EL CO­LOM­BIANO JUAN PA­BLO ES­PI­NO­SA AC­TÚA CON CAT­HE­RI­NE ZE­TA-JO­NES.

La pe­lí­cu­la Co­cai­ne God­mot­her abor­da la com­ple­ji­dad de la nar­co­tra­fi­can­te Gri­sel­da Blan­co, una vi­lla­na tan san­gui­na­ria co­mo Pa­blo Es­co­bar. Es­te vio­len­to re­la­to, que tie­ne co­mo gan­cho a una de las di­vas de los gran­des es­tu­dios, le abrió el ca­mino en Hollyw

Jet-Set - - CONTENIDO -

Los ac­to­res com­par­ten car­tel en la cin­ta Co­cai­ne God­mot­her, ins­pi­ra­da en la vi­da de la nar­co­tra­fi­can­te Gri­sel­da Blan­co.

El por­tal

Holly­wood Re­por­ter se re­fi­rió a Cat­he­ri­ne Ze­taJo­nes co­mo una de las ac­tri­ces más ca­ma­leó­ni­cas del sép­ti­mo ar­te. La pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción es­cri­bió el co­men­ta­rio, en apa­rien­cia ca­pri­cho­so, cuan­do vio la rá­pi­da tran­si­ción que hi­zo en­tre el papel de Oli­via de Ha­vi­lland en la se­rie Feud: Bet­te and Joan, y el te­le­fil­me Co­cai­ne God­mot­her, una bio­pic arries­ga­da y vio­len­ta que re­vi­vió la de­men­cia de la nar­co­tra­fi­can­te co­lom­bia­na Gri­sel­da Blan­co, a quien le atri­bu­yen el ase­si­na­to de 250 per­so­nas, in­clu­yen­do a sus tres ma­ri­dos.

En cues­tión de me­ses Ze­ta-jo­nes sal­tó de un papel que ce­le­bra­ba el gla­mur de las di­vas del ci­ne do­ra­do a uno de es­té­ti­ca des­cui­da­da y de au­ra som­bría co­mo la de Blan­co, una vi­lla­na que lle­ga­rá a la pa­rri­lla de pro­gra­ma­ción del ca­nal fe­me­nino Li­fe­ti­me a par­tir del 18 de enero. En la cons­truc­ción del per­so­na­je, la es­bel­ta Cat­he­ri­ne subió diez ki­los y se va­lió de una pró­te­sis pa­ra ad­qui­rir los ras­gos del men­tón par­ti­do y la pa­pa­da ge­ne­ro­sa que ca­rac­te­ri­za­ron a la os­cu­ra y bi­za­rra mu­jer.

La es­tre­lla de El Zo­rro com­par­tió el pla­tó de fil­ma­ción con el ac­tor co­lom­biano Juan Pa­blo Es­pi­no­sa, quien ha­ce el papel del ter­cer ma­ri­do de ‘La ma­dri­na de la co­ca’. En­ho­ra­bue­na pa­ra el ac­tor bo­go­tano, quien al­can­zó lo que bus­ca­ba des­de ha­ce años: una ac­tua­ción al la­do de las gran­des es­tre­llas de

“Fue ma­ra­vi­llo­so tra­ba­jar con la gran Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes”, di­jo el ac­tor co­lom­biano Juan Pa­blo Es­pi­no­sa.

Holly­wood con el ob­je­ti­vo de dar­le un nue­vo im­pul­so a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su ca­rre­ra. Su per­so­na­je de Al­ber­to Bra­vo apa­re­ció en un mo­men­to de re­de­fi­ni­ción ac­to­ral que lo sa­có del pe­li­gro de ser en­ca­si­lla­do en el rol de co­me­dian­te.

La pe­lí­cu­la Co­cai­ne God­mot­her lle­gó un po­co tar­de al boom de las nar­co­pro­duc­cio­nes que ad­qui­rie­ron un nue­vo im­pul­so y au­dien­cias fie­les a es­te gé­ne­ro gra­cias al es­treno de la se­rie Nar­cos, en Netflix, y al lar­go­me­tra­je Lo­ving Pa­blo, con Ja­vier Bar­dem y Pe­né­lo­pe Cruz en los es­te­la­res de Es­co­bar y su aman­te Virginia Va­lle­jo. De he­cho, en 2009, la vi­da de Gri­sel­da Blan­co fue re­crea­da en la se­rie La viu­da ne­gra, una adap­ta­ción del li­bro La pa­tro­na de Pa­blo Es­co­bar que es­cri­bió el pe­rio­dis­ta Jo­sé Guar­ni­zo. Los en­fo­ques de es­te se­ria­do, que tu­vo po­co éxi­to, y el de la cin­ta Co­cai­ne God­mot­her be­bie­ron de los ar­chi­vos po­li­ci­vos que con­si­de­ra­ron a Gri­sel­da Blan­co la ma­te­ria­li­za­ción de la le­yen­da de ‘La viu­da ne­gra’, por se­gar sin con­tem­pla­cio­nes la vi­da de sus ma­ri­dos.

