DUS­TIN HOFF­MAN. OTRO ABU­SA­DOR SUELTO EN HOLLY­WOOD.

El pres­ti­gio de uno de los más gran­des ac­to­res de ci­ne se de­rrum­ba con los tes­ti­mo­nios de ocho mu­je­res que lo acu­san de ha­ber­las asal­ta­do se­xual­men­te.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El pres­ti­gio del ac­tor, re­co­no­ci­do por El gra­dua­do y Kra­mer vs. Kra­mer, se de­rrum­bó con la re­ve­la­ción de su su­pues­to aco­so se­xual a ocho mu­je­res.

De Dus­tin se tie­ne la im­pre­sión de que es un se­ñor sú­per bue­na per­so­na, in­ca­paz de me­ter­se con na­die y mu­cho me­nos de pro­pa­sar­se con una mu­jer. A ello con­tri­bu­yen su fí­si­co bo­na­chón y los pa­pe­les de víc­ti­ma, an­ti­hé­roe y ex­clui­do, que le han va­li­do ser con­si­de­ra­do un mons­truo de la ac­tua­ción. Aho­ra re­sul­ta que tal ima­gen de in­ta­cha­ble es­con­de a un sá­ti­ro ob­se­sio­na­do con que me­no­res de edad le den ma­sa­jes en los pies y no res­pe­ta pin­ta ni lu­gar pa­ra to­que­tear y mos­trar­les sus ge­ni­ta­les a sus com­pa­ñe­ras de set sin su con­sen­ti­mien­to. Tal es el mons­truo que di­bu­jan las mu­je­res que han des­ta­pa­do los avan­ces inapro­pia­dos del dos ve­ces ga­na­dor del Óscar, pa­ra asom­bro de sus fans en to­do el pla­ne­ta.

En 1980, Co­ri Tho­mas, hi­ja del em­ba­ja­dor de Li­be­ria an­te las Na­cio­nes Unidas en Nue­va York, te­nía 16 años y ad­mi­ra­ba a Hoff­man, en­ton­ces en su me­jor mo­men­to, pues aca­ba­ba de ga­nar el Óscar a Me­jor ac­tor por Kra­mer vs. Kra­mer, tras sal­tar a la ce­le­bri­dad por el clá­si­co El gra­dua­do. Lo bueno fue que una de sus me­jo­res ami­gas, Ka­ri­na, re­sul­tó ser la hi­ja del ac­tor con su pri­me­ra es­po­sa, An­na Byr­ne, de quien se es­ta­ba di­vor­cian­do. Una no­che, las jo­ven­ci­tas fue­ron a ce­nar con él, lue­go de lo cual Ka­ri­na se mar­chó y él se las in­ge­nió pa­ra que Co­ri es­pe­ra­ra a su ma­dre en la ha­bi­ta­ción del ho­tel don­de se hos­pe­da­ba. La hoy guio­nis­ta cuen­ta que uno de los días más gran­dio­sos de su vi­da se tro­có en re­pug­nan­te, ya que, al ra­to, el ar­tis­ta sa­lió del ba­ño cu­bier­to so­lo con una toa­lla que pron­to se fue al pi­so de­ján­do­lo des­nu­do. “Me con­ge­lé. Nun­ca ha­bía vis­to así a un hom­bre. Ni si­quie­ra ha­bía be­sa­do a un chi­co”, re­la­ta. La in­co­mo­di­dad de la ni­ña lo lle­vó a cu­brir­se con una ba­ta, pe­ro no lo li­mi­tó pa­ra pe­dir­le que le die­ra un ma­sa­je en los pies, a lo cual ella ac­ce­dió con­fun­di­da mien­tras él su­su­rra­ba fra­ses co­mo: “Tú sa­bes que es­toy des­nu­do”, le na­rró a Va­riety. In­clu­so, lla­mó a otra mu­jer pa­ra con­tar­le lo que una ado­les­cen­te le es­ta­ba ha­cien­do.

Co­ri se ani­mó a des­cu­brir su trau­má­ti­ca vi­ven­cia lue­go de que An­na Graham Hun­ter fue­ra la pri­me­ra en po­ner en evi­den­cia a Hoff­man, en me­dio de la ola de de­nun­cias de aco­so se­xual que con­mue­ve al mun­do del es­pec­tácu­lo. Cuan­do te­nía 17 años, en 1985, An­na fue asis­ten­te en el ro­da­je de La muer­te de un via­jan­te, pro­ta­go­ni­za­da por la es­tre­lla, quien el pri­mer día tam­bién le pi­dió que con­sin­tie­ra sus pies. Al desa­yuno, ter­mi­nó llo­ran­do en el ba­ño lue­go de que él le or­de­na­ra “hue­vo du­ro y clí­to­ris me­dio her­vi­do”, an­te lo cual to­do el equi­po es­ta­lló en car­ca­ja­das. Otra vez, le pi­dió de al­muer­zo “tu seno iz­quier­do”. Co­mo ella le con­tes­tó que era un cer­do, él re­pli­có, “en­ton­ces el de­re­cho”. Siem­pre es­ta­ba ha­blán­do­le de se­xo o pre­gun­tán­do­le si se ha­bía acos­ta­do con al­guien y le

aga­rró el tra­se­ro en un au­to. An­te sus que­jas, una su­per­vi­so­ra le di­jo que fue­ra más fres­ca. “Él fue un pre­da­dor, yo era una ni­ña y eso fue aco­so se­xual”, con­clu­yó Hun­ter en su re­la­to pa­ra The Holly­wood Re­por­ter.

