en pri­va­do

Soy una ma­má con­sen­ti­do­ra: Ca­ro­li­na Cruz

La O (Cúcuta) - - Contents -

Ha­ce ocho me­ses es­tre­nó el co­ra­zón, co­no­ció el amor ver­da­de­ro y cam­bió de prio­ri­da­des; así ini­cia una en­tre­te­ni­da con­ver­sa­ción con Ca­ro­li­na Cruz, una be­lla mu­jer que con­quis­tó el co­ra­zón de los co­lom­bia­nos des­de que apa­re­ció en las pan­ta­llas de te­le­vi­sión, en 1999, par­ti­ci­pan­do en el Con­cur­so Na­cio­nal de la Be­lle­za.

Des­de ese mo­men­to ini­ció una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, em­pre­sa­ria y pre­sen­ta­do­ra que, has­ta el día de hoy, no ha pa­ra­do; su nom­bre se ha con­ver­ti­do en un se­llo de con­fian­za, res­pal­do y ga­ran­tía de las mar­cas que re­pre­sen­ta des­de ha­ce va­rios años.

Ha lo­gra­do un en­vi­dia­ble éxi­to pro­fe­sio­nal en to­do lo que se ha pro­pues­to; no hay du­da de que aho­ra vi­ve la me­jor eta­pa de su vi­da co­mo es­po­sa y ma­dre pri­me­ri­za.

Re­co­no­ce que de­bu­tar en el pa­pel de ma­má ha si­do un pro­ce­so muy na­tu­ral que se dis­fru­ta al má­xi­mo: “creo que las mu­je­res te­ne­mos un bo­tón, ape­nas na­cen nues­tros hi­jos se pren­de y em­pie­za a fun­cio­nar per­fec­ta­men­te. Amo mi rol de ma­dre, es el me­jor de la vi­da”.

Su hi­jo, Ma­tías, fru­to de su re­la­ción con el cu­cu­te­ño Lin­coln Pa­lo­me­que, ase­gu­ra que le ha en­se­ña­do la sim­ple­za de la vi­da y lo ma­ra­vi­llo­so que es sor­pren­der­se de las co­sas más bá­si­cas; ade­más, des­de su em­ba­ra­zo ha es­ta­do más cer­ca de Dios.

Y aun­que por es­tos días ce­le­bra su ma­ter­ni­dad, el ini­cio de nue­vos pro­yec­tos y la ex­pan­sión de su mar­ca Ca­ro­li­na Cruz, tam­bién re­co­no­ce que el 2017 tu­vo al­ti­ba­jos di­fí­ci­les de su­pe­rar.

“Ha si­do un año muy mo­vi­do pa­ra nues­tra fa­mi­lia. Se nos fue Ol­gui­ta (la ma­dre de Lin- coln), un ser que ex­tra­ña­mos to­dos los días y que nos cui­da des­de el cie­lo. No ha si­do fá­cil, hu­bié­ra­mos que­ri­do que dis­fru­ta­ra más a sus nie­tos y po­der no­so­tros dis­fru­tar de su com­pa­ñía; pe­ro Dios nos la pres­tó por mu­chos años y los pla­nes de él siem­pre son perfectos, así que sa­be­mos que a ca­da mo­men­to ella es­tá con no­so­tros”.

A pe­sar del do­lor, su for­ta­le­za lle­gó con el pe­que­ño Ma­tías con quien es­te año ce­le­bra­rán su pri­me­ra Na­vi­dad.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de có­mo cam­bió su vi­da, sus si­guien­tes pro­yec­tos y sus nue­vas prio­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.