“FUI AMAN­TE DE JOHN LEN­NON”.

En me­dio de una cri­sis ma­tri­mo­nial,yo­ko Ono le pro­pu­so al ex­beatle que tu­vie­ra una aman­te, May Pang, quien aho­ra cuen­ta la his­to­ria y re­ve­la fo­tos iné­di­tas del ro­que­ro en esos tur­bu­len­tos días.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Yo­ko Ono hi­zo lo que po­cas mu­je­res per­mi­ti­rían: en­viar a su es­po­so a los bra­zos de una aman­te, May Pang, pa­ra sal­var su ma­tri­mo­nio.

Sgt. Pep­per’s

El propio Len­non

bau­ti­zó ese mo­men­to de SU VI­DA CO­MO THE LOST WEEKEND (EL fin DE Se­ma­na per­di­do), ins­pi­ra­do en una cin­ta del mis­mo nom­bre so­bre un es­cri­tor al­cohó­li­co. La ver­dad es que el cog­nac y otras be­bi­das espirituosas ani­ma­ron ge­ne­ro­sa­men­te aque­llos me­ses de 1973 y 1974, de mo­do que la ima­gen del ex­beatle bo­rra­chín, dro­ga­do y sin rum­bo ha he­cho ca­rre­ra has­ta el pre­sen­te. Pe­ro la fo­tó­gra­fa y jo­ye­ra May Pang asegura que tal es un mi­to con­ver­ti­do en ver­dad, co­mo le ex­pli­có al Bos­ton Glo­be, pues si bien el ído­lo del rock fue en­ton­ces más rum­be­ro QUE NUN­CA, TAM­BIÉN FUE MUY PRO­LÍ­FI­CO, PUES GRA­BÓ tres ál­bu­mes y múl­ti­ples sen­ci­llos, en­tre ellos Wha­te­ver Gets You Th­rough the Night, su ma­yor hit co­mo so­lis­ta.

May sa­be lo que di­ce, pues lo acom­pa­ñó co­mo su mu­jer en esos alo­ca­dos días en vez de su es­po­sa, Yo­ko Ono, con quien John con­for­ma­ba una de las pa­re­jas ca­lien­tes del jet set, no exen­ta de con­FLIC­TOS. YO­KO ERA CULPADA POR LA DISOLUCIÓN DE THE Beatles, la ban­da más po­pu­lar de to­dos los tiem­pos, y el des­dén que sus­ci­ta­ba se hi­zo ex­ten­si­vo a Len­non. “Es­tá­ba­mos arrui­nan­do nues­tras ca­rre­ras (...) Ne­ce­si­ta­ba un des­can­so y es­pa­cio. ¿Sa­bes lo que era vi­vir a dia­rio con ese odio?”, le de­cla­ró Yo­ko a The Te­le­graph.

May Pang te­nía 23 años y tra­ba­ja­ba pa­ra los es­po­sos en Nue­va York co­mo asis­ten­te per­so­nal y de pro­duc­ción. Len­non no so­lo es­ta­ba en­can­TA­DO CON LA EFI­CIEN­CIA DE LA JO­VEN DE RAÍ­CES Chi­nas na­ci­da en Man­hat­tan sino que le gus­ta­ba y Yo­ko lo sa­bía.

“Se per­ci­bía la ten­sión en­tre ellos”, cuen­ta Pang. “Un día, Yo­ko en­tró a mi ofi­ci­na y me di­jo que te­nía que ha­blar con­mi­go. ‘John y yo no es­ta­mos bien’, me con­tó, a lo que res­pon­dí que lo sen­tía y ella pro­si­guió: ‘Sé que él va a em­pe­zar a ver­se con otras mu­je­res. Tú no tie­nes no­vio, ¿ver­dad?’. ‘No es­toy in­tere­sa­da’, le con­tes­té y ella agre­gó: ‘Lo sé, pe­ro creo que po­drías ser bue­na pa­ra él”’.

Na­da pa­só en ese mo­men­to, has­ta que a los po­cos días Len­non le ro­bó un be­so a May en un as­cen­sor y se hi­cie­ron aman­tes. “No era fá­cil per­ca­tar­me de que mi pri­mer no­vio era John Len­non”, le ase­gu­ró al dia­rio bos­to­niano, en una re­cien­te en­tre­vis­ta en la que re­cor­dó que él le dio un au­to y em­pe­za­ron a via­jar por Es­ta­dos Uni­dos.

May ex­pre­sa que Len­non era po­co con­ven­cio­nal, pe­ro en al­gu­nas co­sas era muy an­ti­cua­do. Por ejem­plo, le da­ba pe­na que la ma­dre de ella vie­ra que vi­vían jun­tos sin es­tar ca­sa­dos, así que cuan­do la se­ño­ra iba a su ca­sa, él se es­con­día.

En lo que sí no tu­vo me­su­ra fue en la be­bi­da y a cau­sa de eso pro­ta­go­ni­zó dos epi­so­dios de an­to­lo­gía. El pri­me­ro, fue en el club Trou­ba­dour, en Los Án­ge­les, don­de Len­non fue el bo­rra­cho in­so­por­ta­ble: pe­leó y sa­bo­teó la pre­sen­ta­ción de los Smot­hers Brot­hers, has­ta que fue ex­pul­sa­do del lu­gar co­mo un cual­quie­ra.

Dos me­ses an­tes, en di­ciem­bre del 73, tam­bién lo ha­bían echa­do de los es­tu­dios A&M, don­de gra­ba­ba el disco Rock ‘n’ Roll, ba­jo la pro­duc­ción de Phil Spec­tor (hoy pre­so por ase­si­na­to), quien acu­día dis­fra­za­do a las se­sio­nes. Un día, lle­gó ves­ti­do de va­que­ro con una pis­to­la car­ga­da que dis­pa­ró al te­cho cuan­do tan­to él co­mo Len­non es­ta­ban muy ebrios.

