be­lle­za

Las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas es­tán de mo­da en Cú­cu­ta

La O (Cúcuta) - - Contents -

Ade­más de pro­te­ger los ojos de agen­tes ex­ter­nos, las pes­ta­ñas tie­nen la fun­ción de real­zar la mi­ra­da y dar vi­ta­li­dad al ros­tro.

Por es­ta ra­zón se han con­ver­ti­do en una par­te fun­da­men­tal en el cui­da­do es­té­ti­co de la mu­jer; los acei­tes, pes­ta­ñi­nas y ri­za­do­res son los pro­duc­tos ha­bi­tua­les que se em­plean pa­ra au­men­tar el vo­lu­men de las pes­ta­ñas, pe­ro en el mer­ca­do tam­bién exis­ten pro­ce­di­mien­tos que ofre­cen una du­ra­ción más pro­lon­ga­da.

Uno de ellos es la ex­ten­sión na­tu­ral de pes­ta­ñas, una téc­ni­ca que con­sis­te en po­ner fi­bras igua­les que per­mi­ten me­jo­rar el gro­sor y la lon­gi­tud de ca­da una de ellas.

Lis He­nao Car­do­na, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Lash Lab, ex­pli­ca que es­te pro

ce­di­mien­to es ami- ga­ble y per­mi­te ver un cam­bio in­me­dia­to. Pa­ra ello, se em­plea un adhesivo hi­poa­ler­gé­ni­co pa­ra fi­jar la pes­ta­ña pos­ti­za a me­dio mi­lí­me­tro del pár­pa­do.

“Pa­ra evi­tar aler­gias a es­te ti­po de pe­ga­men­to, el pro­fe­sio­nal po­ne una go­ta de adhesivo so­bre la mano de la pa­cien­te -un día an­tes del pro­ce­di­mien­to­pa­ra ver có­mo reac­cio­na”, se­ña­la He­nao.

Exis­ten di­fe­ren­tes he­bras, pe­ro las más uti­li­za­das son las que es­tán he­chas en se­da, que ase­me­jan a las de ori­gen na­tu­ral; exis­ten otras he­chas con pe­lo de vi­són y unas de po­liés­ter.

¿Cuál ele­gir?

El ta­ma­ño y el gro­sor de la pes­ta­ña de­pen­de­rán dep del gus­to in­di­vi­du in­di­vi­dual. La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que exis­ten 2 ti­po ti­pos de gro­sor y cur­va­tu­ra, cur uno na­tu­ra na­tu­ral (de 0,15 mi­lí­me­tro mi­lí­me­tros) y el de ti­po pes­ta­ñi­na pes­ta­ñin (de 0.20 mi­lí­me mi­lí­me­tros). Det De­ta­lla que “el prim pri­mer ti­po de pes­ta­ñas se apli­ca en mu­je­res más so­brias y re­ca­ta­das, que quie­ren un as­pec­to na­tu­ral; y el se­gun­do es per­fec­to pa­ra aque­llas mu­je­res que quie­ren ese efec­to im­pac­tan­te es­ti­lo pes­ta­ñi­na y que acos­tum­bran a siem­pre ma­qui­llar­se”.

Es­te ti­po de ex­ten­sio­nes van des­de los 8 has­ta los 15 mi­lí­me­tros.

Pa­ra te­ner en cuen­ta…

Las pes­ta­ñas, al igual que la piel y el ca­be­llo, se re­ge­ne­ran ca­da 6 a 8 se­ma­nas, por lo que es­te tra­ta­mien­to du­ra al­re­de­dor de 2 o 3 se­ma­nas. Asi­mis­mo, su du­ra­ción de­pen­de del cui­da­do que se dé.

Las ex­ten­sio­nes ne­ce­si­tan man­te­ni­mien­to mí­ni­mo ca­da 15 días pa­ra re­po­blar los lu­ga­res en los que hay nue­vas pes­ta­ñas na­tu­ra­les o en el que las ex­ten­sio­nes per­die­ron el adhesivo. El pro­ce­di­mien­to du­ra en­tre 60 y 90 mi­nu­tos. Ha­bi­tual­men­te se co­lo­can de 50 a 100 fi­bras en ca­da ojo, pa­ra lo­grar un efec­to de vo­lu­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.