HARRY Y WI­LLIAM VER­SUS CA­MI­LLA:

Los ce­los por la po­pu­la­ri­dad y la re­nuen­cia de los hi­jos de Car­los de Ga­les a que su ma­dras­tra sea co­ro­na­da co­mo rei­na de In­gla­te­rra, te­jen la peor in­tri­ga de la ca­sa real en los úl­ti­mos tiem­pos.

Jet-Set - - CONTENIDO -

¡La pe­lea! Los hi­jos del Lady Di y Car­los de In­gla­te­rra sien­ten ce­los de la po­pu­la­ri­dad de su ma­dras­tra y no quie­ren que ella sea rei­na.

Los cro­nis­tas más ve­te­ra­nos y me­jor in­for­ma­dos so­bre la reale­za en In­gla­te­rra su­gie­ren que el anun­cio del ca­sa­mien­to del po­pu­lar prín­ci­pe Harry con la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Meg­han Mar­kle agu­di­za­rá la ten­sión en­tre el ban­do que for­man es­te úl­ti­mo y su her­mano ma­yor Wi­lliam, por un la­do, y Car­los, prín­ci­pe de Ga­les, y su es­po­sa Ca­mi­lla, duquesa de Cor­nua­lles, por el otro.

Car­los ba­tió el ré­cord co­mo el he­re­de­ro que más años ha te­ni­do que es­pe­rar pa­ra rei­nar des­de que fue nom­bra­do co­mo tal en 1958, y la cer­ca­nía a los 70 años ahon­da su frus­tra­ción al res­pec­to. Aho­ra, el des­em­bar­co de una jo­ven be­lla, gla­mu­ro­sa y con el ha­lo de ce­ni­cien­ta de Meg­han, preo­cu­pa a su cor­te, pues trae­ría otra cri­sis de po­pu­la­ri­dad pa­ra él, asegura Ri­chard Kay, un muy leí­do co­lum­nis­ta de so­cie­dad y corresponsal de la ca­sa real por lar­gos años.

“”Los re­sul­ta­dos en las en­cues­tas de opi­nión so­bre los miem­bros de la reale­za se ba­san en qué tan­ta ex­po­si­ción ten­gan y Harry y Meg­han se­rán el cen­tro de aten­ción en los pró­xi­mos me­ses. Hoy, tal vez, si les pre­gun­ta­ran a los bri­tá­ni­cos quién de­be­ría ser el pró­xi­mo rey, se­gu­ro ga­na­ría Harry”, ex­pli­có Kay.

Al­go si­mi­lar su­ce­dió en 2010 con el com­pro­mi­so de Wi­lliam, du­que de Cam­brid­ge, y su es­po­sa Ka­te, con cu­ya po­de­ro­sa ima­gen de es­tre­llas Car­los no ha te­ni­do pro­ble­ma en com­pe­tir, in­fluen­cia­do por Ca­mi­lla, pa­ra quien eso la li­be­ra de la aten­ción del pú­bli­co y la pren­sa, a la que no se acos­tum­bra. Pe­ro, pa­ra el co­lum­nis­ta, “con otra pa­re­ja show en fo­co, el prín­ci­pe ten­drá que con­for­mar­se con las mi­ga­jas”.

Es un asun­to sen­si­ble pa­ra Car­los, quien a sa­bien­das de que su rei­na­do se­rá cor­to, quie­re ser re­cor­da­do co­mo el he­re­de­ro del trono más sig­ni­fi­ca­ti­vo en la his­to­ria de la ca­sa real y una ba­ja po­pu­la­ri­dad no lo ayu­da, al igual que ver­se dis­tan­cia­do de Wi­lliam y Harry.

