For­ta­lez­ca los múscu­los con la champeta

La O (Cúcuta) - - Contents -

Bai­lar es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar. En una se­sión de 45 mi­nu­tos, pue­de que­mar 300 ca­lo­rías. Pe­ro si el rit­mo mu­si­cal que de­ci­de prac­ti­car es la champeta, la que­ma ca­ló­ri­ca se­rá de más de 450 ca­lo­rías por ru­ti­na.

Es­to se de­be a los pa­sos ve­lo­ces o ‘vio­len­tos’ co­mo sue­len lla­mar­los los ins­truc­to­res de champeta. De acuer­do con An­gie Pé­rez Mu­ji­ca, de la aca­de­mia de bai­le Es­tu­dio Bell­yan­gie, los be­ne­fi­cios cor­po­ra­les son ma­yo­res en com­pa­ra­ción con otros rit­mos co­mo la ba­cha­ta o la sal­sa, ya que el bai­la­rín tra­ba­ja to­dos los múscu­los del cuer­po al mis­mo tiem­po.

Prac­ti­car champeta tam­bién ayu­da a au­men­tar la fuer­za mus­cu­lar, gra­cias a la re­pe­ti­ción de los pa­sos y mo­vi­mien­tos. Au­men­ta el rit­mo car­día­co y la ca­pa­ci­dad del cuer­po pa­ra re­ci­bir oxí­geno. El re­sul­ta­do es un cuer­po con ma­yor ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia.

“Pa­ra mo­ver­se al rit­mo de la champeta no im­por­ta la edad que ten­ga y si sa­be o no bai­lar”.

“Con la champeta no so­lo se tra­ba­jan las pier­nas, sino tam­bién la ca­be­za, los bra­zos y las ca­de­ras. En ge­ne­ral, es uno de los gé­ne­ros mu­si­ca­les que pro­du­ce ma­yor en­dor­fi­nas, que son las lla­ma­das mo­lé­cu­las de la fe­li­ci­dad”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

Ella da al­gu­nos ejem­plos: Si la per­so­na bai­la en la no­che, se acues­ta re­la­ja­da; y si es en la ma­ña­na, em­pie­za el día con mucha energía, co­mo si se co­mie­ra una do­sis de cho­co­la­te.

Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que la champeta es uno de los rit­mos más de­man­dan­tes en las aca­de­mias de bai­le y que no só­lo es prac­ti­ca­da por los jó­ve­nes, sino por mu­je­res de me­dia­na edad.

“Es un rit­mo que nor­mal­men­te le gus­ta a las mu­je­res. Los hom­bres son un po­co más cohi­bi­dos a la ho­ra de ha­cer­lo por­que pien­san que no pue­den mo­ver la ca­de­ra. Les da pe­na”, ase­gu­ró Pé­rez Mu­ji­ca.

MÁS FÁ­CIL DE LO QUE SE CREE

“Co­mo en cual­quier otra dis­ci­pli­na, to­do comienza con un ca­len­ta­mien­to y la ru­ti­na inicia con pa­sos bá­si­cos. A me­di­da que van lo­gran­do la agi­li­dad en los pa­sos, se le va agre­gan­do un gra­do de di­fi­cul­tad”, ex­pli­có An­gie.

Se­gún el ins­truc­tor y co­reó­gra­fo Yo­nat­han de los San­tos, la pri­me­ra vez que se prac­ti­que una ru­ti­na com­ple­ta de champeta, el alumno sen­ti­rá un fuer­te do­lor en el cuer­po. “Es com­ple­ta­men­te nor­mal de­bi­do al gran es­fuer­zo car­dio­vas­cu­lar de la se­sión”, sub­ra­yó.

Por eso, el ins­truc­tor re­co­mien­da con­su­mir ali­men­tos al­tos en po­ta­sio. “Hay que aña­dir to­ma­te, pi­men­tón y ba­na­na en la ali­men­ta­ción pa­ra pre­ve­nir los co­no­ci­dos ca­lam­bres o ador­me­ci­mien­to de los múscu­los”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.