Mart­ha Mo­ra, mu­jer Cafam 2018

La O (Cúcuta) - - News -

En el año 2000, Mart­ha Mo­ra Cár­de­nas su­frió la muer­te de su es­po­so a ma­nos del con­flic­to ar­ma­do. Llo­ró, se la­men­tó y co­mo te­ra­pia de sa­na­ción re­to­mó la es­cri­tu­ra, ac­ti­vi­dad que ha­cía des­de los 9 años, ya que es aman­te de la poe­sía.

Un buen día, al ver que sus hi­jos eran los más afectados por la au­sen­cia de su pa­pá, in­gre­só con ellos a un gru­po de danzas. “La idea era dar­les mu­chos amor, au­to­es­ti­ma y de­cir­les que, a pe­sar de lo ocu­rri­do, éra­mos muy im­por­tan­tes pa­ra el mun­do”, di­jo.

A tra­vés del ar­te, ella y sus dos hi­jos iban bo­rran­do aquel epi­so­dio que los de­jó sin un ser que­ri­do y sin ca­sa, pues des­pués de la tra­ge­dia tam­bién fue­ron des­pla­za­dos del mu­ni­ci­pio de El Zu­lia.

Co­mo re­fu­giar­se en el ar­te le fun­cio­nó, cuan­do lle­gó a vi­vir al ba­rrio Bue­na­vis­ta II de Vi­lla del Ro­sa­rio qui­so lo­grar lo mis­mo con otras víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do.

Con­vo­có en su ca­sa a ni­ños y a jó­ve­nes que tam­bién su­frie­ron la vio­len­cia y les ex­pli­có que por me­dio del ar­te po­dían en­con­trar la ru­ta pa­ra al­can­zar sus sue­ños.

Co­men­za­ron a re­unir­se los fi­nes de se­ma­na y a rea­li­zar ta­lle­res de dan­za, de tea­tro, de pin­tu­ra y de mú­si­ca, has­ta que en el año 2014 creó la fun­da­ción ‘Ar­tes em­pí­ri­cas’, que hoy ayu­da a que 120 ni­ños y jó­ve­nes víc­ti­mas del con­flic­to des­cu­bran sus ta­len­tos.

La fun­da­ción fun­cio­na den­tro de su ca­sa y la zo­na de la sa­la lo acon­di­cio­nó pa­ra ello. Es­tá car­ga­do de ma­te­ria­les que uti­li­za pa­ra sus ta­lle­res y obras rea­li­za­das por los pe­que­ños. Aun­que, se­gún ella, no es un es­pa­cio có­mo­do, sin du­da es su lu­gar pre­fe­ri­do. Di­ce que es fe­liz en me­dio de las tra­ve­su­ras y ocu­rren­cias de sus pu­pi­los.

De la mano de sus hi­jos. Ade­más de ser una in­can­sa­ble lu­cha­do­ra por me­jo­rar la so­cie­dad co­lom­bia­na, Mart­ha Mo­ra es ma­má de dos va­ro­nes. Y en su afán de ser una pro­mo­to­ra de nue­vos ta­len­tos y a la vez cui­dar de sus hi­jos, co­men­zó a tra­ba­jar de la mano de ellos en la fun­da­ción.

“Pa­ra mu­chos una mu­jer es co­ci­na, la­va­de­ro y no más. En­ton­ces mis hi­jos ca­da vez que me veían en mi in­sis­ten­cia, pin­tan­do y ha­cien­do me de­cían: ‘Ma­má, de­je ese cuen­to, mi­re que us­ted es la de la ca­sa, qué­de­se aquí’. Y fue dar­me a la ta­rea de con­ven­cer­los de que yo sí te­nía más ca­pa­ci­da­des, y cuan­do se die­ron cuen­ta de to­do me di­je­ron: ‘Us­ted es una be­rra­ca’ y em­pe­za­ron a de­cir­le a to­do el mun­do que yo era su or­gu­llo’”, ase­gu­ró.

Aho­ra ellos son quie­nes la acom­pa­ñan y la guían en es­ta la­bor. In­clu­so, uno de sus re­to­ños es el au­tor de la de­co­ra­ción de las pa­re­des la vi­vien­da, que tam­bién es­tá ador­na­da con ob­je­tos muy va­lio­sos pa­ra la mu­jer, oriun­da de Car­ta­ge­na. En­tre ellos se en­cuen­tra la Men­ción de Ho­nor que re­ci­bió por su la­bor en los Pre­mios Mu­jer Cafam en Bo­go­tá.

Mart­ha nos mos­tró el lu­gar:

La Men­ción de Ho­nor fue en­tre­ga­da a Mart­ha en mar­zo del 2018, en la edi­ción nú­me­ro 30 del Pre­mio Mu­jer Cafam. Allí des­ta­ca­ron su com­pro­mi­so de ayu­dar a que ni­ños y jó­ve­nes víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do en Nor­te de San­tan­der cons­tru­yan un ima­gi­na­rio de vi­da a tra­vés del ar­te.

Es­ta fo­to­gra­fía su­ya tam­bién fue un re­co­no­ci­mien­to da­do por el Pre­mio Mu­jer Cafam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.