STE­VE JOBS: UN PA­PÁ TACAÑO Y MAL­TRA­TA­DOR.

Li­sa Bren­nan-jobs, la hi­ja que el ge­nio de Ap­ple no que­ría re­co­no­cer, ha­bla en un nue­vo li­bro so­bre el or­gu­llo, pe­ro tam­bién el in­men­so do­lor que mar­có la re­la­ción con su pa­dre.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Al­go fa­lló en la re­la­ción de Li­sa Bren­nan-jobs y su cé­le­bre pa­dre. En un li­bro, la es­cri­to­ra re­cor­dó los sin­sa­bo­res que mar­ca­ron su ni­ñez y ado­les­cen­cia.

Cual­quie­ra di­ría

que ser la hi­ja de uno de los hom­bres más tras­cen­den­ta­les de la his­to­ria de­be ser una fuen­te de re­go­ci­jo per­ma­nen­te, pe­ro Li­sa Bren­nan-jobs es una mues­tra de que eso no es así ne­ce­sa­ria­men­te. Sie­te años des­pués de la muer­te del hom­bre que re­vol­có el pla­ne­ta con la in­ven­ción del compu­tador per­so­nal, ella des­ta­pa có­mo ni si­quie­ra en el pa­pel de pa­dre él fue ca­paz de de­jar a un la­do la cruel­dad y la pe­tu­lan­cia que siem­pre hi­cie­ron tor­tuo­sas sus re­la­cio­nes. Pa­ra Jobs, cuen­ta Li­sa, su exis­ten­cia fue una fuen­te de ver­güen­za y sin­sa­bor. “Yo era una man­cha en su es­pec­ta­cu­lar as­cen­so por­que nues­tra his­to­ria des­en­to­na­ba en la na­rra­ti­va de gran­de­za y vir­tud que am­bi­cio­na­ba pa­ra él”, es­cri­be

la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra en su li­bro de me­mo­rias Small Fry, que cir­cu­la­rá en sep­tiem­bre. La ver­dad es que las cir­cuns­tan­cias de la ve­ni­da al mun­do de Li­sa te­jie­ron uno de los pa­sa­jes me­nos pre­sen­ta­bles en la vi­da del fun­da­dor de Ap­ple. En 1972, años an­tes de su éxi­to, es­tu­vo enamo­ra­do de Ch­ri­sann Bren­nan, la ma­dre de Li­sa, a quien co­no­ció en Cu­per­tino, Ca­li­for­nia, en el co­le­gio don­de am­bos es­tu­dia­ban. Tras gra­duar­se, se fue­ron a vi­vir jun­tos en una ca­sa cer­ca del ga­ra­je don­de él ini­ció su cé­le­bre em­pre­sa, en 1976. Ch­ris­san re­ve­ló que él se com­por­ta­ba co­mo un ni­ño mal­cria­do y que la hu­mi­lla­ba. La re­la­ción ter­mi­nó cuan­do ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da de Li­sa. A los po­cos días del na­ci­mien­to de la be­bé, en 1978 en Ore­gon, Jobs fue a ver­la y ex­pre­só: “Es­ta no es hi­ja mía”. Aún así, en una mues­tra de la eter­na con­tra­dic­ción que lo de­fi­nió co­mo pa­dre, par­ti­ci­pó en la elec­ción del nom­bre de la ni­ña. “Has­ta que tu­ve 2 años, mi ma­dre cu­brió los gas­tos lim­pian­do ca­sas y tra­ba­jan­do co­mo me­se­ra y ni­ñe­ra. Mi pa­dre no nos ayu­da­ba”, cuen­ta Li­sa en su li­bro. En 1980, un fis­cal de Ca­li­for­nia le pu­so una de­man­da de pa­ter­ni­dad a Ste­ve, a la cual con­tes­tó, ba­jo ju­ra­men­to, que era es­té­ril. Una prue­ba de ADN de­mos­tró la fi­lia­ción y el juz­ga­do le or­de­nó una cuo­ta de 350 dó­la­res pa­ra ma­nu­ten­ción, la cual él au­men­tó a 500. Días más tar­de, Ap­ple pa­só a ser una em­pre­sa pú­bli­ca por ac­cio­nes y Ste­ve se con­ver­tía, de la no­che a la ma­ña­na, en el due­ño de una for­tu­na de 200 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo cu­rio­so es que an­tes del fa­llo, Jobs ha­bía em­pe­za­do a vi­si­tar a Li­sa en Men­lo Park, cer­ca de San Fran­cis­co. “¿Sa­bes quién soy?”, le de­cía, y con­ti­nua­ba: “Soy tu pa­dre, una de las per­so­nas

“¡No vas a te­ner na­da!”, le es­pe­tó Jobs a Li­sa en el mo­men­to en que ella le pi­dió que le re­ga­la­ra su Pors­che cuan­do de­ja­ra de usar­lo.

