MANO A MANO EN­TRE BO­TE­RO Y PI­CAS­SO.

Las obras de es­tos gi­gan­tes de las artes plás­ti­cas es­tán ex­pues­tas en el Ho­tel de Cau­mont, uno de los es­pa­cios cul­tu­ra­les más pres­ti­gio­sos de Mar­se­lla, en Fran­cia. La exposición Bo­te­ro, un diá­lo­go con Pi­cas­so, no es un concurso pa­ra es­co­ger al me­jor. So­lo

Jet-Set - - CONTENIDO -

La exposición Bo­te­ro, un diá­lo­go con Pi­cas­so, en el Ho­tel de Cau­mont de Mar­se­lla, Fran­cia, bus­ca de­fi­nir la co­ne­xión que exis­te en­tre el co­lom­biano y el es­pa­ñol.

En los años cin­cuen­ta, cuan­do el nom­bre de Pa­blo Pi­cas­so ha­bía ad­qui­ri­do el mis­mo pres­ti­gio y co­ti­za­ción de Van Gogh y Hen­ri Ma­tis­se, el an­tio­que­ño Fernando Bo­te­ro era un apren­diz de arte. Aún no ha­bía en­con­tra­do el se­llo dis­tin­ti­vo de las fi­gu­ras vo­lu­mi­no­sas que más tar­de crea­ron el in­con­fun­di­ble es­ti­lo ‘bo­te­riano’.

Pa­blo, quien ya era el gran Pi­cas­so, ha­bía pin­ta­do sus obras maes­tras Guer­ni­ca y Las se­ño­ri­tas de Avig­non, mien­tras que Bo­te­ro es­ta­ba ten­ta­do por el cu­bis­mo, ba­jo la ob­nu­bi­la­ción de es­ta co­rrien­te ar­tís­ti­ca que tam­bién in­flu­yó las in­ci­pien­tes ca­rre­ras de los co­lom­bia­nos En­ri­que Grau y Ale­jan­dro Obre­gón. “Fue el maes­tro de no­so­tros

e ins­pi­ró a to­dos los pin­to­res en el mun­do”, di­jo ha­ce unos días, en el mar­co de la inauguración de la mues­tra Bo­te­ro, diá­lo­go con Pi­cas­so, en los enor­mes sa­lo­nes del cen­tro de arte Ho­tel de Cau­mont, en la re­gión fran­ce­sa de Aix-en-pro­ven­ce. En es­te en­torno re­cor­dó que los ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos de la épo­ca mi­ra­ban ha­cia Eu­ro­pa pa­ra de­jar­se im­preg­nar por las in­fluen­cias del mo­men­to: la abs­trac­ción, la geo­me­tría y el re­cu­rren­te cu­bis­mo, que aún no ha­bía per­di­do el vi­gor de sus ini­cios en el si­glo XX.

En el bol­si­llo de Bo­te­ro ha­bía po­cos pe­sos y vi­vía en arrien­do, has­ta que un gol­pe de suer­te co­mo ga­na­dor del IX Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tis­tas le per­mi­tió con­se­guir un pa­sa­je en el bu­que Uso­di­ma­re, que lo lle­vó des­de Bue­na­ven­tu­ra has­ta Ita­lia. Aque­llos ai­res cos­mo­po­li­tas que se res­pi­ra­ban en es­te país y las re­vo­lu­cio­nes que se tra­za­ban en los ba­rrios bohe­mios y las aca­de­mias eu­ro­peas le abrie­ron un ho­ri­zon­te diferente al que tra­zó Pa­blo Pi­cas­so, el ‘gran ins­pi­ra­dor’, se­gún Bo­te­ro.

En ese mo­men­to, el co­lom­biano em­pe­zó a dis­tan­ciar­se del fan­tas­ma cu­bis­ta, pe­ro no de­jó de mi­rar­lo de fren­te pa­ra ins­pi­rar­se a ni­vel te­má­ti­co. Des­pués de mu­chos años pin­tó las co­rri­das de to­ros tal co­mo lo hi­zo Pi­cas­so, pe­ro con me­nos san­gre que el ma­la­gue­ño en aras de exal­tar el es­pí­ri­tu co­lo­ri­do y pin­to­res­co de la fies­ta bra­va.

“No me sien­to aplas­ta­do por Pi­cas­so. Lo di­go sin mo­des­tia”, afir­mó Fernando Bo­te­ro.

El crea­dor pai­sa y el in­flu­yen­te pin­tor es­pa­ñol tam­bién con­ver­gie­ron en la pa­sión por el mun­do del cir­co, que des­per­tó el in­te­rés de am­bos por las de­sigual­da­des so­cia­les que se es­con­den de­ba­jo de una car­pa.

Los cu­ra­do­res del Ho­tel de Cau­mont en­con­tra­ron que los dos gran­des de la es­ce­na pic­tó­ri­ca se dis­tan­cia­ron en el ma­ne­jo de los tra­zos de la fi­gu­ra hu­ma­na, na­tu­ra­le­za muer­ta y ob­je­tos, pe­ro se co­nec­ta­ron con hi­los in­vi­si­bles en mu­chos más te­mas co­mo los pros­tí­bu­los, la vio­len­cia y las es­tam­pas bu­có­li­cas.

