EL PRE­SI­DEN­TE CAR­LOS HOLGUÍN Y MA­RÍA CRIS­TI­NA DE ES­PA­ÑA ¿FUE­RON AMAN­TES?.

Las pre­ten­sio­nes de Co­lom­bia de re­pa­triar el te­so­ro quim­ba­ya traen a la me­mo­ria el vie­jo ru­mor de que el man­da­ta­rio co­lom­biano no so­lo le re­ga­ló la co­lec­ción de oro a la re­gen­te de Es­pa­ña en un ges­to di­plo­má­ti­co, sino co­mo un re­cuer­do de sus amo­res clan­de

Jet-Set - - CONTENIDO -

LAS pre­ten­sio­nes de re­pa­triar el te­so­ro quim­ba­ya re­vi­ven el ru­mor de que el man­da­ta­rio co­lom­biano le re­ga­ló las 122 pie­zas de oro a la es­po­sa de Al­fon­so XII co­mo un re­cuer­do de sus amo­res clan­des­ti­nos.

Ha­ce me­dio si­glo se ha­bla en Co­lom­bia del desa­tino que fue ob­se­quiar­le a Es­pa­ña el oro de los quim­ba­yas en el si­glo XIX y el asun­to co­bra hoy vi­sos más se­rios, pues la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal le or­de­nó al go­bierno traer de vuel­ta las 122 pie­zas de los an­ces­tros pre­co­lom­bi­nos. El tri­bu­nal le dio la ra­zón a aca­dé­mi­cos y abo­ga­dos que a tra­vés de la ac­ción po­pu­lar y la tu­te­la adu­je­ron que el pre­si­den­te Car­los Holguín trans­gre­dió la ley al dar la co­lec­ción sin per­mi­so del Con­gre­so.

En el mis­mo Pa­la­cio de San Car­los don­de él go­ber­nó, una so­bri­na bis­nie­ta del pre­si­den­te Holguín, Ma­ría Án­ge­la Holguín, es la en­car­ga­da de cum­plir con el man­da­to. Mien­tras lle­ga el desen­la­ce, vie­ne al re­cuer­do el ru­mor so­bre el ro­man­ce en­tre Holguín y la rei­na Ma­ría Cris­ti­na, es­po­sa de Al­fon­so XII y a quien el pre­si­den­te le ofre­ció el te­so­ro en nom­bre de Co­lom­bia.

Na­ci­do en Nó­vi­ta, Cho­có, Holguín pro­ve­nía de un li­na­je po­de­ro­so y sus ne­xos fa­mi­lia­res so­lo ha­blan de pre­si­den­tes: era so­brino de Ma­nuel Ma­ría Ma­lla­rino, her­mano de Jor­ge Holguín (bi­sa­bue­lo de la can­ci­llerf, yerno de Mi­guel An­to­nio Ca­ro, cu­ña­do de la hi­ja de Ju­lio Ar­bo­le­da, en fin. Fue uno de los más in­flu­yen­tes del país en tiem­pos de Ra­fael Nú­ñez y en­can­ta­ba con su ver­bo y ai­re de hom­bre de mun­do. De ello no se sus­tra­jo Al­fon­so XII, an­te quien inau­gu­ró la le­ga­ción co­lom­bia­na en Ma­drid en 1881. Lo que vino a con­ti­nua­ción fue na­rra­do por Ál­va­ro Holguín y Ca­ro, hi­jo del pri­mer ma­gis­tra­do, en su libro Al ser­vi­cio de la Re­pú­bli­ca: Car­los Holguín, pre­si­den­te de Co­lom­bia: “Los re­yes so­lían in­vi­tar a Holguín a me­nu­do a sus apar­ta­men­tos pri­va­dos pa­ra con­ver­sar y así pu­do co­no­cer­los muy de cer­ca y apre­ciar­los”.

El em­ba­ja­dor na­rra­ba de­ta­lles de su pa­so por la cor­te en sus car­tas a su es­po­sa Mar­ga­ri­ta Ca­ro To­var: “La rei­na no

es muy bo­ni­ta sin ser na­da fea, pe­ro sí me pa­re­ció muy in­te­li­gen­te y ama­ble. El rey no de­ja na­da que desear. Per­so­nal­men­te, es uno de los ti­pos que más me han gus­ta­do en la vi­da”. El la­zo se fue es­tre­chan­do, co­mo lo su­gi­rió en otra mi­si­va: “El rey me de­tu­vo más de me­dia ho­ra en su cuar­to, me mostró a la prin­ce­si­ta de As­tu­rias (...) y de­par­tí con él y la rei­na co­mo si hu­bié­ra­mos si­do co­no­ci­dos vie­jos”. Ma­ría Cris­ti­na lla­ma­ba “com­pa­dre” a Holguín, pues eran pa­dri­nos de un hi­jo de Fer­di­nand de Les­seps, cons­truc­tor del Ca­nal de Suez e ini­cia­dor del Ca­nal de Panamá.

