¿QUÉ PA­SA CON LA GRA­SA QUE SE ‘QUE­MA’ EN EL EJER­CI­CIO?

La O (Cúcuta) - - Belleza -

¿Se ha pre­gun­ta­do a dón­de va esa gra­sa que pier­de mien­tras ha­ce ejer­ci­cio? Mu­chas per­so­nas ase­gu­ran que la gra­sa se trans­for­ma en energía; mien­tras que otros tan­tos afir­man que es­ta se trans­for­ma en múscu­lo.

Sin em­bar­go, esas res­pues­tas vio­lan una ley fí­si­ca muy im­por­tan­te. Quie­nes re­cuer­den las cla­ses de fí­si­ca del co­le­gio, sa­brán al­gu­nas clá­si­cas pre­mi­sas. “La energía no se crea ni si des­tru­ye, se trans­for­ma“.

Al lle­var­lo a la prác­ti­ca, es sen­ci­llo de­du­cir que la ma­sa (gra­sa, en es­te ca­so) no se crea ni se des­tru­ye, pe­ro sí pue­de trans­for­mar­se. En es­te ca­so, se con­vier­te en dió­xi­do de car­bono y agua; co­mo lo con­fir­ma un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Bri­tish Me­di­cal Jour­nal.

Es de­cir que los pul­mo­nes se trans­for­man en el prin­ci­pal ór­gano ex­cre­tor de la gra­sa. “El agua que se for­ma pue­de ser ex­pul­sa­da a tra­vés de la ori­na, las he­ces, el su­dor, el alien­to u otros flui­dos cor­po­ra­les”, se se­ña­la en el do­cu­men­to.

En otro apar­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción, se con­clu­ye que ade­más de las co­mi­das y be­bi­das que in­ge­ri­mos, tam­bién de­be­mos te­ner en cuen­ta el oxí­geno que in­ha­la­mos.

Por ejem­plo: si a su cuer­po in­gre­san 3,5 ki­los de co­mi­da y de agua, más 500 gra­mos de oxí­geno, en to­tal son 4 ki­los que de­ben vol­ver a sa­lir. “De lo con­tra­rio, ga­na­rá pe­so”, se sub­ra­ya en el tex­to.

MO­VER LOS MÚSCU­LOS

El cien­tí­fi­co Ru­ben Meer­man, quien for­mó par­te de la men­cio­na­da in­ves­ti­ga­ción, de­ta­lló que “per­der pe­so re­quie­re des­blo­quear el car­bono al­ma­ce­na­do en las cé­lu­las de gra­sa”. Y es­to só­lo se lo­gra mo­vien­do los múscu­los.

Por eso, ade­más del ejer­ci­cio, el es­pe­cia­lis­ta men­cio­na otras ma­ne­ras de pro­du­cir dió­xi­do de car­bono. Al mo­men­to de que­dar­se dor­mi­do, una per­so­na ex­ha­la unos 200 gra­mos de dió­xi­do de car­bono. Por su par­te, el so­lo he­cho de pa­rar­se y ves­tir­se ha­ce que se du­pli­que el rit­mo del me­ta­bo­lis­mo. Sa­lir a ca­mi­nar, co­ci­nar o ba­rrer, lo tri­pli­ca.

La cla­ve pa­ra per­der pe­so es­tá en co­mer me­nos y mo­ver­se más. Y el en­tre­na­dor fí­si­co cucuteño Jai­ro Gon­zá­lez así lo des­cri­be: “En una ru­ti­na fí­si­ca, con la su­do­ra­ción se que­ma ca­lo­rias, que tam­bién con­tri­bu­ye a per­der pe­so; siem­pre y cuan­do se al­ter­ne con una die­ta ba­lan­cea­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.