más im­por­tan­tes que co­no­ce­rás”. Pa­ra cuan­do ella te­nía 7 años, los en­cuen­tros se da­ban una vez al mes con cier­ta re­gu­la­ri­dad. “Du­ran­te la ho­ra que pa­sá­ba­mos jun­tos se sen­tía un ex­tra­ño va­cío. Él no ha­bla­ba mu­cho. Ha­bía unas pau­sas muy lar­gas (...). A ve­ces, sen­tía sus ojos so­bre mí, pe­ro cuan­do vol­tea­ba a mi­rar­lo, él apar­ta­ba de in­me­dia­to la mi­ra­da”, se lee en un apar­te del li­bro pu­bli­ca­do por Va­nity Fair. Pa­ra mi­ti­gar el es­ca­so afec­to que su pa­dre le da­ba, ella le atri­buía cua­li­da­des mís­ti­cas a al­gu­nos de sus ras­gos, co­mo los va­que­ros ro­tos y, en es­pe­cial, su ca­rro. “Ten­go un se­cre­to”, les con­ta­ba a sus ami­gui­tas del co­le­gio. “Mi pa­dre es Ste­ve Jobs”, con­ti­nua­ba, “es fa­mo­so (...). Vi­ve en una man­sión, ma­ne­ja un Pors­che con­ver­ti­ble y ca­da vez que lo ra­ya se com­pra uno nue­vo”. La his­to­ria, que Li­sa ha­bía oí­do de su ma­dre, le sig­ni­fi­có un do­lo­ro­so epi­so­dio. “Sa­bía que él no era ge­ne­ro­so con la pla­ta, ni la co­mi­da, ni las ideas, pe­ro me pa­re­ció que el Pors­che po­día ser una ex­cep­ción”, re­la­ta. Un día, le pre­gun­tó si po­día que­dar­se con el au­to cuan­do ya no lo usa­ra más. “‘¡Ab­so­lu­ta­men­te no!’, me res­pon­dió de un mo­do muy amar­go. ‘¡No vas a te­ner na­da! ¿En­tien­des? ¡Na­da!’. Su voz ta­la­dra­ba mi pe­cho”. Otra vez, qui­so sa­ber si ha­bía bautizado el compu­tador Li­sa en ho­nor a ella. “No. Lo sien­to, ni­ña”, con­clu­yó él, en tono cí­ni­co. Años más tar­de, Bono, el can­tan­te de U2, lo vol­vió a in­te­rro­gar al res­pec­to en pre­sen­cia de ella, pe­ro es­ta vez la res­pues­ta fue sí. Por fin, cuen­ta Li­sa, te­nía un dato que la li­ga­ba de ver­dad a su pa­dre, pe­ro aún así el la­zo nunca pu­do es­tre­char­se del to­do. So­bre ello, re­fle­xio­na: “De­ci­dí que si me com­por­ta­ba amo­ro­sa, co­mo otras hi­jas, él se uni­ría al jue­go y se­ría el pa­pá in­dul­gen­te. Pe­ro si hu­bie­ra acep­ta­do lo que él era real­men­te y ad­mi­ti­do lo que veía, ha­bría en­ten­di­do que no iba a pres­tar­se pa­ra eso y que fin­gir le mo­les­ta­ba”. Ni a pun­to de mo­rir, de un agre­si­vo cán­cer, Jobs de­jó de ser tre­men­do con su hi­ja, quien pa­ra ese mo­men­to ha­bía en­te­rra­do cual­quier po­si­bi­li­dad de una ver­da­de­ra re­con­ci­lia­ción. En una de las úl­ti­mas ve­ces que lo vio, ella se ha­bía per­fu­ma­do más de la cuen­ta con un spray flo­ral an­tes de de­cir­le adiós. “Cuan­do lo abra­cé, pu­de sen­tir sus vér­te­bras y cos­ti­llas (es­ta­ba en los hue­sos). Olía a ran­cio. ‘Vol­ve­ré’, le di­je, me apar­té y ca­mi­né a la puer­ta. ‘Lis’, me in­ter­pe­ló. ¿Sí?, res­pon­dí. ‘Hue­les a ba­ño’, fue su des­pe­di­da”.

Ste­ve Jobs el día que le pre­sen­tó al mun­do el ip­ho­ne, en ju­nio de 2007. Su hi­ja ase­gu­ra que él la veía co­mo una man­cha en su vi­da y por eso se le ha­cía difícil ex­pre­sar­le afec­to.

La hi­ja ma­yor de Jobs hoy tie­ne 40 años. Es­tu­dió en Har­vard y es­cri­be pa­ra pu­bli­ca­cio­nes co­mo Vo­gue y The Oprah Ma­ga­zi­ne.

Jobs y Li­sa en 1989. En prin­ci­pio, él di­jo ba­jo ju­ra­men­to que ella no era su hi­ja por­que era es­té­ril. Una prue­ba de ADN de­mos­tró la fi­lia­ción y em­pe­zó a ver por ella.

Li­sa en bra­zos de su ma­dre, Ch­ris­san Bren­nan, ha­cia 1980. Por esa épo­ca, Jobs no las ayu­da­ba y Bren­nan sos­te­nía a su hi­ja tra­ban­do co­mo mu­ca­ma y me­se­ra.

El ge­nio de Ap­ple, vi­si­ble­men­te de­te­rio­ra­do por el cán­cer de pán­creas, ca­mi­nan­do por Pa­lo Al­to dos me­ses an­tes de su muer­te, en oc­tu­bre de 2011.

Small Fry, el li­bro de me­mo­rias de Li­sa Bren­nan-jobs, sal­drá a la luz el pró­xi­mo 4 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.