Ma­ría Cris­ti­na era pri­ma se­gun­da del em­pe­ra­dor Franz Jo­seph de Aus­tria, bis­nie­ta del em­pe­ra­dor Leo­pold II del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano y ta­ta­ra­nie­ta de Car­los III de Es­pa­ña. Tan pre­cla­ro abo­len­go la hi­zo per­fec­ta pa­ra rei­na de Es­pa­ña tras la viu­dez del rey de Ma­ría de las Mer­ce­des de Or­léans, pe­ro llo­ró por las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do

Más amar­gas aun fue­ron las lá­gri­mas que de­rra­mó cuan­do el mo­nar­ca mu­rió de tu­bercu­losis en 1885, en el mo­men­to en que ella es­pe­ra­ba a su ter­cer y úni­co hi­jo va­rón, Al­fon­so XIII, aun­que las ma­las len­guas ase­gu­ran que lo ma­tó en reali­dad la sí­fi­lis, por lo cual no ha­bría po­di­do con­ce­bir a Al­fon­so. El ca­so es que Cris­ta, co­mo era lla­ma­da, asu­mió la re­gen­cia de Es­pa­ña has­ta la ma­yo­ría de edad del rey. “Qué pro­ble­ma y con es­ta ton­ta”, di­jo el pri­mer mi­nis­tro Ca­no­vas, mo­les­to por te­ner que tra­ba­jar con una mu­jer que, a la pos­tre, re­sul­tó muy há­bil.

Ál­va­ro Holguín di­jo que, por esos días, su pa­dre vi­si­tó dos ve­ces a la rei­na en sus ha­bi­ta­cio­nes: “En la pri­me­ra, do­ña Ma­ría Cris­ti­na hi­zo sa­lir al rey ni­ño Al­fon­so XIII pa­ra que lo co­no­cie­ra y en la vi­si­ta de des­pe­di­da se lo ha­bía he­cho ver de nue­vo, ob­se­quián­do­le un mag­ní­fi­co retrato de ella con su hi­jo ‘pa­ra que los re­cor­da­se bien a am­bos’”.

¿Pa­só algo en­tre los dos? “El ru­mor de que Car­los Holguín tu­vo amo­res con la rei­na es muy an­ti­guo y al­gu­nos aña­den la es­pe­cie de que el rey Al­fon­so XIII pu­do ser su hi­jo. Adu­cen, en­tre otras ra­zo­nes, un su­pues­to pa­re­ci­do en­tre los dos”, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Da­niel Sam­per Pi­zano, quien ha abor­da­do con el hu­mor que le es pro­pio las iro­nías de la his­to­ria na­cio­nal, en­tre ellas el epi­so­dio del te­so­ro quim­ba­ya, al cual lla­mó “el úni­co oro que los es­pa­ño­les no se ha­bían lle­va­do de Amé­ri­ca”, en su libro Lec­cio­nes de his­te­ria de Co­lom­bia.

Holguín vi­si­ta­ba a la re­gen­te y al rey ni­ño Al­fon­so XIII en sus ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das del Pa­la­cio Real.

Sil­via Gal­vis, en su do­cu­men­ta­da bio­gra­fía no­ve­la­da de So­le­dad Ro­mán, con­tro­ver­ti­da mu­jer de Ra­fael Nú­ñez, es­cri­bió: “En ca­lles y ca­fés, ter­tu­lia­de­ros y bar­be­rías, el al­to­zano y en la pla­za, y has­ta en el ca­rro del tran­vía, se co­men­ta, en­tre su­su­rros y as­pa­vien­tos, el ro­man­ce de don Car­los Holguín, nues­tro mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio, nues­tro re­pre­sen­tan­te an­te la cor­te es­pa­ño­la, pren­da­do de cier­tos reales en­can­tos, y no es un decir eso de reales, pues la due­ña de ese co­ra­zón in­gra­to es la re­gen­ta, la rei­na do­ña Ma­ría Cris­ti­na”. ¿Ave­ri­guó la in­ci­si­va pe­rio­dis­ta un da­to es­cla­re­ce­dor aca­lla­do por su muer­te pre­ma­tu­ra?