Ri­chard Kay re­la­ta que las re­la­cio­nes en­tre el hi­jo de Isa­bel II y los prín­ci­pes ha te­ni­do sus al­tas y ba­jas des­de que Dia­na de Ga­les, la ma­dre de ellos, mu­rió en 1997. Co­mo en el ne­fas­to ma­tri­mo­nio de es­ta úl­ti­ma con Car­los, la duquesa, co­no­ci­da an­tes co­mo Ca­mi­lla Par­ker Bow­les, ha si­do la man­za­na de la dis­cor­dia.

Po­co a po­co, ella se ga­nó a sus hi­jas­tros y cuan­do Car­los se ca­só con ella, en 2005, la elo­gia­ron y ad­mi­tie­ron en pú­bli­co lo fe­liz que ha­cía a su pa­dre. Es­te año las co­sas se en­fria­ron des­de que Wi­lliam y Harry lan­za­ron una cam­pa­ña pa­ra reivin­di­car la me­mo­ria de Dia­na en los 20 años de su muer­te. En los do­cu­men­ta­les que en­car­ga­ron pa­ra ello, y en los cua­les ha­bla­ron, “eli­mi­na­ron a Car­los, so­lo im­por­ta­ban Dia­na, su tra­ba­jo y su in­fluen­cia so­bre ellos”, co­men­tó Kay. Mu­cho me­nos se re­fi­rie­ron a Ca­mi­lla. “Se es­pe­ra­ba que di­je­ran al­go so­bre la ma­dras­tra a quien una vez le die­ron la bien­ve­ni­da”, ma­ni­fes­tó el pe­rio­dis­ta. Pa­ra col­mo, el fer­vor re­no­va­do por Dia­na mo­ti­vó el apla­za­mien­to de la trans­mi­sión de un pro­gra­ma so­bre Ca­mi­lla, por sus 70 años.

Por otra par­te, sa­lie­ron a la luz una se­rie de gra­ba­cio­nes de au­dio y vi­deo en las que Dia­na ha­bla­ba de lo in­fe­liz que fue con Car­los por su in­fi­de­li­dad con Ca­mi­lla, un fan­tas­ma que ator­men­ta a la pa­re­ja y ha de­ter­mi­na­do su es­ca­sa po­pu­la­ri­dad en­tre los bri­tá­ni­cos. En­ton­ces, Car­los y su

mu­jer con­tra­ata­ca­ron con una bio­gra­fía au­to­ri­za­da de ella que la de­ja­ba co­mo una víc­ti­ma y a Dia­na co­mo ma­la, men­ti­ro­sa, des­ho­nes­ta, hi­pó­cri­ta, muy tras­tor­na­da men­tal­men­te y que se ex­hi­bía con sus aman­tes de­lan­te de sus hi­jos.

Ello, por su­pues­to, no les agra­dó a Wi­lliam y Harry. “Ya no son cer­ca­nos a Ca­mi­lla, la re­la­ción ha cam­bia­do. Ya no la ven con bue­nos ojos”, le re­ve­ló a Kay un ami­go de Dia­na que los vi­si­tó en el Pa­la­cio de Ken­sing­ton por esos días.

Wi­lliam y Harry vi­ven a cuer­po de rey con los mi­llo­nes de Car­los y la ame­na­za de per­der sus lu­jos po­dría obli­gar­los a ablan­dar­se con Ca­mi­lla.

En sus do­cu­men­ta­les so­bre Dia­na, los prín­ci­pes no le die­ron nin­gún cré­di­to a Car­los en su for­ma­ción e ig­no­ra­ron por com­ple­to a su ma­dras­tra.

