AL­ZA­TE, EL FE­NÓ­MENO DE LA MÚ­SI­CA PO­PU­LAR

El fe­nó­meno de la mú­si­ca po­pu­lar

La O (Cúcuta) - - News -

Sin si­quie­ra ima­gi­nar­lo, vol­ver can­ción una do­lo­ro­sa his­to­ria de in­fi­de­li­dad fue pa­ra Jor­ge Al­za­te el ti­que­te ha­cia el triun­fo en la in­dus­tria de la mú­si­ca po­pu­lar co­lom­bia­na. ‘Mal­di­ta trai­ción’ fue la úl­ti­ma apues­ta que hi­zo el pai­sa an­tes de re­nun­ciar a su sue­ño de ser can­tan­te en el 2015. Ya los aho­rros se ha­bían ago­ta­do y nin­gu­na puer­ta se abría pa­ra mos­trar su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, así que re­cu­rrió a un prés­ta­mo pa­ra gra­bar el sen­ci­llo.

De ahí, su ca­rre­ra mu­si­cal to­mó un rum­bo dis­tin­to. El te­ma se vol­vió po­pu­lar en can­ti­nas, dis­co­te­cas y emi­so­ras. El lan­za­mien­to del vi­deo­clip con­fir­mó que el fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo ‘Al­za­tis­ta’ lle­gó pa­ra que­dar­se: más de 120 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en Youtu­be con­fir­man el éxi­to in­dis­cu­ti­ble de es­ta can­ción de des­pe­cho.

A es­te te­ma se le su­ma­ron otros más que han pa­sa­do a ser un himno pa­ra los se­gui­do­res de es­te es­ti­lo mu­si­cal. Unas 15 can­cio­nes com­pues­tas y vo­ca­li­za­das por Al­za­te han te­ni­do gran aco­gi­da en la ra­dio, en­tre ellas se des­ta­can ‘Ya me can­sé’, ‘Ni que fue­ras la más bue­na’, ‘Amor ver­da­de­ro’, ‘El des­qui­te’, ‘Me de­di­co a be­ber’ y ‘Tres días de tu­sa’.

Pe­ro no so­lo los co­lom­bia­nos se han ren­di­do an­te el ta­len­to del hom­bre que le ha pues­to la fir­ma ‘Al­za­te, Pa­pá’ a sus can­cio­nes; ecua­to­ria­nos, pe­rua­nos, ve­ne­zo­la­nos, me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses tam­bién se han con­ta­gia­do con la mú­si­ca del in­tér­pre­te na­ci­do ha­ce 36 años en An­tio­quia.

Du­ran­te el 2017, ha lan­za­do dos sen­ci­llos más: ‘Voy a aga­rrar ca­rre­te­ra’ y ‘Na­da de na­die’. Al­za­te se en­cuen­tra de gi­ra pre­sen­tan­do su dis­co ho­mó­ni­mo por di­fe­ren­tes re­gio­nes del país, en­tre ellas Cú­cu­ta, ciu­dad que vi­si­ta­rá ma­ña­na sá­ba­do, 15 de ju­lio, pa­ra ofre­cer un con­cier­to en la fe­ria Ex­po De To­do, que or­ga­ni­za el dia­rio La Opi­nión.

Al­tos y ba­jos

Jor­ge ha te­ni­do que en­fren­tar­se a cir­cuns­tan­cias muy di­fí­ci­les a lo lar­go de su vi­da. Des­de pe­que­ño en­fren­tó las ca­ren­cias eco­nó­mi­cas al lado de sus pa­dres, una pa­re­ja de mi­sio­ne­ros cris­tia­nos de­di­ca­dos a tra­ba­jar por las co­mu­ni­da­des más vul­ne­ra­bles de su co­mu­ni­dad.

Sien­do un ni­ño, co­men­zó a ven­der man­gos pa­ra ayu­dar a sus pa­dres y dos her­ma­nos me­no­res: Juan Fe­li­pe y Jenny. A los 13 em­pe­zó a com­po­ner can­cio­nes y des­cu­brió que la avia­ción po­dría ser su pla­ta­for­ma pa­ra aho­rrar y cos­tear­se su ver­da­de­ro sue­ño: ser can­tan­te.

Con ape­nas 20 años y un in­glés muy bá­si­co, se fue a Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca del lla­ma­do sue­ño ame­ri­cano. Las co­sas no re­sul­ta­ron co­mo que­ría y, pa­ra so­bre­vi­vir, tu­vo que ocu­par to­da cla­se de ofi­cios.

Fue car­pin­te­ro, ma­ne­jó li­mo­si­nas, la­vó ba­ños pú­bli­cos y has­ta pa­só una tem­po­ra­da cui­dan­do un cria­de­ro de pa­lo­mas en el de­sier­to. Pa­ra aho­rrar, dor­mía en par­ques pú­bli­cos.

“Co­mo to­do co­lom­biano, me em­pe­cé a dar cuen­ta que la co­mi­da la bo­tan en­te­ra de los res­tau­ran­tes caros, en­ton­ces nos reunía­mos en gru­po pa­ra com­par­tir­la. Nos ha­cía­mos ami­gos de los vi­gi­lan­tes y ellos nos avi­sa­ban cuan­do la ti­ra­rían. No era tan ma­lo co­mo la gen­te pien­sa, mu­chas ve­ces co­mía­mos me­jor que cuan­do es­tá­ba­mos en Co­lom­bia”, con­tó Al­za­te.

Con el di­ne­ro aho­rra­do, pa­gó la es­cue­la y se con­vir­tió en pi­lo­to. La si­tua­ción me­jo­ró cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra di­fe­ren­tes ae­ro­lí­neas co­mer­cia­les. Com­pró su ca­sa en Es­ta­dos Uni­dos, se ha­bía es­ta­bi­li­za­do eco­nó­mi­ca­men­te y, fren­te a la so­cie­dad, era una per­so­na exi­to­sa.

Sin em­bar­go, era in­fe­liz, sen­tía un va­cío in­te­rior por­que aún no lo­gra­ba ese sue­ño de ni­ño, que era can­tar. De nue­vo, se arries­gó a de­jar­lo to­do y en­trar en un es­tu­dio de gra­ba­ción pa­ra dar­le voz a sus pri­me­ras com­po­si­cio­nes co­mo ‘Ju­das’, la pri­me­ra his­to­ria que es­cri­bió e hi­zo can­ción.

Es­ta de­ci­sión tras­cen­den­tal pu­so en ja­que su ma­tri­mo­nio y lo de­jó al bor­de de la quie­bra. Fue til­da­do de lo­co y fue­ron po­cos los que creían que Jor­ge po­dría en­con­trar su pues­to en la in­dus­tria mu­si­cal.

No obs­tan­te, ha­lló su lu­gar y ac­tual­men­te su mú­si­ca es re­fe­ren­cia obli­ga­to­ria cuan­do se ha­bla de mú­si­ca po­pu­lar en Co­lom­bia. En sus con­cier­tos, da mues­tra de ser un hom­bre jo­vial y ale­gre, acos­tum­bra a ha­cer bro­mas a sus mú­si­cos y se le di­bu­ja una son­ri­sa en el ros­tro cuan­do tie­ne el pla­cer de re­unir­se con sus fie­les se­gui­do­res.

Unas 15 can­cio­nes com­pues­tas y vo­ca­li­za­das por Al­za­te han te­ni­do gran aco­gi­da en la ra­dio, en­tre ellas se des­ta­can ‘Ya me can­sé’, ‘Ni que fue­ras la más bue­na’, ‘Amor ver­da­de­ro’, en­tre otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.