la so­ya?

¿Qué tan­to sa­be del con­su­mo de

La O (Cucuta) - - Salud -

Te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y cui­dar su cuer­po ha he­cho que las per­so­nas ca­da día con­su­man más ali­men­tos co­mo la so­ya. Sin em­bar­go, los mi­tos que hay al­re­de­dor de es­te grano son va­rios y no to­dos cier­tos.

La doc­to­ra Clau­dia An­ga­ri­ta, nu­tri­cio­nis­ta y di­rec­to­ra del Cen­tro Co­lom­biano de Nu­tri­ción In­te­gral (Cec­ni), ha­bla de los be­ne­fi­cios del con­su­mo de la so­ya pa­ra la sa­lud y des­mi­ti­fi­ca las con­si­de­ra­cio­nes erró­neas que se han di­fun­di­do so­bre la mis­ma.

Co­noz­ca la ver­dad so­bre los cua­tro mi­tos más po­pu­la­res de la so­ya y que sin du­da lo de­ja­rán con un ma­yor co­no­ci­mien­to de di­cho pro­duc­to.

Con­su­mir so­ya pue­de pro­du­cir cán­cer de ma­ma, esó­fa­go, es­tó­ma­go, pán­creas e hí­ga­do.

Fal­so: En los úl­ti­mos años las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el con­su­mo de pro­teí­na de so­ya y su re­la­ción con el cán­cer han de­mos­tra­do te­ner un efec­to po­si­ti­vo an­te la en­fer­me­dad. Es­tos be­ne­fi­cios se han re­la­cio­na­do con los fi­ta­tos, áci­dos fe­nó­li­cos e iso­fla­vo­nas que con­tie­ne la so­ya. “In­clu­so, se ha pro­ba­do que la so­ya tie­ne efec­tos an­ti­oxi­dan­tes y pue­de con­tri­buir, den­tro de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, a re­du­cir el ries­go de cán­cer de ma­ma, prós­ta­ta y co­lon”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

El con­su­mo de so­ya pue­de cau­sar pro­ble­mas in­tes­ti­na­les, re­du­cir la di­ges­tión de las pro­teí­nas, y lle­var a de­fi­cien­cias crónicas en la asi­mi­la­ción de ami­noá­ci­dos

La so­ya tie­ne un gran con­te­ni­do pro­tei­co de alta ca­li­dad y di­ges­ti­bi­li­dad que fa­vo­re­cen el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de los ni­ños y ado­les­cen­tes. Su con­te­ni­do de fi­bra die­té­ti­ca ayu­da a las fun­cio­nes di­ges­ti­vas.

La pro­teí­na de so­ya pue­de con­tri­buir a cau­sar os­teo­po­ro­sis

Por su apor­te de Fi­to es­tró­ge­nos o iso­fla­vo­nas, se ha de­mos­tra­do que la so­ya con­tri­bu­ye con pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis.

El con­su­mo de so­ya no es ap­to pa­ra dia­bé­ti­cos

La so­ya re­gu­la la pro­duc­ción de in­su­li­na pos­pran­dial (des­pués de co­mi­da). “La pro­teí­na de so­ya tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en el con­trol de la dia­be­tes por su con­te­ni­do de gli­ci­na y ar­gi­ni­na, ya que es­tos dos ami­noá­ci­dos tien­den a re­du­cir la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na y por lo tan­to con­tro­lan los ni­ve­les de glu­co­sa (azú­car) en la san­gre”, ex­pli­có la nu­ti­cio­nis­ta. Es por es­to que es con­si­de­ra­da un ali­men­to sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.