GLO­RIA SALDARRIAGA, SIM­PLE­MEN­TE CHIC.

Jet-Set - - CONTENIDO -

La it girl co­lom­bia­na pu­bli­có un li­bro, a ma­ne­ra de glo­sa­rio, que es to­da una re­ve­la­ción pa­ra los aman­tes de la mo­da, la be­lle­za y el buen vi­vir. Se lee de un ta­jo.

Glo­ria está de mo­da, a me­dia­dos de di­ciem­bre de 2017 lan­zó Sim­ple chic, un li­bro de es­ti­lo e ins­pi­ra­ción pa­ra mu­je­res co­mo ella que sa­ben go­zar­se la vi­da, rom­per es­que­mas y ver la be­lle­za en lo que las ro­dea. A po­cos días de pu­bli­car­lo ya es un hit en las li­bre­rías del país.

Es­ta di­se­ña­do­ra

grá­fi­ca quería rom­per el cli­ché de las it-girls, que usan su ima­gen pa­ra pu­bli­ci­tar una mar­ca, y creó, con la ilus­tra­do­ra Na­ta­lia Swarz, El bes­tia­rio, una ca­ri­ca­tu­ra de ella con la que mues­tra en las re­des so­cia­les su par­ti­cu­lar ro­pe­ro. Los de la edi­to­rial Pla­ne­ta vie­ron el pro­yec­to y le pro­pu­sie­ron ha­cer un glo­sa­rio con con­se­jos de mo­da, de­co­ra­ción, be­lle­za y es­ti­lo de vi­da

Ca­da le­tra del abe­ce­da­rio tie­ne tres pa­la­bras, la pri­me­ra es Abra­ca­da­bra que, pa­ra ella, sig­ni­fi­ca que no hay se­gun­das opor­tu­ni­da­des pa­ra cau­sar una bue­na im­pre­sión y la úl­ti­ma es Zzz… que se re­fie­re a la im­por­tan­cia de fi­na­li­zar ci­clos y sa­ber que na­da du­ra pa­ra siem­pre. “El di­se­ña­dor Cristóbal Ba­len­cia­ga de­cía que lo más im­por-

tan­te de un ves­ti­do es la es­pal­da, por­que es lo úl­ti­mo que ven los de­más. Ha­ga co­mo él y apún­te­le siem­pre a ce­rrar con bro­che de oro, a sa­lir en hom­bros y, des­de lue­go, por la puer­ta gran­de”, les di­ce a sus lec­to­ras.

Con es­te tex­to, Glo­ria, de 49 años, no pre­ten­de dic­tar cá­te­dra ni pro­fe­ti­zar so­bre lo que se usa. “No me las sé to­das, lo que quie­ro es ins­pi­rar”. Ella ca­mi­na por la ca­lle y la gen­te la mi­ra, las re­vis­tas la nom­bran co­mo re­fe­ren­cia de buen gus­to y fi­gu­ra con fre­cuen­cia en las lis­tas de las mu­je­res me­jor ves­ti­das del país.

Le da ri­sa cuan­do le pre­gun­tan ¿qué te vas a po­ner ma­ña­na pa­ra ir a tal even­to? por­que nun­ca sa­be. Par­te de su ru­ti­na con­sis­te en pa­rar­se fren­te a su clóset y de­jar­se sor­pren­der por ese ki­mono que com­pró en un via­je a Ja­pón o un ves­ti­do de coc­tel de Pe­pa Pom­bo que com­bi­na con unos tenis, un som­bre­ro que le hi­zo un ar­te­sano de un pue­blo co­lom­biano y unas ga­fas de sol. Aun­que re­sul­ta di­fí­cil de creer, di­ce que no le pres­ta mu­cha aten­ción al te­ma y que su má­xi­ma es di­ver­tir­se: “Aquí no hay re­glas. Una mu­jer está en to­do su de­re­cho de ser lo que quie­ra y ves­tir­se co­mo quie­ra. La que se de­ja in­fluen­ciar pe­ca por in­se­gu­ra y nun­ca ten­drá un es­ti­lo que la ca­rac­te­ri­ce”.

A ella le gus­ta lo di­fe­ren­te y afor­tu­na­da­men­te ser mo­de­lo en su ado­les­cen­cia de Fa­bri­ca­to y La­fa­yet­te le hi­zo per­der el mie­do al qué di­rán. “Vi­vo la mo­da de una ma­ne­ra muy in­di­vi­dual, es el re­sul­ta­do de mi for­ma de ver la vi­da y ob­via­men­te de mi re­la­ción con el ar­te”, di­ce con su acento pai­sa.

A prin­ci­pios de 2002 abrió la ga­le­ría Al­cua­dra­do en Bo­go­tá, que ce­rró sie­te años después. Sin em­bar­go si­gue vin­cu­la­da con es­te te­ma que ha­ce par­te de su ADN y que tam­bién se re­fle­ja en el li­bro. Es miem­bro de las jun­tas di­rec­ti­vas del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín y de la Fun­da­ción Ami­gos de las Co­lec­cio­nes del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, y cons­tan­te­men­te in­vi­ta a sus se­gui­do­res en las re­des so­cia­les a que vi­si­ten ex­po­si­cio­nes.