Un re­cru­de­ci­mien­to de la cri­sis se ve ve­nir por el es­pi­no­so te­ma del tí­tu­lo que lle­va­rá Ca­mi­lla cuan­do la rei­na Isa­bel, de 91 años, mue­ra y Car­los suba al trono. En 2005, se anun­ció ofi­cial­men­te que se­ría prin­ce­sa con­sor­te, pe­ro aho­ra él pre­ten­de que sea rei­na de In­gla­te­rra, pa­ra lo cual, asegura tam­bién Kay, re­quie­re del apo­yo de sus hi­jos y está por ver­se si ellos ac­ce­de­rán tras las afir­ma­cio­nes so­bre Dia­na en su bio­gra­fía. Los po­dría ablan­dar el he­cho de que es su pa­dre quien pro­vee los mi­llo­nes pa­ra que lle­ven una vi­da dig­na de prín­ci­pes. Harry, en par­ti­cu­lar, se­gún Kay, de­be­ría te­ner en cuen­ta que de no ser por la lu­cha de Car­los por des­te­rrar el es­tig­ma de las di­vor­cia­das de la ca­sa real, aho­ra no es­ta­ría com­pro­me­ti­do con Meg­han, quien es­tu­vo ca­sa­da.

El Daily Star, así mis­mo, asegura que la tri­ful­ca fa­mi­liar re­si­de en que Wi­lliam, se­cun­da­do por Ka­te, quie­re ha­cer reali­dad la con­je­tu­ra re­cu­rren­te de que se­ría él y no su pa­dre el que su­ce­de­ría a Isa­bel II. Ello tie­ne fu­rio­sa a Ca­mi­lla, quien al pa­re­cer no am­bi­cio­na el tí­tu­lo de rei­na, pe­ro tam­po­co está dis­pues­ta a re­nun­ciar a com­par­tir

rey.• ca­ma y te­cho con un

Harry y su her­mano es­tán mo­les­tos con Ca­mi­lla por­que su bio­gra­fía au­to­ri­za­da de­ja a su ma­dre Dia­na de Ga­les co­mo una lo­ca, des­ho­nes­ta, hi­pó­cri­ta que se ex­hi­bía con sus aman­tes de­lan­te de sus hi­jos. Ca­mi­lla, duquesa de Cor­nua­lles, está re­sen­ti­da con los prín­ci­pes por­que pre­ten­den ata­jar el ca­mino de su es­po­so Car­los al trono por vie­jo, se­gún el Daily Star.

Wi­lliam se pu­so fu­rio­so cuan­do se in­si­nuó que Ca­mi­lla usa­rá el tí­tu­lo de prin­ce­sa de Ga­les que lle­vó su ma­dre, la prin­ce­sa Dia­na.

La rei­na Isa­bel II en su ju­bi­leo de dia­man­te en me­dio de los dos ban­dos que hoy di­vi­den a su fa­mi­lia. A la iz­quier­da, Ca­mi­lla y Car­los, quie­nes se sien­ten per­di­dos an­te la arro­lla­do­ra ima­gen fa­vo­ra­ble de Wi­lliam, su es­po­sa Ka­te y Harry (de­re­cha).

La duquesa de Cam­brid­ge es­ta­ría de­trás del plan pa­ra que Wi­lliam sea co­ro­na­do rey en vez de Car­los, se­gún el ban­do de Ca­mi­lla.

La lle­ga­da de la be­lla y gla­mu­ro­sa Meg­han Mar­kle, la pro­me­ti­da de Harry, su­po­ne otro gol­pe pa­ra Car­los en tér­mi­nos de po­pu­la­ri­dad.

A Car­los le preo­cu­pa que sus hi­jos no lo apo­yen en su deseo de que Ca­mi­lla sea co­ro­na­da co­mo rei­na de In­gla­te­rra.

Car­los y Dia­na de Ga­les con Wi­lliam y Harry en el Pa­la­cio de Ken­sing­ton en 1986. El re­cuer­do de que su ma­dre fue una no­ble hu­mi­lla­da por la in­fi­de­li­dad de su pa­dre con Ca­mi­lla vuel­ve a ator­men­tar a los prín­ci­pes.

Que los prín­ci­pes des­fi­la­ran con su ma­dras­tra en los fes­te­jos del cum­plea­ños de la rei­na en 2009 fue una mues­tra de la bue­na re­la­ción que tu­vie­ron has­ta que ellos se em­pe­ña­ron en reivin­di­car la me­mo­ria de su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.