Des­de 2008, cuan­do pu­bli­có el li­bro Ins­ta­ma­tic Kar­ma, May ha li­de­ra­do una cam­pa­ña pa­ra de­mos­trar que Len­non no fue tan di­so­lu­to du­ran­te el Fin de se­ma­na per­di­do. Pa­ra ello se ha va­li­do de las fo­tos que le to­mó y que es­tu­vie­ron guar­da­das tres dé­ca­das en ca­jas de za­pa­tos. Hoy las ex­hi­be en cen­tros de ar­te de Es­ta­dos Uni­dos y así apro­ve­cha pa­ra ha­cer acla­ra­cio­nes.

Las imá­ge­nes del ar­tis­ta jun­to a Ju­lian, su hi­jo con su pri­me­ra es­po­sa Cynt­hia, por ci­tar un ca­so, re­cuer­dan có­mo ella ayu­dó a que se vol­vie­ra a en­con­trar con el ni­ño, lue­go de tres años sin ver­lo. El ál­bum de May tam­bién in­clu­ye re­cuer­dos de los úl­ti­mos en­cuen­tros de John con Paul Mccart­ney y Rin­go Starr, así mis­mo exin­te­gran­tes de The Beatles, al igual que sus fre­cuen­tes fies­tas con es­tre­llas co­mo Mick Jag­ger, El­ton John y Da­vid Bo­wie.

¿Y qué fue de Yo­ko? “Sa­bía­mos de ella to­do el tiem­po. Lla­ma­ba to­do el día. No­so­tros la vi­si­tá­ba­mos, ella nos vi­si­ta­ba”, cuen­ta Pang. Cuan­do Ono se dio cuen­ta de que la be­bi­da le es­ta­ba to-

“Yo­ko se lle­vó a John de mi la­do con el pre­tex­to de so­me­ter­lo a un tra­ta­mien­to con­tra el ta­ba­quis­mo. Nun­ca más vol­ví a ha­blar con ella”.

man­do ven­ta­ja a Len­non, re­sol­vió que era tiem­po de re­cu­pe­rar­lo. So pre­tex­to de so­me­ter­lo a un tra­ta­mien­to con­tra el ta­ba­quis­mo, se lo lle­vó a su fa­mo­so apar­ta­men­to en el edi­fi­cio Da­ko­ta, en cu­ya en­tra­da fue ase­si­na­do en 1980. Aún así, May si­guió acos­tán

ha­bla.• do­se con John pa­ra dis­gus­to de Yo­ko, a quien hoy no le

En una bo­rra­che­ra, John es­tu­vo a pun­to de vio­lar a May Pang de­lan­te de sus mú­si­cos en un es­tu­dio.

May Pang y Len­non en el de­but del mu­si­cal

Lo­nely Hearts Club Band on the Road, en Broad­way el 17 de no­viem­bre de 1974. John vol­vió con Yo­ko a los po­cos días, pe­ro May si­guió sien­do la otra mu­jer del ex­beatle.

La pa­re­ja en el club Trou­ba­dour en Los Án­ge­les.

Esa no­che tu­vo lu­gar el co­no­ci­do epi­so­dio en que John se em­bo­rra­chó y lo echa­ron por pe­lear y sa­bo­tear el con­cier­to de los Smot­hers Brot­hers.

FO­TO:AFP

May hoy tie­ne 67 años y creó una lí­nea de jo­ye­ría feng shui. “A John le en­can­ta­ba ver te­le­vi­sión y si vi­vie­ra se la pa­sa­ría en­gan­cha­do a in­ter­net”, di­ce.

Trío amo­ro­so. Yo­ko Ono, de­re­cha, le dio per­mi­so a John pa­ra el ro­man­ce con May, iz­quier­da, pe­ro pa­sa­ba con ellos mu­cho tiem­po.

John y Yo­ko po­sa­ron des­nu­dos pa­ra la ca­rá­tu­la del disco Two Vir­gins. El odio que ella ins­pi­ra­ba por ha­ber su­pues­ta­men­te se­pa­ra­do a The Beatles pu­so en cri­sis su ma­tri­mo­nio y pa­ra sal­var­lo le ofre­ció a May a John.

Len­non y May con Mick Jag­ger en los pre­mios del Ame­ri­can Film Ins­ti­tu­te en mar­zo de 1974. “Mick iba mu­cho a nues­tra ca­sa y pe­día­mos co­mi­da chi­na. Su pla­to fa­vo­ri­to era la car­ne al curry. Ha­cía­mos co­sas nor­ma­les”, cuen­ta Pang.

“Lo­gré que John se re­co­nec­ta­ra con su hi­jo Ju­lian lue­go de tres años sin ver­lo”, cuen­ta May, quien les to­mó es­ta fo­to en Palm Beach en 1974. Paul Mccart­ney tam­bién era muy asi­duo a la ca­sa de la pa­re­ja. Así cap­tó May a los ex­beatles el día en que can­ta­ron por úl­ti­ma vez, en mar­zo de 1974. Las fo­tos iné­di­tas de Len­non

“A John le gus­ta­ba có­mo se veía en las fo­tos que yo le to­ma­ba y me pu­so a tra­ba­jar co­mo pro­fe­sio­nal.

Uno de mis tra­ba­jos sir­vió de por­ta­da del sen­ci­llo Ima­gi­ne”, re­cuer­da Pang.

“No era fá­cil per­ca­tar­me de que mi pri­mer no­vio era John Len­non”, co­men­ta la fo­tó­gra­fa, quien con­tó su his­to­ria con el mú­si­co en los li­bros Lo­ving John e Ins­ta­ma­tic Kar­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.