MICROPIGMENTACIÓN, LO ÚL­TI­MO PA­RA SUS CEJAS

La O (Cúcuta) - - Belleza -

Atrás que­da­ron los ta­tua­jes y el mé­to­do tra­di­cio­nal de pin­tar­las con un lá­piz. Lo úl­ti­mo en di­se­ño de cejas es la micropigmentación pe­lo a pe­lo, un pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co en el que se im­plan­tan pig­men­tos a los ve­llos pa­ra dar­le co­lor y for­ma.

Mart­ha An­to­li­nez Melo, es­pe­cia­lis­ta en der­mo­cos­mia­tría, ex­pli­ca que el di­se­ño de las cejas se de­fi­ne “de acuer­do a la for­ma de la ca­ra y sus ras­gos, y se es­co­ge el co­lor del pig­men­to más apro­pia­do te­nien­do en cuen­ta el ve­llo na­tu­ral y el co­lor de los ojos y del ca­be­llo de la mu­jer”.

En un pro­ce­di­mien­to de micropigmentación -que du­ra apro­xi­ma­da­men­te 3 ho­ras- lo pri­me­ro que rea­li­za el ex­per­to es to­mar una se­rie de me­di­cio­nes pa­ra de­fi­nir el di­se­ño más fa­vo­re­ce­dor.

Cuan­do la pa­cien­te que­da sa­tis­fe­cha con la for­ma, se pro­ce­de al de­li­nea­do del área y a la pig­men­ta­ción (ma­qui­lla­je) pe­lo a pe­lo, que le da un efec­to más pro­nun­cia­do y de­fi­ni­do a las par­tes don­de las cejas lu­cen des­po­bla­das. En es­te ca­so se uti­li­za una anes­te­sia ató­pi­ca “que no ne­ce­si­ta ser in­yec­ta­da y ni pro­du­ce he­mo­rra­gia, ni san­gra­do”. Se re­co­mien­da com­pro­bar an­tes la re­sis­ten­cia a la anes­te­sia.

Ade­más de la na­tu­ra­li­dad, otra de las ven­ta­jas que des­ta­ca la pro­fe­sio­nal es que el ma­qui­lla­je du­ra al­re­de­dor de un año y no se bo­rra al ba­ñar­se, su­dar o apli­car­se cre­mas.

“El pig­men­to va des­apa­re­cien­do con los cam­bios de la piel y a los 12 me­ses, apro­xi­ma­da­men­te, no que­da ras­tro de él so­bre las cejas, por lo que se re­co­mien­da ha­cer un re­to­que”, aña­dió la es­pe­cia­lis­ta.

Co­mo téc­ni­ca de be­lle­za, micropigmentación es ca­paz de co­rre­gir al­gu­nas im­per­fec­cio­nes co­mo la de­sigual­dad de ta­ma­ño y asi­me­tría y per­mi­te que las cejas luz­can ma­qui­lla­das.

¡DE MU­CHO CUI­DA­DO!

Cuan­do el pro­ce­di­mien­to no se rea­li­za ba­jo las con­di­cio­nes de hi­gie­ne, se co­rre el ries­go de con­traer al­gu­na in­fec­ción. Por eso, los pro­fe­sio­na­les re­co­mien­dan acu­dir a cen­tros es­té­ti­cos que cum­plan con los per­mi­sos y re­qui­si­tos co­mo la es­te­ri­li­za­ción de las agujas.

A las per­so­nas que su­fren de aler­gia se les su­gie­re rea­li­zar­se una prue­ba an­tes pa­ra que el pig­men­to no le cau­se al­gu­na reac­ción.

Es acon­se­ja­ble tam­bién po­ner­se en ma­nos de ex­per­tos pa­ra que no ten­ga que la­men­tar­se por un mal pro­ce­di­mien­to. Re­cuer­de que el ma­qui­lla­je y el di­se­ño lo lu­ci­rá en su ros­tro un año, apro­xi­ma­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.