el es­ti­lo De...

San­dra Ca­rre­ro Car­va­jal

La O (Cúcuta) - - Contents -

El ar­te, las ma­nua­li­da­des y la jar­di­ne­ría son las ex­pre­sio­nes que apa­sio­nan a San­dra Ca­rre­ro Car­va­jal.

Es­ta chi­ta­re­ra, de 34 años, es ar­qui­tec­ta de la uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der y es­pe­cia­lis­ta en in­ter­ven­to­ría de obras. Se desem­pe­ña co­mo con­tra­tis­ta pa­ra la Go­ber­na­ción de Nor­te de San­tan­der y tam­bién pres­ta sus ser­vi­cios de for­ma in­de­pen­dien­te.

Su tiem­po li­bre lo com­par­te con su es­po­so Mi­guel Nú­ñez y su hi­ja Azul, de tres años. En ca­sa, San­dra le en­se­ña a su pe­que­ña ese amor por la pin­tu­ra, por el di­bu­jo y por el cui­da­do de las plan­tas.

Mien­tras de­co­ra­ba el cuar­to de su hi­ja, San­dra des­cu­brió que el di­se­ño in­fan­til de in­te­rio­res era un área que le gus­ta­ba. Por eso, es­pe­ra pron­to lan­zar ‘El Cie­lo de Azul’, una mar­ca pro­pia en­fo­ca­da en am­bien­tar el cuar­to de los ni­ños con ele­men­tos úni­cos y per­so­na­li­za­dos.

“Siem­pre qui­se que el cuar­to de mi hi­ja fue­ra bo­ni­to y que tu­vie­se nues­tra esen­cia. Con ca­da pin­tu­ra, adorno y ele­men­to res­tau­ra­do que le su­ma­ba a la ha­bi­ta­ción, me fui dan­do cuen­ta que es­to era lo mío; por eso em­pe­cé a tra­ba­jar en es­te lin­do pro­yec­to de vi­da”, cuen­ta San­dra, quien no des­car­ta am­pliar la fa­mi­lia, el pró­xi­mo año.

Esa mis­ma esen­cia es la que quie­re plas­mar en ca­da rin­cón de su ca­sa, in­cor­po­ran­do mo­bi­lia­rio res­tau­ran­do, co­lo­res vi­bran­tes co­mo el ma­gen­ta y el fuc­sia, mu­ra­les pin­ta­dos por ella mis­ma y has­ta un jar­dín lleno de ve­ra­ne­ras.

“To­do lo vin­ta­ge y an­ti­guo me en­can­ta. Tam­bién amo el co­lor, ese es el se­llo que me iden­ti­fi­ca en to­das mis fa­ce­tas”, agre­ga la nor­te­san­tan­de­rea­na.

Su gus­to al ves­tir

El es­ti­lo de San­dra es ur­bano. Co­mo bien di­ce, es ‘alér­gi­ca’ a lo tra­di­cio­nal y clá­si­co. Una pren­da que ca­rac­te­ri­za su se­llo per­so­nal es el tur­ban­te. “Siem­pre me lla­mó la aten­ción es­te ac­ce­so­rio. Me pa­re­cen di­vi­nos los de la mar­ca Miss Ba­lan­ta, por su con­cep­to de res­ca­tar las raí­ces del Pa­cí­fi­co y lo­grar que es­ta pren­da pue­da ser usa­da por cual­quier ti­po de mu­jer”.

Aun­que es una pie­za arries­ga­da de lle­var, prin­ci­pal­men­te pa­ra una mu­jer de tez blan­ca, San­dra se ha atre­vi­do a usar­la en su tra­ba­jo y en otras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. “To­do se tra­ta de per­so­na­li­dad”, ase­gu­ra.

“To­do lo vin­ta­ge y an­ti­guo me en­can­ta. Tam­bién amo el co­lor, ese es el se­llo que me iden­ti­fi­ca en to­das mis fa­ce­tas”,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.