La cin­ta pro­ta­go­ni­za­da por Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes em­pie­za cuan­do la nar­co­tra­fi­can­te cum­ple 17 años y de­ci­de em­pren­der el sue­ño ame­ri­cano de la mis­ma ma­ne­ra en que lo hi­zo la Co­sa Nos­tra, una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal ita­lia­na que re­mar­có su po­der de ac­ción y te­rri­to­ria­li­dad en al­gu­nos ba­rrios y ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos. Gri­sel­da, quien vi­vió ile­gal­men­te en el su- bur­bio de Queens y desafió un mun­do es­tric­ta­men­te mas­cu­lino, mi­ró a la ma­fia de la bo­ta itá­li­ca co­mo un pun­to de re­fe­ren­cia, tan­to que uno de sus hi­jos fue bau­ti­za­do con el nom­bre de Mi­chael Cor­leo­ne Se­púl­ve­da Blan­co, en ho­nor al per­so­na­je prin­ci­pal de la sa­ga El Pa­drino.

La tv mo­vie ins­pi­ra­da en Blan­co re­vi­ve el es­plen­dor y caí­da de la mu­jer que les abrió tro­cha a los negocios ilí­ci­tos del car­tel de Me­de­llín, des­de an­tes de que Pa­blo Es­co­bar asu­mie­ra el con­trol de las ru­tas y mer­ca­dos de Nor­tea­mé­ri­ca. En los se­ten­ta la viu­da ale­gre tra­fi­ca­ba 300 ki­los de co­ca ca­da mes, te­nía 300 pa­res de za­pa­tos, un pe­rro lla­ma­do Hitler, un dia­man­te ro­sa­do que lu­ció Eva Pe­rón y una va­ji­lla que per­te­ne­ció a la rei­na Isa­bel II. Su ex­tra­va­gan­cia y com­pul­sio­nes de nue­va ri-

ca se aca­ba­ron en 1985, cuan­do fue de­te­ni­da en Mia­mi, don­de pur­gó una con­de­na de 20 años.

No obs­tan­te, se­gún in­for­mes de la DEA, ella man­tu­vo las ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas des­de la cár­cel, en com­pli­ci­dad de su aman­te Char­les Cosby, quien más tar­de se unió al pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos que hun­die­ron a Blan­co. Cuan­do se en­tre­gó a las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, Cosby ase­gu­ró que su ex le ha­bía exi­gi­do pla­near el se­cues­tro de John Ken­nedy Ju­nior.

La vi­da de la sa­ma­ria, con com­po­nen­tes tan ob­se­si­vos y san­gui­na­rios co­mo la de Al Ca­po­ne y Es­co­bar, fa­ci­li­tó la cons­truc­ción de un guion de ac­ción es­tre­pi­to­sa y de he­chos reales que pa­re­cen fic­cio­na­dos. “La vi­da de ella era asom­bro­sa. Gri­sel­da Blan­co es una ge­ma di­fí­cil de en­con­trar que des­lum­bró a di­rec­to­res y guio­nis­tas”, di­jo Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes.

“En lo con­cer­nien­te a mi vi­da ac­to­ral, fue un pres­ti­gio tra­ba­jar con una de las más gran­des del sép­ti­mo ar­te”, afir­mó Es­pi­no­sa.

La cin­ta fue di­ri­gi­da por Gui­ller­mo Na­va­rro, el rea­li­za­dor es­tre­lla de va­rios de los ca­pí­tu­los de Nar­cos, quien cree que los dra­mas de es­te gé­ne­ro se pue­den to­mar to­do ti­po de li­ber­ta­des, sin im­por­tar si ma­qui­llan las ver­da­des his­tó­ri­cas.

To­do in­di­ca que unos me­ses an­tes de mo­rir, la pro­pia Gri­sel­da Blan­co ha­bría in­ten­ta­do ne­go­ciar los de­re­chos de la pe­lí­cu­la por in­vi­ta­ción de la pro­duc­to­ra ru­ma­na Da­nie­la Cre­tu, pe­ro no lle­ga­ron a un acuer­do. ‘La ma­dri­na de la co­ca’ fue ase­si­na­da por un si­ca­rio que la si­guió has­ta una car­ni­ce­ría de Me­de­llín.

En los cré­di­tos de Co­cai­ne God­mot­her tam­bién apa­re­ce el nom­bre de la co­lom­bia­na Debbie Cas­ta­ñe­da, en­car­ga­da de con­se­guir el 30 por cien­to del pre­su­pues­to que ha­cía fal­ta pa­ra co­men­zar el ro­da­je. La ex­rei­na de be­lle­za reunió la to­ta­li­dad de la su­ma en­tre in­ver­sio­nis­tas de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­ta pe­lí­cu­la ya re­ci­bió el aplau­so de la crí­ti­ca. Ha­ce unos

York.• días fue la pre­mie­re en Nue­va

Las ac­tri­ces Pe­né­lo­pe Cruz y Jen­ni­fer López tam­bién hi­cie­ron cas­ting pa­ra in­ter­pre­tar a ‘La rei­na de la co­ca’.

La cin­ta Co­cai­ne God­mot­her ha­rá par­te de las nue­vas apues­tas del ca­nal Li­fe­ti­me, de Es­ta­dos Uni­dos. Los es­pec­ta­do­res po­drán ver­la a par­tir del 18 de enero.

“Gri­sel­da Blan­co in­fun­día mie­do y res­pe­to en­tre los nar­co­tra­fi­can­tes. Ella ga­nó po­der en un mun­do do­mi­na­do por hom­bres”, di­jo Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes.

El bo­go­tano Juan Pa­blo Es­pi­no­sa in­ter­pre­ta a Al­ber­to Bra­vo, el ter­cer ma­ri­do de ‘La viu­da ne­gra’, que en­car­na Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes.

El ac­tor Mi­chael Dou­glas acom­pa­ñó a su es­po­sa Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes a la agen­da de pro­mo­ción de la con­tro­ver­ti­da pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.