Pa­ra los en­ten­di­dos, Pi­cas­so des­com­po­nía las formas y ex­pre­sa­ba el do­lor, la ago­nía y un am­bien­te som­brío co­mo res­pues­ta ico­no­clas­ta ha­cia el arte pre­cio­sis­ta del Re­na­ci­mien­to. Bo­te­ro, des­de una vi­sión más clá­si­ca, se in­tere­só por el vo­lu­men y el arte co­mo he­rra­mien­ta que produce pla­ci­dez y emo­ción en los es­pec­ta­do­res. “No me sien­to aplas­ta­do por la obra de es­te gran maes­tro. Lo di­go sin nin­gún ti­po de mo­des­tia. Yo in­vi­to a la con­tem­pla­ción, al dis­fru­te”, afir­mó el co­lom­biano an­te un au­di­to­rio ex­ta­sia­do por su es­ti­lo co­lo­quial y di­rec­to.

“Con es­ta re­tros­pec­ti­va en­ta­bla­mos un diá­lo­go en­tre am­bos ar­tis­tas. Es un acon­te­ci­mien­to que nos per­mi­te co­no­cer sus pun­tos de vis­ta. Es una mues­tra de sus idas y ve­ni­das, de sus desacuer­dos”, afir­ma Ce­ci­lia Bras­chi, cu­ra­do­ra de la exposición que in­clu­ye 60 obras del co­lom­biano y 20 del pa­dre del cu­bis­mo. La mues­tra es­ta­rá abier­ta has­ta mar­zo del año en­tran­te. Bo­te­ro, in­du­da­ble­men­te, siem­pre se in­tere­só por Pi­cas­so. En los años no­ven­ta le hi­zo un retrato, no tan ‘bo­te­riano’ o ‘gor­di­to’ co­mo se es­pe­ra­ba. Tam­bién do­nó dos obras del an­da­luz a la co­lec­ción per­ma­nen­te del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, en Bogotá, en­tre es­tas una abs­trac­ción que hi­zo el ge­nio ibé­ri­co acer­ca de las co­rri­das de to­ros.

De­bi­do a es­ta ad­mi­ra­ción ex­plí­ci­ta, Fernando Bo­te­ro tra­tó de co­no­cer­lo per­so­nal­men­te en el año de 1953, cuan­do Pa­blo Pi­cas­so re­si­día en Va­llau­ris, una lo­ca­li­dad en la Cos­ta Azul fran­ce­sa.

El an­tio­que­ño y un ami­go se des­pla­za­ron has­ta la ca­sa del ar­tis­ta, pe­ro uno de sus sub­al­ter­nos les prohi­bió el pa­so por­que no ha­bían con­cer­ta­do una ci­ta. No obs­tan­te, Bo­te­ro in­sis­tió en ver­lo y se fue has­ta un bar que ha­bía en el ve­cin­da­rio, im­pul­sa­do por los co­men­ta­rios de los pobladores que de­cían que lo vi­si­ta­ba a dia­rio. Su gran ído­lo ja­más apa­re­ció.

Des­pués de un tiem­po, se in­tere­só por las obras más re­pre­sen­ta­ti­vas de Pie­ro de­lla Fran­ces­ca, Ti­ziano y Pao­lo Uc­ce­llo. Los tres, pe­ro en es­pe­cial Uc­ce­llo, fue­ron de­ter­mi­nan­tes en la cons­truc­ción de su es­ti­lo in­con­fun­di­ble que es­tá mar­ca­do por la hi­pér­bo­le del vo­lu­men y el ma­ne­jo ale­gre del co­lor. Las dé­ca­das pa­sa­ron y Fernando Bo­te­ro es­ca­ló has­ta los pe­des­ta­les de los más gran­des. Des­de allí no ha po­di­do des­pren­der­se de Pi­cas­so.•

Des­pués de es­ta exposición, Bo­te­ro se to­ma­rá un des­can­so jun­to a su fa­mi­lia, pe­ro ja­más de­ja­rá de pin­tar, pu­bli­có la pren­sa eu­ro­pea.

La obra de los dos ar­tis­tas se co­nec­ta a tra­vés del des­nu­do y la preocupación por exal­tar la vi­da en los bur­de­les. Los re­tra­tos de Pa­blo Pi­cas­so y Fernando Bo­te­ro son una re­ve­ren­cia al arte clá­si­co eu­ro­peo. El bo­de­gón, co­mo he­ren­cia del arte re­na­cen­tis­ta, do­mi­na los di­fe­ren­tes pe­rio­dos crea­ti­vos del es­pa­ñol y el co­lom­biano.

La co­lec­ción pri­va­da de Fernando Bo­te­ro, que es­tá col­ga­da en el museo del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, ate­so­ra dos obras de Pi­cas­so, in­clu­yen­do una que es­tá ins­pi­ra­da en los to­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.