Har­vey Weins­tein”

Jet-Set - - FLASH -

Ha­yek re­ve­la aho­ra que los re­sul­ta­dos arro­lla­do­res del fil­me, me­re­ce­dor de seis no­mi­na­cio­nes al Óscar, no le pro­di­ga­ron ma­yo­res ale­grías, co­mo se­ría de es­pe­rar­se, sino que se ci­men­ta­ron so­bre uno de los mo­men­tos más mi­se­ra­bles de su exis­ten­cia. El do­lor que atra­ve­só tie­ne nom­bre propio: Har­vey Weins­tein, el re­nom­bra­do pro­duc­tor de Holly­wood, cu­ya más­ca­ra ca­yó fi­nal­men­te el año pa­sa­do pa­ra de­jar al des­cu­bier­to a un hom­bre que se va­lía de su in­men­so po­der pa­ra so­me­ter a sus de­seos eró­ti­cos a cuan­ta ac­triz o asis­ten­te se le an­to­ja­ra.

Cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo, es­tre­llas de la es­ta­tu­ra de An­ge­li­na Jo­lie o Gwy­neth Pal­trow re­ve­la­ron que Weins­tein, re­co­no­ci­do por re­no­var el pa­no­ra­ma del ci­ne in­de­pen­dien­te con sus em­pre­sas Mi­ra­max y The Weins­tein Com­pany, se unie­ron al más de me­dio cen­te­nar de mu­je­res que de­nun­cia­ron que él se pro­pa­só con ellas. Sal­ma, sin em­bar­go, es la pri­me­ra de su ca­te­go­ría en re­la­tar de mo­do su­cin­to y sen­ti­do su ex­pe­rien­cia, en un ar­tícu­lo pa­ra The New York Ti­mes, ti­tu­la­do Har­vey Weins­tein Is My Mons­ter Too (Har­vey Weins­tein tam­bién es mi mons­truo).

La pie­za cons­ti­tu­ye una pun­ta­da per­ti­nen­te a la ola de de­nun­cias de es­ta ín­do­le que con­mue­ve a Holly­wood y en ella,

pa­ra co­men­zar, Ha­yek cuen­ta que fue una de los tan­tos que se vie­ron sub­yu­ga­dos por el ca­rác­ter vi­sio­na­rio y arries­ga­do de Weins­tein. Por eso, des­hi­zo el tra­to con otra em­pre­sa pa­ra ha­cer Fri­da y le ven­dió los de­re­chos del tra­ba­jo que ya ha­bía ade­lan­ta­do. No obs­tan­te, él no le ofre­ció las con­di­cio­nes más ha­la­güe­ñas. Re­ci­bi­ría suel­do co­mo ac­triz, mas no co­mo pro­duc­to­ra, a pe­sar de que lo era, “lo cual no re­sul­ta­ba ra­ro pa­ra una mu­jer en los no­ven­ta”.

El di­ne­ro era lo de me­nos pa­ra ella e, in­ge­nua­men­te, cre­yó que cumpliría su sue­ño. “Po­co en­ten­día que lle­ga­ría mi turno de de­cir no. No a abrir­le la puer­ta (a Har­vey) a cual­quier ho­ra de la no­che, ho­tel tras ho­tel, locación tras locación, in­clu­so una don­de yo ro­da­ba una cin­ta en la que él no es­ta­ba in­vo­lu­cra­do. No a to­mar una du­cha con él. No a ver­lo to­mar una du­cha. No a de­jar­lo que me die­ra un ma­sa­je. No a de­jar que una ami­ga de él des­nu­da me die­ra un ma­sa­je. No a de­jar que él me prac­ti­ca­ra se­xo oral”.

Cuan­do vio que no ob­ten­dría na­da de ella, el pro­duc­tor le di­jo que le da­ría el papel a otra. Sal­ma lo de­nun­ció por ma­la fe y lle­ga­ron a un acuer­do in­ve­ro­sí­mil que la obli­ga­ba a re­es­cri­bir el guion, re­cau­dar 10 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el fil­me, con­se­guir a un di­rec­tor de pri­me­ra lí­nea, así co­mo ac­to­res pro­mi­nen­tes pa­ra los pa­pe­les de re­par­to.

Una “fa­lan­ge de án­ge­les vino en mi res­ca­te”, cuen­ta la ar­tis­ta. Su en­ton­ces no­vio, el ac­tor Ed­ward Nor­ton, la ayu­dó con el guion, mien­tras que Ju­lie Tay­mor acep­tó di­ri­gir la obra y su ami­go An­to­nio Ban­de­ras to­mó el papel del maes­tro Si­quei­ros.

El aco­so se­xual se de­tu­vo, pe­ro la in­qui­na se hi­zo más in­ten­sa. “Te ma­ta­ré y sa­bes que pue­do ha­cer­lo”, le es­pe­tó una vez Har­vey y ame­na­zó de nue­vo con echar­la del ro­da­je por­que no da­ba la ta­lla pa­ra Fri­da Kha­lo ni se veía sexy. “Per­di­da en la nie­bla de una suer­te de sín­dro­me de Es­to­col­mo, quería que él me vie­ra no so­lo co­mo una ar­tis­ta, sino co­mo al­guien ca­paz de iden­ti­fi­car una pe­lí­cu­la con­vin­cen­te y con la vi­sión pa­ra con­tar­la de un mo­do ori­gi­nal”, es­cri­be Ha­yek.

