tu­ra ma­yor a los 42 gra­dos cen­tí­gra­dos lo que crea un efec­to ten­sor y es­ti­mu­la la pro­duc­ción de nue­vo co­lá­geno.

“Aun­que exis­ten mu­chos tra­ta­mien­tos in­yec­ta­bles, las per­so­nas ca­da vez bus­can más al­ter­na­ti­vas pa­ra re­ju­ve­ne­cer­se sin per­der su na­tu­ra­li­dad y eso se lo­gra con es­te dis­po­si­ti­vo”, di­ce Ca­ro­li­na. Uno de sus prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios es que des­apa­re­ce la ce­lu­li­tis, que es muy di­fí­cil de com­ba­tir con las má­qui­nas tra­di­cio­na­les y además sir­ve pa­ra re­du­cir me­di­das y re­afir­mar la mus­cu­la­tu­ra de los de­por­tis­tas. Es co­mo ha­cer­se una li­poes­cul­tu­ra pe­ro sin ci­ru­gía.

Ca­ro­li­na, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía en Río de Ja­nei­ro y Es­ta­dos Uni­dos, re­co­mien­da de cua­tro a seis se­sio­nes en ca­da zo­na, una por se­ma­na. Por lo ge­ne­ral sus pa­cien­tes que­dan tan sa­tis­fe­chos que re­pi­ten el tra­ta­mien­to en otras par­tes del cuer­po. El pro­ce­di­mien­to no es in­va­si­vo y no re­quie­re tiem­po de re­cu­pe­ra­ción. Quien se lo prac­ti­que pue­de sa­lir del con­sul­to­rio di­rec­to a su tra­ba­jo. La ma­yo­ría des­cri­be la te­ra­pia co­mo un de­li­cio­so

ca­lien­tes.• ma­sa­je con pie­dras

La má­qui­na Exi­lis se ha ga­na­do va­rios reconocimientos, en­tre ellos: New Beauty Award Beauty Choi­ce; Best

Body Sha­ping Award/best Skin Tigh­te­ning Award y

The Aest­he­tic Show Award .

Ca­ro­li­na Martínez pro­bó el Exi­lis en su es­po­so y vio un re­sul­ta­do tan po­si­ti­vo en su piel que qui­so im­ple­men­tar­lo con sus pa­cien­tes en su con­sul­to­rio en Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.