“Sin­ce­ra­men­te, no co­noz­co nin­gu­na evi­den­cia que prue­be que es­ta afir­ma­ción es ver­dad o no”, de­cla­ra Sam­per Pi­zano, quien en úl­ti­mas re­cuer­da que “co­mo en to­dos los paí­ses, las ca­mas han si­do uno de los pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria co­lom­bia­na”.

Holguín re­em­pla­zó a Nú­ñez en la Pre­si­den­cia y re­ci­bió en 1891 el lau­do ar­bi­tral so­bre los lí­mi­tes en­tre Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la de Ma­ría Cris­ti­na. Dos años des­pués, le da­ba el te­so­ro quim­ba­ya, cu­yo plei­to en cier­nes trae otra vez a cuen­to el enig­ma del su­pues­to amo­río de las bru­mas del pa­sa­do.

Se mur­mu­ra que Al­fon­so XII no mu­rió de tu­bercu­losis sino de sí­fi­lis, por lo cual no ha­bría po­di­do con­ce­bir a Al­fon­so XIII.

Car­los Holguín co­no­ció a la rei­na Ma­ría Cris­ti­na de Aus­tria, apo­da­da ‘do­ña Vir­tu­des’, cuan­do fue el pri­mer em­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Es­pa­ña en 1881. Él mis­mo con­ta­ba que vi­si­ta­ba a los re­yes en sus sa­lo­nes pri­va­dos y ella lo tra­ta­ba de “com­pa­dre”, pues eran pa­dri­nos de un hi­jo de Fer­di­nand de Les­seps.

Al cuen­to del su­pues­to amor en­tre Holguín y Ma­ría Cris­ti­na se agre­ga la ver­sión de que Al­fon­so XIII (cen­tro), hi­jo de la rei­na, no era de Al­fon­so XII (iz­quier­da), sino de Holguín (de­re­cha).

Una de las 122 pie­zas del te­so­ro quim­ba­ya que Holguín le re­ga­ló a la mo­nar­ca en 1893 en gra­ti­tud por el lau­do ar­bi­tral so­bre los lí­mi­tes con Ve­ne­zue­la.

Ma­ría Cris­ti­na de Habs­bur­go, una no muy agra­cia­da ar­chi­du­que­sa de la ca­sa im­pe­rial de Aus­tria, era la se­gun­da es­po­sa del rey Al­fon­so XII, quien nun­ca co­rres­pon­dió a su amor, te­nía múl­ti­ples aman­tes y con­ci­bió a va­rios hi­jos ile­gí­ti­mos.

A po­co de en­viu­dar de Al­fon­so XII, Ma­ría Cris­ti­na dio a luz al rey ni­ño Al­fon­so XIII y en su nom­bre se con­vir­tió en re­gen­te de Es­pa­ña. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, fue una de las me­jo­res go­ber­nan­tes. A la de­re­cha, ma­dre e hi­jo ha­cia 1902.

Ma­ría Cris­ti­na, al cen­tro, en 1913, ro­dea­da por la in­fan­ta Isa­bel de Bor­bón, la in­fan­ta Lui­sa, los prín­ci­pes Car­los y Rai­nie­ro de Bor­bón-dos Si­ci­lias y su hi­jo Al­fon­so XIII, en­tre otros. El mo­nar­ca no so­por­tó la muer­te de su ma­dre en 1929 y se cree que por eso no hi­zo na­da por de­te­ner su des­tro­na­mien­to en 1931.

El te­so­ro quim­ba­ya se ex­hi­be hoy en el Museo de Amé­ri­ca en Ma­drid. Los ve­ne­zo­la­nos des­con­ten­tos con el lau­do de Ma­ría Cris­ti­na lo lla­man “coima ple­be­ya” y “re­mu­ne­ra­ción su­brep­ti­cia”, por­que fa­vo­re­ció a Co­lom­bia.

El rey emé­ri­to Juan Car­los I y su hi­jo Fe­li­pe VI des­cien­den de Al­fon­so XII y Ma­ría Cris­ti­na. En la fo­to, los mo­nar­cas con sus con­sor­tes, las rei­nas So­fía y Le­ti­zia, en la ca­pi­lla del Pa­la­cio Real en ma­yo pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.