Sal­ma fue víc­ti­ma, en­ton­ces, de una nue­va ma­ni­pu­la­ción de su vic­ti­ma­rio: la de­ja­ba en el papel si ha­cía una es­ce­na lés­bi­ca jun­to a Ash­ley Judd, quien en­car­na­ba a Ti­na Mo­dot­ti. En úl­ti­mas, la di­rec­to­ra lo hi­zo con­for­mar­se con un tan­go que re­ma­ta­ba en un be­so en­tre ellas y no en un en­cuen­tro de ca­ma que no que­dó en la edi­ción fi­nal.

Har­vey le pi­dió que to­ma­ra una du­cha con él, que tu­vie­ra se­xo con otra mu­jer en su pre­sen­cia y lle­ga­ba a su ca­sa a cual­quier ho­ra de la no­che.

En la fil­ma­ción de las to­mas, Sal­ma su­frió el úni­co co­lap­so ner­vio­so de su vi­da. Tem­bla­ba y no pa­ra­ba de llo­rar y vo­mi­tar. “Mi pro­ble­ma no era es­tar des­nu­da con otra mu­jer, sino por­que me des­nu­da­ría pa­ra Har­vey Weins­tein”. Pe­ro ac­ce­dió, ar­gu­men­ta, pues no quería de­frau­dar a to­dos aque­llos que la ha­bían ayu­da­do.

Eso tam­po­co ablan­dó al pro­duc­tor. Al ver la pe­lí­cu­la edi­ta­da, di­jo que no la pon­dría en los tea­tros por­que no era bue­na. Ju­lie Tay­mor lo con­ven­ció de pro­bar­la en un ci­ne de Nue­va York, don­de un 85 por cien­to del pú­bli­co la apro­bó, al­go que so­lo le pa­sa al 10 por cien­to de las cin­tas en su pri­me­ra pro­yec­ción. Sal­ma le pi­dió que la en­sa­ya­ra en Los Án­ge­les, a lo que ac­ce­dió sin chis­tar. “Ten­go que de­cir que él a ve­ces era gen­til, di­ver­ti­do e in­ge­nio­so y eso era par­te del pro­ble­ma: nun­ca sa­bías con qué Har­vey te ibas a en­con­trar”.

En Los Án­ge­les, la acep­ta­ción tam­bién fue ge­ne­ral. Sal­ma le ta­pó la bo­ca a Weins­tein cuan­do em­pe­zó a re­co­ger los mi­llo­nes del su­ce­so en ta­qui­lla de Fri­da y vi­nie­ron las no­mi­na­cio­nes al Óscar y los ren­di­dos elo­gios de la crí­ti­ca. Sin em­bar­go, no le dio más ro­les pro­ta­gó­ni­cos a la me­xi­ca­na.

Tiem­po después, Har­vey se en­con­tró con ella y le di­jo que era otro hom­bre. “Lo hi­cis­te bien con Fri­da”, le di­jo. “Le creí. Har­vey ja­más sa­brá lo mu­cho que esas pa­la­bras sig­ni­fi­ca­ron pa­ra mí. Tam­po­co sa­brá cuán­to me hi­rió. Nun­ca le mos­tré lo mu­cho que me ate­rro­ri­za­ba. Cuan­do lo veo so­cial­men­te, son­río y tra­to de re­cor­dar las bue­nas co­sas de él, di­cién­do­me a mí mis­ma

Sal­ma.• que fui a la gue­rra y ga­né”, re­fle­xio­na

“Sen­tí que a nin­gu­na per­so­na le im­por­ta­ría mi do­lor y eso qui­zá fue un efec­to de las mu­chas ve­ces que Har­vey me di­jo que yo no era na­die”.

“Con Har­vey es­tu­ve per­di­da en la nie­bla de una suer­te de sín­dro­me de Es­to­col­mo”, ad­mi­te la me­xi­ca­na, quien char­la aquí con el pro­duc­tor, an­te la mi­ra­da de Robert Ro­drí­guez y Pe­né­lo­pe Cruz, en la ga­la de Am­far en 2005 en Los Án­ge­les.

Al­fred Mo­li­na co­mo Die­go Ri­ve­ra y Sal­ma Ha­yek co­mo Fri­da Kha­lo, en Fri­da. Co­mo ella no ac­ce­dió a sus pro­pues­tas se­xua­les, Weins­tein le pu­so to­das las tra­bas a la cin­ta, que ter­mi­nó sien­do un éxi­to de ta­qui­lla y me­re­ció seis no­mi­na­cio­nes al Óscar, en­tre ellas a Me­jor ac­triz.

La ac­triz está se­gu­ra de que su amis­tad con Geor­ge Cloo­ney y el di­rec­tor Quen­tin Ta­ran­tino la sal­vó de ser vio­la­da por Weins­tein.

Cuan­do el pro­duc­tor le exi­gió re­es­cri­bir el guion de Fri­da, su en­ton­ces com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal, Ed­ward Nor­ton, la ayu­dó sin re­cla­mar nin­gún cré­di­to.

Weins­tein con Sal­ma y su es­po­so Fra­nçois-hen­ri Pi­nault, mag­na­te del im­pe­rio del lu­jo Ke­ring, en los Film In­de­pen­dent Spi­rit Awards en 2013. “Ca­llé el ma­to­neo pa­ra no re­ve­lar al­gu­nas co­sas a mis se­res que­ri­dos”, cuen­ta la es­tre­lla.

Weins­tein le exi­gió te­ner ac­to­res de pri­me­ra lí­nea pa­ra los pa­pe­les se­cun­da­rios en Fri­da y Sal­ma con­si­guió que su ami­go An­to­nio Ban­de­ras en­car­na­ra a Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.