Igual de gro­tes­ca es la his­to­ria de Kathryn Ros­set­ter, quien com­par­tió re­par­to con Hoff­man en la ver­sión tea­tral de La muer­te de un via­jan­te en Broad­way, en 1983. Las fun­cio­nes fue­ron una pe­sa­di­lla, pues él me­tía su mano en­tre su ro­pa en me­dio de las es­ce­nas y una vez tra­tó de in­tro­du­cir sus de­dos en su va­gi­na. A ella tam­bién le pi­dió el con­sa­bi­do ma­sa­je de pies, la ex­pu­so des­nu­da an­te el staff y ca­da vez que les to­ma­ban una fo­to jun­tos, le po­nía la mano en un seno jus­to an­tes de que el fo­tó­gra­fo dis­pa­ra­ra. Pe­ro una vez fue pi­lla­do por la cá­ma­ra, co­mo lo mues­tra una ima­gen que la ar­tis­ta hi­zo pú­bli­ca.

En 1985, Me­lis­sa Kes­ter acom­pa­ñó a su no­vio a una gra­ba­ción de au­dio con Dus­tin, quien en­can­ta­do con ella, so­li­ci­tó: “Es­toy abu­rri­do, trái­gan­me a Me­lis­sa”. Ella lo vio co­mo al­go inocen­te y acu­dió a la ca­bi­na, don­de el ac­tor apro­ve­chó que sus cuer­pos no se veían des­de afue­ra pa­ra lle­var su mano den­tro de su pan­ta­lón y pe­ne­trar­la con los de­dos.

Otra acu­sa­do­ra, iden­ti­fi­ca­da so­lo co­mo ‘Ca­rolyn’, cuen­ta que una no­che de 1975 ter­mi­nó en el cuar­to de ho­tel de él y cuan­do qui­so mar­char­se Hoff­man ase­gu­ró la puer­ta y le di­jo: “No te irás de aquí sin ha­ber te­ni­do se­xo”. Y le pu­so dos op­cio­nes, se­xo oral y otra que no re­cuer­da. Ella es­co­gió la pri­me­ra y cuan­do él se vio sa­tis­fe­cho le dio 20 dó­la­res pa­ra el ta­xi. “No fue se­xo con­sen­sual”, sos­tie­ne. ‘Pau­li­ne’, por su par­te, asegura que a los 15 años fue a ca­sa de Dus­tin a ver sus pe­rri­tos. “No quie­res ver al­go más”, le pre­gun­tó, ya con los pan­ta­lo­nes aba­jo. “Aca­ba­ré rá­pi­do”, le di­jo, y mi­nu­tos después la lle­vó a to­mar un ta­xi mien­tras ella llo­ra­ba. Wendy Riss Gat­siou­nis y una ex­tra de ci­ne anó­ni­ma han de­la­ta­do así mis­mo las fal­tas de Hoff­man, al tiem­po que los abo­ga­dos de él ca­li­fi­can las acu­sa­cio­nes

di­fa­ma­to­rias”.• co­mo “fal­se­da­des

Va­rias de sus su­pues­tas víc­ti­mas di­cen ha­ber si­do abu­sa­das por Hoff­man cuan­do eran unas ni­ñas.

Hoff­man ex­hi­bió sus ge­ni­ta­les an­te me­no­res de edad, ma­ni­pu­ló las par­tes ín­ti­mas de va­rias mu­je­res y te­nía una ob­se­sión con que le die­ran ma­sa­jes en los pies, se­gún los tes­ti­mo­nios de sus acu­sa­do­ras.

An­na Graham Hun­ter, Co­ri Tho­mas y Kathryn Ros­set­ter le die­ron una en­tre­vis­ta con­jun­ta a la agen­cia AP pa­ra con­tar los de­ta­lles de los abu­sos a los que las so­me­tió Hoff­man en los años ochen­ta.

La ac­triz Kathryn Ros­set­ter com­par­tió re­par­to con Dus­tin en La muer­te de un via­jan­te y sos­tie­ne que cuan­do iban a to­mar­les una fo­to él le po­nía una mano en un seno an­tes de que la cá­ma­ra ob­tu­ra­ra. Pe­ro en es­ta oca­sión fue pi­lla­do. Las víc­ti­mas de Dus­tin

Me­lis­sa Kes­ter cuen­ta que Dus­tin in­tro­du­jo sus de­dos en su va­gi­na sin su per­mi­so du­ran­te una gra­ba­ción en una ca­bi­na de au­dio.

En Toot­sie, fil­me de 1982, Hoff­man ob­tu­vo la con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va co­mo co­lo­so de la ac­tua­ción en Holly­wood. Mien­tras, co­me­tía los des­ma­nes que aho­ra lo tie­nen en la pi­co­ta.

En 1979, Dus­tin Hoff­man vi­vió el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra jun­to a Meryl Streep en Kra­mer vs Kra­mer. La ac­triz ya le per­do­nó que le ha­ya to­ca­do los se­nos du­ran­te el cas­ting pa­ra la cin­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.