El mons­truo

Jet-Set - - FLASH -

Las acu­sa­cio­nes de aco­so y vio­la­ción de cer­ca de me­dio cen­te­nar de mu­je­res, en­tre ellas ac­tri­ces co­mo Angelina Jo­lie y Gwy­neth Pal­trow, des­en­mas­ca­ran los des­ma­nes del ge­nio del ci­ne in­de­pen­dien­te y po­nen a ha­blar de es­te pro­ble­ma a to­do el pla­ne­ta.

La no­che

del 21 de mar­zo de 1999 fue una de las más glo­rio­sas en la ful­gu­ran­te ca­rre­ra de Weins­tein. En la ga­la de los ape­te­ci­dos pre­mios Ós­car, dos fil­mes de su em­pre­sa Mi­ra­max, Sha­kes­pea­re enamo­ra­do y La vi­da es be­lla, arra­sa­ron con diez es­ta­tui­llas, en ca­te­go­rías co­mo Me­jor pe­lí­cu­la, Me­jor ac­triz y Me­jor ac­tor, en­tre otras.

En Mi­ra­max, ca­sa de los me­jo­res ta­len­tos y con la cual él y su her­mano Bob re­vol­ca­ron la his­to­ria del ci­ne in­de­pen­dien­te, no to­dos es­ta­ban con­ten­tos sino más bien in­dig­na­dos, por­que mu­cho de aquel éxi­to es­ta­ba ci­men­ta­do en sus ma­los tra­tos. Una de las más bra­vas al ver­lo po­sar con es­tre­llas co­mo Gwy­neth Pal­trow “la pri­me­ra da­ma de Mi­ra­max”, era la asis­ten­te Zel­da Per­kins, a quien Weins­tein le ha­bía he­cho pro­pues­tas se­xua­les, lo mis­mo que a otras de sus com­pa­ñe­ras, por lo cual lo con­fron­tó: pa­ra­ba o ella iría a la Po­li­cía. Días des­pués, abo­ga­dos del em­pre­sa­rio ne­go­cia­ron con Zel­da un acuer­do que al pa­re­cer le im­po­ne no ha­blar al res­pec­to. Así se lo in­si­nuó ella a The

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.