Ál­va­ro Gar­cía

Las ocu­rren­cias de Ot­to

Jet-Set - - FLASH -

El bor­der co­llie del al­to con­se­je­ro de las Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ha­ce ho­nor a es­ta ra­za ori­gi­na­ria de Es­co­cia, don­de se la­bró la fa­ma de in­te­li­gen­te, obe­dien­te y tra­ba­ja­do­ra. Es el pe­rro por ex­ce­len­cia de las re­gio­nes de pas­to­reo por de­mos­trar con ga­rras su im­ba­ti­ble re­sis­ten­cia fí­si­ca pa­ra so­bre­vi­vir en los te­rre­nos es­car­pa­dos y de con­di­cio­nes cli­má­ti­cas in­cle­men­tes. “Es in­can­sa­ble. So­bre­pro­te­ge a nues­tras hi­jas. Se po­ne fu­rio­so cuan­do las re­ga­ña­mos”, di­ce Ma­ría Ale­jan­dra Nei­ra, es­po­sa de Ál­va­ro Gar­cía. Ot­to lle­gó a la ca­sa del pe­rio­dis­ta ha­ce unos tres años, cuan­do di­ri­gía Red + No­ti­cias, el in­for­ma­ti­vo de Cla­ro Te­le­vi­sión. El en­tre­na­dor Mark Lee, quien pre­sen­ta la sec­ción de mas­co­tas de es­te in­for­ma­ti­vo, tra­zó la es­tra­te­gia de lle­vár­se­lo a la ofi­ci­na y así evi­tar que le re­cha­za­ra el ‘in­quie­to re­ga­lo’. Y es que Ot­to no es una pe­ri­ta en dul­ce. Sus amos ja­más po­drán ol­vi­dar las ve­ces que se de­vo­ró un pos­tre re­cién hor­nea­do y dos li­bras de que­so que en­con­tró so­bre una me­sa. Por ins­tin­to, el bor­der co­llie tam­bién es un ver­da­de­ro pi­llue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.