HARRY DE IN­GLA­TE­RRA Y MEG­HAN MAR­KLE ¿DU­RA­RÁ EL CUEN­TO DE HA­DAS?.

El prín­ci­pe play­boy del Reino Uni­do por fin sien­ta ca­be­za y se ca­sa en 2018 con una fa­mo­sa ac­triz es­ta­dou­ni­den­se di­vor­cia­da des­cen­dien­te de es­cla­vos afro­ame­ri­ca­nos. ¿Se­rá bien re­ci­bi­da en la fa­mi­lia real? ¿O la ha­rán sen­tir co­mo una ex­tra­ña co­mo su­ce­dió c

Jet-Set - - CONTENIDO -

El prín­ci­pe play­boy sien­ta ca­be­za y se ca­sa en 2018 con una ac­triz es­ta­dou­ni­den­se, di­vor­cia­da y des­cen­dien­te de es­cla­vos afro­ame­ri­ca­nos. ¿Le ha­rán la vi­da im­po­si­ble co­mo a Lady Di?

La so­le­dad de Harry

era un do­lor de ca­be­za pa­ra los Wind­sor, que se pu­sie­ron va­rias ve­ces ro­jos de la ver­güen­za por sus ma­los tra­gos, en es­pe­cial cuan­do un pa­pa­raz­zi se apro­ve­chó de su bo­rra­che­ra y lo fo­to­gra­fió des­nu­do con una mu­jer en Las Ve­gas. Tras el es­cán­da­lo mun­dial, el hi­jo me­nor de la re­cor­da­da Dia­na de Ga­les rec­ti­fi­có su vi­da con te­ra­pia pa­ra el al­coho­lis­mo, pe­ro le que­da­ba un va­cío: es­ta­ba an­sio­so por for­mar un ho­gar co­mo el de su her­mano ma­yor, Wi­lliam de Cam­brid­ge, pe­ro las jó­ve­nes que amó, Chelsy Davy y Cres­si­da Bo­nas, no so­por­ta­ron ser siem­pre el fo­co de aten­ción por ser las no­vias de uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res de la reale­za y lo de­ja­ron.

An­tes de co­no­cer a Meg­han Mar­kle, con­tó The Sun­day Ti­mes, el nie­to de la rei­na Isa­bel le ex­pre­só a un ami­go que “so­lo al­guien que es­tu­vie­ra ba­jo la mi­ra­da pú­bli­ca se­ría ca­paz de en­ten­der y li­diar con to­do lo que sig­ni­fi­ca es­tar con un prín­ci­pe”, ci­tó el pe­rió­di­co lon­di­nen­se. La fuen­te no cree que se ha­ya pues­to de­li­be­ra­da­men­te a la ca­za de una fa­mo­sa, pe­ro el ca­so es que sus con­si­de­ra­cio­nes se cum­plie­ron y hoy tie­ne a los bri­tá­ni­cos y a los fans de la mo­nar­quía en el pla­ne­ta ple­tó­ri­cos de

emo­ción con su bo­da en la éri­ma­ve­ra de 2018 con la co­no­ci­da éro­ta­go­nis­ta de la se­rie Suits.

La his­to­ria éue­de ser vis­ta co­mo el eéí­to­me con­te­méo­rá­neo de la fan­ta­sía de la ce­ni­cien­ta. Él, hi­jo del mul­ti­mi­llo­na­rio Car­los de Ga­les, he­re­de­ro del trono, lle­va la san­gre de to­dos los re­yes de Eu­roéa. Ella, la tíéi­ca self-ma­de grin­ga, mu­la­ta, des­cien­de éor éar­te de ma­dre de afro­ame­ri­ca­nos es­cla­vos que as­cen­die­ron en la es­ca­la so­cial has­ta lle­gar a ella, una triun­fa­do­ra en el co­mée­ti­do mun­do de la me­ca del cine.

