Así es el yo­ga en­tre ma­dres e hi­jos

La O (Cúcuta) - - News -

For­ta­le­cer el víncu­lo afec­ti­vo y la con­fian­za en­tre pa­dres e hi­jos, al tiem­po que sus cuer­pos se ejer­ci­tan y re­la­jan, es el pri­mor­dial be­ne­fi­cio que se ob­tie­ne al prac­ti­car yo­ga en fa­mi­lia.

Es­ta dis­ci­pli­na mi­le­na­ria orien­tal es una ma­ne­ra di­fe­ren­te y re­la­ja­da de fo­men­tar la sa­na con­vi­ven­cia en­tre los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia.

A ni­vel fí­si­co, las pos­tu­ras per­mi­ten in­cre­men­tar la fle­xi­bi­li­dad y la for­ta­le­za del cuer­po. La flui­dez de los mo­vi­mien­tos fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción de la san­gre y la bue­na sa­lud de los prac­ti­can­tes.

En la par­te emo­cio­nal se pro­mue­ven va­lo­res co­mo el res­pe­to, la co­la­bo­ra­ción y la em­pa­tía. Co­mo el yo­ga pro­mue­ve la in­tros­pec­ción y la con­cen­tra­ción, los ni­ños em­pie­zan a com­pren­der sus pro­pias ne­ce­si­da­des y adap­tar­se con ma­yor fa­ci­li­dad a la con­vi­ven­cia fa­mi­liar y es­co­lar.

Es­tos son los be­ne­fi­cios que des­ta­ca Na­ta­lia Yá­ñez, ins­truc­to­ra de Vi­tal Yo­ga Stu­dio, so­bre la prác­ti­ca ha­bi­tual de yo­ga en­tre pa­dres e hi­jos. Aun­que re­co­no­ce que en Cú­cu­ta son las ma­más las que se mues­tran más in­tere­sa­das que los pa­pás, por vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia con sus hi­jos.

CLA­SE DI­DÁC­TI­CA

Una cla­se de yo­ga en fa­mi­lia tie­ne una du­ra­ción de 45 a 50 mi­nu­tos y los ni­ños, a par­tir de los 3 años (siem­pre que se­pan se­guir in­di­ca­cio­nes) lo pue­den prac­ti­car sin pro­ble­mas.

Hay un par de re­co­men­da­cio­nes ne­ce­sa­rias an­tes de ini­ciar la cla­se: ves­tir ro­pa có­mo­da que per­mi­ta des­pla­zar­se li­bre­men­te; no ha­ber in­ge­ri­do na­da pe­sa­do 30 mi­nu­tos an­tes, pres­cin­dir de ce­lu­la­res y ta­ble­tas y evi­tar mas­ti­car chi­cle du­ran­te la se­sión.

Lo pri­me­ro que se rea­li­za es una ac­ti­vi­dad de in­te­gra­ción que con­sis­te en ca­len­tar el cuer­po y su­bir la ener­gía del ni­ño y el adul­to. “En la cla­se no hay com­pe­ten­cia ni la obli­ga­ción de co­rre­gir las pos­tu­ras. Es un mo­men­to te­ra­péu­ti­co, es­pon­tá­neo y emo­cio­nal pa­ra to­dos”, des­ta­ca Na­ta­lia Áñez, cer­ti­fi­ca­da en Es­pa­ña y con una for­ma­ción Rain­bow Kids Yog (for­ma­ción de yo­ga pa­ra ni­ños).

En­fa­ti­za en que tam­bién un es­pa­cio pa­ra que ni­ños y adul­tos se di­vier­tan y li­be­ren el es­trés.

A con­ti­nua­ción le des­cri­bi­mos al­gu­nos mo­men­tos de la cla­se:

1 Se rea­li­za un sa­lu­do al sol ele­van­do los bra­zos. Lue­go se lle­van las ma­nos al cen­tro del co­ra­zón pa­ra sa­lu­dar a la tie­rra. Es­to se ha­ce a tra­vés de can­cio­nes.

2 Ma­dre e hi­jas ha­cen la pos­tu­ra del ár­bol, que es la asa­na más em­plea­da. El pie en el sue­lo sim­bo­li­za las raí­ces del ár­bol, y los bra­zos re­pre­sen­tan las ra­mas.

3 En la flor de loto per­ma­ne­cen sen­ta­dos ase­me­jan­do di­cha es­pe­cie con los pies, Hay can­tos y se ha­cen ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción co­mo si se es­tu­vie­ra olien­do una flor.

4 La ma­má ayu­da a sus hi­jos a jun­tar sus pier­nas con su pe­cho en el pi­so, co­mo si se tra­ta­rá de ‘ce­rrar un sánd­wich’.

5 Ma­dre e hi­jas in­ten­tan imi­tar la pos­tu­ra de la otra. Pa­ra ello es con­tac­to vi­sual es im­por­tan­te.

6 Pos­tu­ra de ani­ma­les co­mo la de ma­ri­po­sa, tor­tu­ga, ser­pien­te, es­tre­lla de mar, etc. La idea es que los ni­ños adi­vi­nen ca­da ani­mal an­tes de rea­li­zar las asa­nas que se ase­me­jan a es­tas cria­tu­ras.

Fo­tos: Ma­rio Fran­co

3

2

1

4

5

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.