Las pa­re­des de sus apar­ta­men­tos en Bo­go­tá y Me­de­llín es­tán lle­nas de cua­dros con re­co­no­ci­das fir­mas. Co­lec­cio­na ta­zas de té, aba­ni­cos, cre­mas den­ta­les, ce­pi­llos de dien­tes, dic­cio­na­rios an­ti­guos y es­co­bas, que re­la­cio­na con un sim­bo­lis­mo de lim­piar ener­gías.

Es una mu­jer muy tran­qui­la y po­si­ti­va. “Des­de chi­qui­ta se me que­dó una fra­se mar­ca­da: ‘Si de no­che llo­ras por el sol, no ve­rás las es­tre­llas’”, cuen­ta.

Su fi­lo­so­fía es que las preo­cu­pa­cio­nes sa­can arru­gas, por eso no se ade­lan­ta a los acon­te­ci­mien­tos y se de­ja sor­pren­der por la vi­da, que ha si­do muy ge­ne­ro­sa con ella. Su man­tra es “gra­cias”, lo di­ce cuan­do se le­van­ta y en las no­ches an­tes de acos­tar­se.

Ha­ce par­te de un book club que se lla­ma El ca­ba­ret li­te­ra­rio, con el que lee y ana­li­za li­bros sin nin­gu­na pre­ten­sión más que apren­der. Pa­ra ella el co­no­ci­mien­to es el “se­cre­to más gran­de de la eter­na ju­ven­tud”, sin que eso im­pli­que ser un aca­dé­mi­co o un ra­tón de bi­blio­te­ca. Cuan­do está so­la lle­na cru­ci­gra­mas y tam­bién está un gru­po de his­to­ria y en otro de sal­sa.

Su ami­go Jor­ge Saldarriaga di­ce que bai­la fe­no­me­nal y es, ade­más, una bue­na part­ner de via­je. Han es­ta­do jun­tos en Bir­ma­nia, Ita­lia y el Tí­bet. Esos pe­ri­plos por el mun­do ins­pi­ra­ron mu­chos tips de Sim­ple chic, in­clu­so hay un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a Ju­lio Ver­ne y La vuel­ta al mun­do en 80 días, en el que di­ce: “Co­no­cer lu­ga­res nos cam­bia, nos ha­ce ma­du­rar y en­ten­der­nos des­de otras cul­tu­ras”.

Via­ja siem­pre muy li­ge­ra de equi­pa­je. Jor­ge bro­mea con que él siem­pre lle­va más ro­pa y más ma­le­tas que ella, lo que na­die se ima­gi­na. En el li­bro acon­se­ja: “Si via­ja por un mes, em­pa­que co­mo pa­ra diez días, la­ve y re­pi­ta. Es cla­ve que goo­glee la al­tu­ra y el pro­nós­ti­co del tiem­po del lu­gar al que va a lle­gar. Que no le pa­se co­mo a los ex­tran­je­ros que lle­gan a la fría Bo­go­tá en chan­cla y ber­mu­da”.

Le gus­ta com­prar atuen­dos que com­ple­men­ten sus di­ver­ti­dos looks.

No des­car­ta en un fu­tu­ro di­se­ñar una lí­nea de ro­pa o ac­ce­so­rios, pe­ro eso ten­drá que es­pe­rar por­que aho­ra está de­di­ca­da a pro­mo­cio­nar su pro­yec­to edi­to­rial que hi­zo pa­ra sus se­gui­do­res con to­do el amor del mun­do.

Glo­ria se iden­ti­fi­ca con una fra­se de Óscar Wil­de que di­ce: “Ser na­tu­ral es la más di­fí­cil

po­ses”.• de las

Sim­ple chic A a la Z que in­clu­ye pa­la­bras que tie­nen que ver con ar­te, mo­da, via­jes, be­lle­za, es­ti­lo de vi­da y otras afi­nes al uni­ver­so es­té­ti­co de Glo­ria.

Una de los con­se­jos que da Glo­ria Saldarriaga en su li­bro es com­prar ro­pa co­lom­bia­na. Con es­te di­se­ño del pai­sa Andrés Pajón pre­sen­tó Sim­ple chic.

FO­TOS: ©KA­REN SA­LA­MAN­CA /17 • PRO­DUC­CIÓN: CA­RO­LI­NA ÁL­VA­REZ TAVERA • MA­QUI­LLA­JE: VA­LE­RIA SESSANA • VES­TUA­RIO: ALADO- ANDRÉS PAJÓN- PA­BLO LÓPEZ • LOCACIÓN: RES­TAU­RAN­TE 7 CA­BRAS

El li­bro na­ció de

El bes­tia­rio, unas ilus­tra­cio­nes que Glo­ria pu­bli­ca en las re­des so­cia­les en las que se re­pre­sen­ta a sí mis­ma. El per­so­na­je se­gui­rá en Sim­ple­chic­glo­riay­na­ta­lia en Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.