Al con­tra­rio de su fa­lle­ci­da suegra Lady Di o su con­cu­ña­da Ka­te Midd­le­ton, eséo­sa de Wi­lliam, Meg­han es una mu­jer re­co­rri­da, que lle­ga a la ca­sa real con su éroéia mar­ca de es­tre­lla y de ac­ti­vis­ta éor el fe­mi­nis­mo y las mi­no­rías ra­cia­les, lo cual la co­nec­ta aún más con su fu­tu­ro ma­ri­do, muy in­vo­lu­cra­do en el tra­ba­jo be­né­fi­co. Tam­bién al con­tra­rio de ellas, Mar­kle trae con­si­go una his­to­ria, éues es­tu­vo ca­sa­da con el éro­duc­tor de cine Tre­vor En­gel­son y pa­ra los que se pre­gun­tan si eso éo­ne en ée­li­gro los de­re­chos de Harry so­bre el trono, la no­ti­cia es que no éor­que la reale-

Se cree que los no­vios se con­ver­ti­rán en du­ques de Sus­sex por vo­lun­tad de la rei­na Isa­bel. Si el prín­ci­pe no acep­ta, su es­po­sa se­rá lla­ma­da prin­ce­sa Harry de Ga­les.

za aé­ren­dáó a ár con el ságno de los íáe­méosk “La in­fle­xi­ble de­vo­ción de Car­los por su es­po­sa di­vor­cia­da (Ca­mi­lla de Cor­nua­lles, ex­se­ño­ra Par­ker Bow­les) ha con­tri­bui­do mu­cho a cam­biar la per­cep­ción so­bre lo que es per­mi­ti­do en las re­la­cio­nes de los miem­bros de la reale­za. El he­cho de que la gen­te vea con ale­gría la bo­da de Harry con Meg­han, sin im­por­tar­le que es di­vor­cia­da y vie­ne de pa­dres que tam­bién lo son, se de­be a la ba­ta­lla que li­bró su pa­dre”, le de­cla­ró al Mail On­li­ne un clé­ri­go cer­cano a los Wind­sor.

La igle­sia an­gli­ca­na ya les per­mi­te vol­ver­se a ca­sar a los di­vor­cia­dos y así Harry y su no­via po­drán ha­cer­lo en ma­yo pró­xi­mo en la ca­pi­lla de St. Geor­ge, uno de los tem­plos de la rei­na, ad­jun­to al cas­ti­llo de Wind­sor, el cual ella con­si­de­ra su ver­da­de­ro ho­gar. Ello es una in­di­ca­ción del apo­yo a Harry de Isa­bel, cu­ya men­te es mu­cho más abier­ta de lo que se cree.

En 1936, Ed­ward VIII, tío bi­sa­bue­lo de Harry, ab­di­có por­que no se pu­do ca­sar con la es­ta­dou­ni­den­se Wa­llis Sim­pson pues era dos ve­ces di­vor­cia­da. Hoy, que Meg­han ha­ya es­ta­do ca­sa­da no afec­ta los de­re­chos de Harry so­bre el trono.

Car­los, aquí con su es­po­sa Ca­mi­lla, no le te­me a una suegra ne­gra, sino a que la na­cien­te po­pu­la­ri­dad de Meg­han ter­mi­ne por opa­car más la su­ya en­tre los bri­tá­ni­cos.

Meg­han y su ma­dre, la te­ra­pis­ta clí­ni­ca Do­ria Ra­gland, pa­sa­rán a la his­to­ria co­mo las pri­me­ras afro­ame­ri­ca­nas en em­pa­ren­tar con la reale­za bri­tá­ni­ca. Des­cien­den de la es­cla­va Mat­tie Tur­nip­seed, cu­yos vás­ta­gos se su­pe­raron has­ta lle­gar a maes­tros de es­cue­la y pro­fe­sio­na­les.

El gran au­sen­te ha si­do el pa­dre de Meg­han, Tom Mar­kle, quien no co­no­ce a Harry y vi­ve apar­ta­do del mun­do en Ba­ja Ca­li­for­nia. ¿Qué es­con­de?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.